El índice de embarazos en adolescentes en Massachusetts tuvo un histórico descenso en 2013 según el Departamento de Salud Pública; 12 de cada mil mujeres entre los 15 y 19 años estuvieron embarazadas, mientras que en 2003, 23 de cada mil mujeres del mismo rango de edad dieron a luz. Pero estas no son buenas noticias para todos. Por su parte, la comunidad latina representa el mayor porcentaje del estudio: el índice de embarazos en adolescentes latinas es siete veces mayor que el índice de embarazos en adolescentes blancas y casi 4 veces mayor que el de afroamericanas.

En 2013 la tasa de maternidad en mujeres adolescentes latinas fue de 40.8 nacimientos por cada mil mujeres entre los 15 y 19 años mientras que en adolescentes blancas fue de 6.1, es decir, las jóvenes latinas tuvieron casi siete veces más nacimientos. Por su parte la comunidad afroamericana representó tres veces más nacimientos que la comunidad blanca con 18.7 bebés nacidos por cada mil jóvenes.

El estudio estima que existió una reducción del 19% de embarazos en adolescentes blancas y afroamericanas y un 11% en jóvenes latinas para el 2013 comparado con el año anterior, se estima que para 2014 el índice de adolescentes en embarazo disminuya a 10 por cada mil jovencitas.

Chelsea, Holyoke, Southbridge, Springfield, New Bedford y Lawrence son algunas de las 18 comunidades de las 25 representadas en el estudio con el mayor índice de embarazos en adolescentes en Massachusetts; mientras que Arlington, Brookline y Newton con menos de 5 jóvenes embarazadas por cada mil son las ciudades con el menor índice en 2013. Por su parte, en 12 de las ciudades más grandes del estado incluyendo Pittsfield, New Bedford, Haverhill, Springfield, Fall River y Chicopee la mayoría de adolescentes que salieron embarazadas fueron hispanas en 2013.

Según el Departamento de Salud Pública las madres hispanas de Massachusetts tienen, en promedio, su primer embarazo a los 24.7 años, mientras que las mujeres blancas tienen su primer embarazo a los 29.6 años, las madres afroamericanas a los 26.9 años y las madres asiáticas a los 30.1 años.

La problemática de las jóvenes embarazadas no solo desata consecuencias económicas y sociales en el sistema a corto y largo plazo sino que además incrementa los índices de deserción escolar, inestabilidad marital, aumento de hogares disfuncionales, problemas de salud a futuro tanto para la madre como para el recién nacido, entre otros. Estos mismos factores suelen perdurar a través de las generaciones.

Juan Vega, Director de Centro Latino, una organización sin ánimo de lucro que trabaja con la comunidad latina y en donde actualmente se promueve un programa para adolescentes embarazadas y padres latinos jóvenes, le comentó a El Planeta que es verdaderamente alarmante la situación de jóvenes hispanas embarazadas aunque en los últimos años los índices se han reducido. Así mismo, Vega hace referencia a la falta de educación a pesar de que hoy en día la sexualidad es un tema mas abierto. “para algunos [el sexo] todavía es un tabú”, dijo Vega.

Para el director de Centro Latino las principales causas de que nuestras jóvenes tengan mayores índices de embarazos son básicamente cuatro: falta de precaución más que de educación, falta de recursos económicos, descuido, o simplemente mirar el embarazo como una forma de escape a otro tipo de problemas. “Deberían existir currículos más directos en cuanto al tema en las escuelas y en las iglesias, apoyo a las familias, y más información en redes sociales”, comentó Vega a El Planeta.

El Departamento de Salud Pública promueve diferentes programas para la comunidad como “The Family Planning Program” (programa de planeación familiar), “Teen Pregnancy Prevention Program” (programa de prevención de embarazos para adolescentes) y “The Masachussetts Pregnant and Parenting Teen Iniciative” (Iniciativa de padres y adolescentes embarazadas de Massachusetts).

En estos programas se educa y se provee a los jóvenes y a la comunidad en general todo tipo de métodos de planificación. También se ofrecen sesiones de planificación familiar y asesoramiento, además, de crear espacios y clases en escuelas preparatorias estatales en las que se enseña a los jóvenes a afrontar la sexualidad a fin de reducir los índices de embarazos a temprana edad y evitar la propagación de enfermedades como el VIH. Para aquellos jóvenes quienes ya son padres o están esperando hijos también se ofrece asesoramiento en casos explícitamente delicados además de soporte para poder terminar los estudios secundarios.

Estos programas y servicios están orientados a asistir a la población de bajos recursos con el fin de sembrar confianza en aquellos que aún consideran las relaciones íntimas como algo de lo que no se puede hablar, además de asistir a aquellos que necesitan o prefieren confidencialidad haciendo referencia a adolescentes, adultos jóvenes o personas que han sido abusadas.

Sin embargo la gran mayoría se estos programas son dictados en inglés, dejando con pocas opciones a los padres de familia inmigrantes que tengan hijas adolescentes embarazadas. Estas iniciativas por parte del Departamento de Salud Pública, junto con el Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Oficina de Asuntos de la Población, tienen como objetivo que en el año 2020 el índice de natalidad en adolescentes disminuya y se mantenga por debajo de 10 adolescentes por cada mil. ¿Qué nuevos programas se pondrán en marcha para trabajar con las adolescentes latinas y sus familias?

Esperemos que se multipliquen este tipo de iniciativas, pues nuestras jóvenes las necesitan.

Programa LUNA (Luchando Unidos para Nuestras Adolescentes) de Centro Latino |
Información: (617)884-3238 |
Visite Centro Latino en 267 Broadway, Chelsea, MA

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.