El cuidado de los niños mientras los padres están trabajando ya no es un asunto que sólo preocupa a una élite adinerada. Se ha convertido en una necesidad generalizada, y el oficio de niñera es cada vez más solicitado

Más de cuatro millones de bebés nacen en Estados Unidos cada año, y 55% de las madres se mantienen trabajando. La ley ofrece muy pocos días de reposo, y no exige que sean remunerados, lo cual presiona a la madre a retornar al trabajo lo más pronto posible después del parto. Tampoco existe un sistema público de cuidado infantil, y encontrar opciones accesibles al bolsillo se ha convertido en una gran preocupación de las familias en Boston. Por esta razón, las niñeras están en demanda. Y como es lógico, el precio de este servicio no ha hecho sino subir.

Un reciente estudio elaborado por el website Care.com encontró que Boston está entre las ciudades más caras de Estados Unidos para contratar a una niñera. El precio promedio nacional es de aproximadamente 13,50 dólares por hora (basado en cifras de 2014). Sin embargo, en Boston el promedio asciende a 15,37 dólares la hora, según Care.com.

Esto ubica a Boston en el tercer lugar del ranking de las ciudades más caras para usar los servicios de una niñera, después de San Francisco ($16,55 la hora) y San José ($15,63) en California. Boston está incluso por encima de otras grandes metrópolis como Nueva York (en el cuarto lugar con $15,09) y otras ciudades de Nueva Inglaterra como Bridgeport ($14,91 en el sexto puesto) y Hartford ($14,28 en el octavo puesto) en Connecticut. Care.com acota que esa tasa varía ampliamente dependiendo de un número de factores como la edad de la niñera, el número de niños a su cuidado o el tiempo con anticipación de la contratación y la experiencia, lo cual incluye si tiene formación especializada, como por ejemplo cómo saber aplicar un CPR a un niño en caso de emergencia. El pasado 1 de abril entró en vigencia una nueva ley que protege a los trabajadores domésticos en Massachusetts. De acuerdo con esta legislación, las “nannies” que trabajen más de 16 horas semanales tienen derecho a un contrato de trabajo. Las que trabajen a tiempo completo, deben tener dos días consecutivos de descanso, vacaciones y derecho a baja por maternidad. Las horas extra deben ser pagadas al 150% del salario por hora. Pero las demandas por parte de las niñeras van mucho más allá. Algunas reciben membresías de gimnasios, transporte al trabajo y regalos caros.

Los sueldos de muchas, además, están muy por encima del promedio. La más experimentada y codiciada niñera puede ganar hasta $80.000 al año en Boston, y también puede obtener bonificaciones y pago de horas extras. Una educación de primera calidad y un grado avanzado hacen a una niñera más solicitada, pero 15 a 20 años de experiencia y referencias estelares pueden tener igual de peso en la escala salarial. “Algunas familias aman tanto a sus niñeras que harían cualquier cosa para mantenerlas”, dice Lisa DeRienzo, fundadora y directora ejecutiva de la agencia de cuidado de niños llamada “A Smart Nanny”. “Les compran membresías de clubes para que usen con a sus amigos los fines de semana y les prestan tarjetas de crédito”. El Departamento de Trabajo de Estados Unidos proyecta que los trabajos en este sector aumenten un 15 por ciento en los próximos años.

Conversamos con tres mujeres que se dedican a cuidar niños en Boston y alrededores, y encontramos casos de éxito y casos de terror.


Lebo, una inmigrante de Suráfrica, tiene más de diez años de experiencia como niñera

Una historia de éxito

Lebo Morodi emigró a Estados Unidos desde Suráfrica cuando tenía 22 años, con un trabajo de niñera que consiguió a través una agencia de Au Pair. “No ganaba mucho dinero, y tuve una mala experiencia con una familia que no me trataba bien”, comenta. Después de varios meses, se enamoró y se casó con un americano, y decidió buscar trabajo cuidando niños de manera independiente. En ese entonces cobraba unos $12 por hora (hace diez años) y comenzó a subir su tarifa a medida que fue adquiriendo experiencia y buenas recomendaciones. Hoy en día cuida a dos niños en una casa en Wellesley. Trabaja sólo de 12 del mediodía a 6 de la tarde, y su salario base es de $55.000. Pero además de eso, gana más en bonos y horas extra. Lebo debe pagar altos impuestos, pero aún así reconoce que tiene un salario excelente: “Yo tengo un trabajo de part-time y gano como full-time.

Hay gente con profesiones más sofisticadas que no ganan ni la mitad de lo que yo gano”, dice. Tras adquirir la residencia permanente, Lebo tuvo acceso a créditos educativos y poco a poco pudo estudiar la carrera de “Sports Management” en Mount Ida College. En mayo de este año, Lebo se gradúa, pero está frente a un dilema: quiere dedicarse a su nueva profesión, pero se pregunta si realmente será posible encontrar un trabajo con tantos beneficios como el de niñera. “Creo que en ningún sitio me va a pagar tan bien como aquí. Eso de volver a ganar 40.000 dólares al año por trabajar full time no es para mi. Me acostumbré a otra cosa”, confiesa Lebo. “Estoy muy cómoda siendo nanny, pero también me pregunto si podré hacer esto toda la vida. Me gustan los niños pero creo que ya he tenido suficiente”.


Paola García cuenta que fue explotada por sus empleadores

Una mala experiencia

Paola García, colombiana de 36 años, cuenta que trabajó como niñera interna en una casa en Nueva York por dos años y medio, haciéndose cargo de un bebé y dos niños. Su horario era de 6 de la mañana a 11 de la noche seis días a la semana, con sólo 8 horas libres los domingos. Una vez fue al dentista en su día libre, y le aplicaron un tratamiento de conducto que le provocó hinchazón y dolor. Al regresar a casa, en vez de darle tiempo para descansar y recuperarse, su empleador le pidió que se hiciera cargo de los niños mientras ellos iban a una fiesta.

“Muchas veces me avisaban de una semana para otra o de un día para otro que se iban de viaje y que no iban a necesitar de mis servicios, entonces me quedaba sin trabajar esa semana sin derecho a reclamar”. Además aceptó tener una “caja de ahorros” manejada por sus empleadores, quienes supuestamente le guardaban la mitad de su sueldo semanal para “ayudarla” a ahorrar. Cuando García avisó que se iba, le bajaron el sueldo de $600 a $400 dólares semanales, alegando que debían ajustarse para pagarle.

“Me hicieron creer que dependía de ellos para vivir, y que no era nadie sin ese trabajo. Acabaron con mi autoestima”. Cuando García finalmente se fue, le quedaron debiendo $12.500 dólares que jamás le pagaron. Hoy en día, García se casó, formó una familia y se convirtió en una activista a favor de los derechos de las trabajadoras del hogar. Recibió entrenamiento profesional y personal en el Centro de Desarrollo Dominicano, una organización con sede en Jamaica Plain que trabaja para empoderar a las mujeres. Su experiencia en aquella casa es ahora solo un mal recuerdo. “Me siento muy contenta de que esta legislación tenga tanto apoyo de nuestros legisladores.


A pesar de ser indocumentada, María se las ha ingeniado para tener un salario de más de $60.000

Indocumentada y con un buen salario

María no quiso darnos su nombre verdadero. Es una mexicana indocumentada, de 25 años, que trabaja como niñera a tiempo completo en casa de una familia en Brookline. Tienen dos niños a su cargo y gana $60.000 al año, que recibe en efectivo. La familia se la lleva cuando van de vacaciones, y le pagan todos los gastos: “Hemos ido a Orlando, Miami, Chicago, Hawaii y San Francisco. Nunca imaginé que iba a viajar tanto, cuenta”. La familia donde trabaja suele está fuera de casa entre 4 y 6 semanas al año, y ese tiempo igual se lo pagan.

“El único beneficio extra que me gustaría tener por parte de ellos es un seguro médico”, cuenta. “Quizás me lo den, porque son buenas personas y se que harían cualquier cosa por que me quede con ellos”, dice confiada María. “Mi sueño es casarme con un americano. Muchas mexicanas vienen a Estados Unidos como niñeras con la intención de casarse y así resolver los papeles. Pero yo quiero enamorarme, no sólo un matrimonio por interés. Si es americano, pues mejor”, ríe y confiesa. “La vida del indocumentado es difícil. Me gustaría regresar a México a ver a mi familia, o viajar fuera de Estados Unidos. El dinero no lo es todo, y a veces pienso regresar a m país”, reflexiona. María vive en Beacon Hill, uno de los vecindarios más caros de Boston.


¿Cómo encontrar un trabajo de niñera?

La mejor vía es a través de recomendación de alguien. También hay varios websites como Care.com o Sittercity.com que también son una buena alternativa para encontrar un trabajo. Sin embargo, en estos dos sitios solicitan el número de seguro social para llevar a cabo un “background check” o revisión de antecedentes penales, lo cual excluye a muchas trabajadoras indocumentadas. Las niñeras que tienen experiencia y vienen recomendadas suelen ganar mucho más que el promedio. También, quienes tienen educación universitaria, especialmente en asuntos relacionados con niños (por ejemplo, educación infantil, psicología, pediatría o afines) son mejor valoradas.

Otra vía es a través de agencias de Au Pair. Esta vía es cómoda, puesto que la agencia se encarga de encontrar una familia y ponerla en contacto con la niñera. Sin embargo, lo negativo es que el paquete de salario suele ser más bajo que el que puedes encontrar si buscas de manera independiente.

¿Cuánto debes cobrar?

Es importante que tengas en cuenta cuánto es la media de la ciudad en la que trabajas. En el caso de Boston, el estudio de Care.com encontró que el promedio que se paga por hora a una niñera es de $15,37. Si eres estudiada, con experiencia y documentos en regla, puedes cobrar más. Recuerda que el oficio de niñera está en demanda, y es un trabajo de mucha responsabilidad.

Otro factor a tomar en cuenta es cuántos niños vas a cuidar. No es lo mismo un niño que dos, tres o cuatro. La tarifa promedio es referencial para un solo niño. De igual modo, si hay labores adicionales que hacer, estas deben tener un precio extra.

¿Cómo negociar un buen contrato?

Hay que tener claro cuáles son los derechos por los que estás protegida como empleada doméstica. Eso es lo básico que se debe exigir (sueldo mínimo, días de descanso, baja por maternidad y horas extra remuneradas al 150%). La mayoría de las niñeras también reciben aumentos, bonificaciones y un promedio de 10 días de vacaciones pagados de cada año.

Es importante negociar las condiciones desde el principio. “Hay niñeras que se quejan de su salario cuando tuvieron la oportunidad de hacer un mejor acuerdo antes de tomarlo. Si no estás completamente satisfecha con lo que te ofrecen, negocia, no tomes el trabajo, o no te quejes”, recomienda Lebo, quien también dice que es importante cobrar extra por labores adicionales, por ejemplo limpiar, lavar ropa, planchar o cocinar: “El salario referencial es sólo por cuidar al niño. Si vas a hacer otras cosas del hogar debes cobrar más”.

Te damos 5 recomendaciones para que exijas en un contrato como trabajadora a tiempo completo:

• Salario por hora cercano a la media de Boston. Si eres experimentada y bien educada, si vas a cuidar más niños o si vas a hacer otras labores del hogar, debes cobrar más.

• Vacaciones pagadas

• Cuando la familia se va de vacaciones, debe pagar a la niñera, al menos que avise con 1 mes de anticipación.

• Cuando no necesiten más de tus servicios, dar un preaviso de 1 mes

• Negociar algunos días por enfermedad

¿Cuáles son los retos más difíciles que enfrentan las niñeras?

Paola García comenta que “a los padres les encanta culpar a la niñera de todo”. Por ejemplo, “Si el niño se cae, es culpa de la niñera. Si el niño no quiere comer, es culpa de la niñera. Si el niño llora, es porque no quiere a la niñera”. Por ello muchas veces son los padres quienes representan el mayor problema.

A medida que la niñera pasa mucho tiempo con los niños, estos se van acostumbrando a ella. María comenta su experiencia al respecto: “Los bebés quieren estar conmigo más que con sus padres, y a veces se generan celos. Esto hay que saberlo manejar con delicadeza”.

Pero el reto más grande tiene que ver con la educación de los niños. “No son tus hijos, pero pasan tanto tiempo contigo que aprenden tus costumbres, tus mañas, y tu terminas siendo su ejemplo. Esto es una responsabilidad enorme”, cuenta María.

¿Qué debe contener un contrato para niñeras?

Según la ley, los siguientes puntos deben especificarse claramente en el contrato de trabajo:

  • La tasa de pago, incluyendo horas extras y compensación por tareas adicionales o habilidades multilingües
  • Horas de trabajo, incluyendo descansos para comer y tiempo de vacaciones
  • Todas las disposiciones para días de descanso, enfermedad, vacaciones, y libertad, y política de transportación, seguro de salud, indemnización por despido, y aumentos de sueldo anual. Esta información debe explicar si usted va a ser o no, pagado o reembolsado por las vacaciones, permisos personales, feriados, indemnización por despido, los costos de transportación y seguro de salud
  • Todos los gastos adicionales para trabajar, incluyendo los costos de comida y hospedaje
  • Las responsabilidades asociadas con el puesto de trabajo
  • El proceso de presentar y resolver cuestiones sobre quejas o compensación adicional para nuevas tareas y responsabilidades;
  • La posibilidad de elegibilidad de cobrar compensación si se lesiona en el trabajo
  • Las circunstancias en que su empleador estaría permitido de entrar su habitación designado en la propiedad del empleador
  • Lo que el empleador considere como causa para la terminación de la relación laboral
  • Los requisitos que su empleador necesita cumplir para terminar su contrato
  • Otros beneficios que su empleador le de a Ud.
ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *