El suelo de parquet ofrece calidez en el hogar pero si no se tiene cuidado es posible que rápidamente aparezcan arañazos. No se trata de una simpe mancha que podamos quitar con productos de limpieza; sino que significa que esa pieza ha sido dañada y sólo se puede reconfigurar por completo cambiándola por otra.

Sin embargo, este daño puede ser minimizado con una simple nuez. Al ser un material no muy duro y fácilmente maleable puede rellenar un poco ese arañazo, haciendo que se disimule ya que el color de la nuez es parecido al de la madera.

Los aceites esenciales que contienen funcionan como grandes reparadores de arañazos y zonas desgastadas. Solo necesitamos abrir una nuez, pelarla, y frotarla suavemente sobre la superficie a reparar, y comprobaremos cómo su pulpa comienza a fundirse con la madera, remendando el daño. Otra recomendación: es mejor pasar la nuez en el sentido de las vetas de la madera.

Una vez pasada la nuez por la zona que queremos restaurar, frotaremos esa parte con un paño suave para asentar el aceite y repartirlo homogéneamente hasta darle un nuevo brillo a la superficie en general.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *