Quantcast
0

¿Rojo o azul? Cómo esperamos que vote Massachusetts en las próximas elecciones

Foto: Wbur

Muchos obsesivos políticos (así como aquellos que odian la política) seguramente pueden decirte dónde estaban y cómo se sintieron la noche de las elecciones de 2016.

Pero ese día de noviembre parece que fue hace mucho tiempo, más de cuatro años. Entonces, podría ser útil para los votantes si recapitulamos algunos hechos clave de 2016 en Massachusetts.

Confiablemente azul

Primero, un reconocimiento: Massachusetts es un bastión para los candidatos presidenciales demócratas.

De hecho, la última vez que Massachusetts se tiñó de rojo fue cuando Ronald Reagan era candidato a la reelección en 1984. Su oponente, Walter Mondale, solo logró ganar su estado natal de Minnesota y Washington, DC (Dato curioso: después de que Joe Biden eligió a Kamala Harris como su vice presidente, probablemente escuchó sobre Geraldine Ferraro, la primera mujer en ser seleccionada como candidata a la vicepresidencia de un partido grande. Ella era la compañera de fórmula de Mondale. De cualquier modo...)

En 2016, Hillary Clinton ganó Massachusetts (con el 60,8% de los votos) y sus 11 votos electorales. Como informó WBUR en ese momento, el estado lo mantuvo constante. Por quinta carrera presidencial consecutiva, el candidato demócrata ganó aquí con entre 23 y 27 puntos.

Te puede interesar: Las posturas de Trump y Biden sobre los asuntos clave para MA

Pero Trump definitivamente tuvo apoyo, consiguiendo más de un millón de votos (33,5%) y provocando mucha conversación sobre qué áreas de Massachusetts salieron en rojo.

Al volver a leer el resumen de las elecciones de 2016 según los números de votación, surgió una pregunta: ¿Veremos cambios en el mapa este año? A continuación, se muestran algunos de los aspectos que buscaremos:

●¿Puede Trump contar de nuevo con grandes márgenes de victoria en Tolland, Russell, Blandford, Southwick y Granville?

●¿Biden verá menos o más participación que Clinton en lugares como Cambridge, Provincetown, Brookline, Somerville y Amherst? Esas fueron las cinco comunidades principales en las que a ella le fue mejor contra Trump.

●¿Y qué hay de esas cinco ciudades que vieron los porcentajes de votantes más divididos? ¿Cuán estrechos (o gruesos) serán los márgenes en Bellingham, Paxton, Plainville, Wrentham y Rockland?

En general, ¿muchos de los mismos pueblos y ciudades que componen la “línea roja política” de Massachusetts permanecerán rojos o se volverán azules?

El analista Steve Koczela, de MassINC Polling, no cree que el mapa de votaciones del estado cambie mucho. Destacó las últimas dos décadas de elecciones estatales y federales y explicó que Massachusetts vota esencialmente en los mismos bloques regionales que se ven en el mapa de arriba.

Te puede interesar: ELECCIONES: ¿Qué tan seguro es votar por correo?

Tomemos las dos candidaturas que contaron con el ex senador republicano de Massachusetts Scott Brown. Koczela dice que, aunque Brown vino de atrás para ganar contra Martha Coakley, el mapa de la votación no se veía muy diferente de cuando Elizabeth Warren lo derrotó dos años después.

“Sabes cuando entrecierras los ojos... puedes ver que hay algunas ciudades que se mueven hacia adelante y hacia atrás, pero en términos de regionalización del mapa, es muy similar”, dijo Koczela. “Básicamente, también viste el mismo mapa y luego apareciste cuando Charlie Baker se enfrentó a Martha Coakley [por la carrera a gobernador]. A veces, el azul se expande, a veces se contrae, y eso marcará la diferencia”.

Añadió que las áreas rosadas o azul claro del estado también se han ido reduciendo a lo largo de los años.

“Así que está polarizado y regionalizado”, dijo. “Es una especie de microcosmos, en cierto modo, del mapa nacional, donde tienes áreas de azul profundo y áreas de rojo profundo, y no mucho rosa ni mucho azul claro”.

¿Cómo votaron los latinos en 2016?

●Un número récord de latinos votó en 2016, pero representó un pequeño repunte respecto a 2012, sólo basado en el crecimiento de la población.

●La participación de los latinos en 2016 se mantuvo igual que en 2012, con un 48 por ciento. En contraste, tanto los blancos como los negros tuvieron una participación electoral igual o superior al 60 por ciento en las últimas tres elecciones presidenciales.

●Clinton obtuvo el 65 por ciento del voto latino en comparación con el 29 por ciento de Trump.

●Aproximadamente el 30 por ciento de los hispanos eligió a un candidato republicano en cada uno de los últimos tres ciclos electorales. Quizás la gran lección de 2016 es que una gran cantidad de latinos son conservadores y votarán constantemente por los republicanos.

Panorama general: Como Massachusetts está lejos de ser un estado indeciso, a nivel nacional se prestará poca atención en la carrera presidencial.

“No importa si Joe Biden atrae a 10,000 votantes más de Trump a su lado, o si Trump aumenta la participación en áreas específicas, o si lo hace mejor entre los votantes republicanos en Boston”, dijo Koczela. “Nada de eso importa, desafortunadamente. ... Hay un gran elemento de privación del derecho a voto en el Colegio Electoral y, en mi opinión, realmente tiene un gran impacto en Massachusetts”.