La doctora Dorrie Black trabaja en una clínica veterinaria abierta las 24 horas cerca del Golden Gate Park en San Francisco. Dice que trata a unos tres perros por semana que han ingerido marihuana. (Laura Klivans/KQED)

La doctora Dorrie Black trabaja en una clínica veterinaria abierta las 24 horas cerca del Golden Gate Park en San Francisco. Dice que trata a unos tres perros por semana que han ingerido marihuana. (Laura Klivans/KQED)