Quantcast

En Lilen Apotheke, en el acomodado vecindario de Eppendorf, en Hamburgo, una farmacéutica reconoció que tiendas como la de ella venden lociones para la piel, esmaltes de calidad y polvo facial especialmente producido para farmacias, no por la salud, sino para generar ganancias. (Shefali Luthra/KHN)

En Lilen Apotheke, en el acomodado vecindario de Eppendorf, en Hamburgo, una farmacéutica reconoció que tiendas como la de ella venden lociones para la piel, esmaltes de calidad y polvo facial especialmente producido para farmacias, no por la salud, sino para generar ganancias. (Shefali Luthra/KHN)