Quantcast
0

Las posturas de Trump y Biden sobre los asuntos clave para MA

Foto: Wbur

¿Cuáles son las posiciones del presidente Donald Trump y el ex vicepresidente Joe Biden sobre los temas que más importan a Massachusetts? Hablamos con algunos de nuestros reporteros para tener una mejor idea de las posturas de los candidatos sobre cuatro temas con importantes implicaciones para los residentes de aquí.

A continuación desglosamos los temas clave:

1. Inmigración, con Shannon Dooling

No debería sorprender a nadie que Trump y Biden ofrecen enfoques y visiones drásticamente diferentes sobre la política de inmigración de Estados Unidos. Para Massachusetts, los tres temas a tener en cuenta: Estatus de Protección Temporal (TPS), Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y la regla de carga pública.

TPS: Se estima que hay 12,000 titulares de Estatus de Protección Temporal que viven y trabajan en el estado. Los ciudadanos de El Salvador y Haití constituyen dos de las comunidades más grandes de esos beneficiarios de TPS, seguidos por casi 1,000 hondureños protegidos. El estatus de inmigración humanitaria permite a las personas cuyos países de origen se han visto afectados por desastres naturales o disturbios civiles vivir y trabajar temporalmente en los EE.UU. Sin temor a la deportación.

Trump: La administración anunció en 2017 que quería poner fin al TPS en varios países, alegando que las condiciones habían mejorado y que se estaba abusando de las protecciones temporales.

Biden: Su plan de inmigración dice que la decisión de Trump tiene motivaciones políticas y quiere una revisión inmediata del programa TPS. Promete "proteger" el TPS y, quizás lo más significativo, promete ofrecer un camino hacia la ciudadanía para los titulares de TPS desde hace mucho tiempo.

DACA: El programa es un vestigio de Obama-Biden, que permite a los jóvenes elegibles, cuyos padres los trajeron a Estados Unidos sin autorización, estudiar y trabajar en el país sin temor a ser deportados. Desde que comenzó, se estima que 800.000 beneficiarios han recibido protecciones temporales, incluidos unos 8.000 en Massachusetts y cerca de 15.000 en Nueva Inglaterra.

Carga Pública: En febrero entraron en vigor nuevas reglas para la llamada prueba de carga pública, que determina si es probable que los inmigrantes se conviertan en una carga financiera para el gobierno de Estados Unidos.

Trump: La administración está haciendo que esa prueba sea más difícil de aprobar. Según una estimación, se creía que los cambios afectarían hasta a 500.000 personas en Massachusetts que ya no buscarían la asistencia del gobierno para la que eran elegibles. Dos fallos judiciales recientes suspendieron la implementación de los nuevos estándares de Trump mientras el país lucha contra la pandemia.

Biden: Quiere revertir la regla de carga pública definida por la administración Trump, diciendo que los criterios "socavan el carácter de Estados Unidos como tierra de oportunidades que está abierta y acogedora para todos, no solo para los ricos". Biden no ha dicho si se opone a la regla de carga pública en general.

2. Medio Ambiente y Cambio Climático, con Barbara Moran

Trump y Biden están tan separados en cuanto al cambio climático y la política ambiental que es difícil saber por dónde empezar. Aquí hay tres problemas nacionales que probablemente afectarán a Massachusetts: energía eólica marina, retrocesos regulatorios y fracking.

Vientos de la costa: Se suponía que la construcción de Vineyard Wind, el proyecto eólico marino de $2.800 millones planificado para las aguas de Martha's Vineyard, ya tendría que haber comenzado. Crearía una fuente de energía renovable y pondría en marcha una nueva industria a lo largo de la costa este. Pero en agosto de 2019, la administración de Trump requirió un amplio "análisis de impactos acumulativos" y está reteniendo un permiso clave para Vineyard Wind hasta que ese informe esté completo.

Trump: El propio Trump ha hecho declaraciones negativas sobre la energía eólica y ha hecho propuestas a los pescadores comerciales que se oponen a ella. Pero también ha realizado cambios significativos en la Ley de Política Ambiental Nacional para ayudar a acelerar los grandes proyectos de infraestructura a través del proceso de revisión ambiental. Estas señales mixtas hacen que los expertos en energía eólica marina tengan la esperanza de que la construcción continúe si Trump es reelegido.

Biden: Él está a favor. Su ambicioso plan climático incluye un objetivo del "Día 1" para "desarrollar energías renovables en tierras y aguas federales con el objetivo de duplicar la energía eólica marina para 2030". Necesitará todas esas turbinas para cumplir su objetivo de una economía de energía 100% limpia y emisiones netas cero a más tardar en 2050.

Te puede interesar: Elección Presidencial: Trump vs. Biden

Retrocesos de la regulación: algunos afectan a Massachusetts más que otros.

Trump: La administración ha revertido, o está en proceso de revertir, alrededor de 100 regulaciones ambientales que rigen todo, desde la extracción de petróleo hasta la contaminación del agua. Algunos de estos, como una nueva regla que flexibiliza las regulaciones para el vertido de desechos en las vías fluviales, pueden no afectar demasiado a Massachusetts porque nuestras leyes estatales sobre el agua ya son más estrictas que las leyes federales. Pero los retrocesos de la contaminación del aire lo harían, ya que los contaminantes del aire viajan a través de las fronteras estatales y contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

Biden: Su plan climático, que se centra en proteger tierras y aguas federales, así como parques nacionales y monumentos, y prohibir nuevos permisos de petróleo y gas en tierras públicas, sugiere que hará retroceder los retrocesos. Esto no es demasiado sorprendente, dado que muchas de las regulaciones se implementaron durante la administración de Obama.

Fracking: El fracking es un método de extracción de depósitos de gas natural mediante la inyección de fluido profundamente en el suelo. No hay fracking en Massachusetts, pero hay mucho gas producto de este procedimiento. Más de la mitad de los hogares de Massachusetts usan gas natural para calefacción, y se está construyendo una controvertida estación de compresión en Weymouth para ayudar a enviar gas a través del estado hacia el norte de Nueva Inglaterra y Canadá. El metano, el componente principal del gas natural, es un potente contribuyente al calentamiento global, y las preocupaciones ambientales y de salud en torno al gas fracturado lo han convertido en un tema candente.

Trump: Su administración está totalmente a favor del fracking. "La revolución de la energía de esquisto generará una riqueza masiva para los trabajadores y las familias estadounidenses", dijo al principio de su mandato. Desde entonces, ha abierto, o comenzado a abrir, millones de acres de tierras federales a los desarrolladores de petróleo y gas, incluido el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

Biden: Quiere regulaciones más estrictas sobre las operaciones de gas y dice que prohibirá nuevos permisos de gas en terrenos federales. Pero no propone la prohibición del fracking. Su plan climático no menciona la palabra "fracking", pero dice que acabará con los subsidios para la industria de los combustibles fósiles.

3. Economía, con Callum Borchers

Te puede interesar: ELECCIONES: ¿Qué tan seguro es votar por correo?

En lo que respecta a la economía, el enfrentamiento entre Trump y Biden es, de alguna manera, una contienda entre las filosofías convencionales republicanas y demócratas. Bueno, tal vez con una excepción: el comercio.

Impuestos: Trump y el Partido Republicano generalmente favorecen impuestos más bajos y menos regulaciones que Biden y sus compañeros demócratas.

Trump: Firmó recortes de impuestos radicales a fines de 2017, diciendo que las reducciones de tarifas "serán un combustible para nuestra economía". La predicción del presidente es difícil de evaluar en medio de una pandemia global, pero los recortes no parecían acelerar el crecimiento económico antes de que golpeara el coronavirus. En Massachusetts, el producto interno bruto creció 2.5% en 2019, igual que en 2017. Algunos trabajadores de Massachusetts compartieron el botín del recorte de impuestos corporativos de Trump. Thermo Fisher Scientific, con sede en Waltham, por ejemplo, utilizó algunos de sus ahorros para pagar bonificaciones de 500 dólares, mientras que Santander Bank, con sede en Boston, aumentó su salario inicial a 15 dólares la hora.

Biden: Sostiene que los recortes de impuestos de Trump, particularmente aquellos para empresas y personas con altos ingresos, privan a las agencias de servicios sociales de los fondos que tanto necesitan. Para ayudar a pagar sus planes de educación, clima y atención médica, se ha comprometido a aumentar la tasa corporativa del 21% al 28% y aumentar los impuestos para los hogares que ganan más de $ 400,000 por año.

Regulación: Trump a menudo caracteriza la regulación gubernamental como un obstáculo para la economía, mientras que Biden sostiene que la salud económica a largo plazo del país depende de un entorno estable.

Trump: El presidente asumió el cargo prometiendo eliminar dos regulaciones por cada nueva que introdujera su administración. Brookings Institution recientemente contó 74 acciones de desregulación por parte de la administración, y ese recuento solo incluyó cambios en las políticas de protección ambiental.

Biden: Recientemente, dio a conocer un plan climático de 2 billones de dólares que impondría lo que él llama un "estándar de eficiencia energética y electricidad limpia" a las empresas de servicios públicos. El nuevo estándar requeriría que la generación de electricidad esté libre de contaminación por carbono para 2035.

Comercio: Aquí es donde entra el giro. El presidente no es un conservador tradicional del libre mercado en lo que respecta al comercio internacional. De hecho, a medida que se desarrollan las elecciones generales, Trump puede golpear a Biden desde la izquierda.

Trump: Rompió el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que Biden votó como senador en 1993, y la Asociación Transpacífica (TPP), que Biden promovió como vicepresidente en 2016. Junto con Trump, algunos de los críticos más vocales de esos acuerdos fueron el senador de Vermont Bernie Sanders y miembros liberales del partido de Biden.

Biden: Ahora es partidario del reemplazo del TLCAN, el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, un raro punto de acuerdo con el presidente. Pero quiere volver a unirse a la Asociación Transpacífico bajo términos modificados, argumentando que es una forma más efectiva de mantener a China bajo control que la guerra comercial de Trump.

4. Educación, con Carrie Jung, Max Larkin y Kathleen McNerney

Las elecciones de 2020 se llevan a cabo durante una gran agitación en cuanto a la educación. Educadores, padres y políticos saben que las decisiones que se tomen en los meses venideros podrían aumentar las desigualdades y repercutir durante generaciones.

Educación superior: La mayoría de las universidades, junto con millones de estudiantes, se han visto muy afectados por la pandemia y su costo económico. Algunas universidades cerrarán; muchas otras despedirán personal o recortarán programas.

Trump: En su primer mandato, realizó una serie de cambios de política, incluido un impuesto sin precedentes sobre las mayores donaciones privadas y la reversión de las políticas de acoso sexual y acción afirmativa de la era de Obama. Como escribió nuestra colega Shannon Dooling, ha prometido continuar con los intentos de poner fin al programa DACA, que permite a los jóvenes cuyos padres los trajeron a Estados Unidos sin autorización estudiar y trabajar sin temor a ser deportados. La administración Trump reveló una solución al Programa de Condonación de Préstamos por Servicio Público, que había rechazado al 99% de los solicitantes en 2019.

Biden: Traería a su esposa Jill, una educadora de community colleges, a la Casa Blanca. Biden ha prometido cumplir con otro programa de la era de Obama, e ir más allá, al otorgar dos años de colegio comunitario gratuito a cualquier persona que se inscriba y proporcionar un colegio público gratuito a cualquier familia que gane menos de $125,000 por año. La campaña de Biden promete un alivio específico tanto para los estudiantes como para las escuelas para superar lo que un Congreso dividido ha ofrecido hasta ahora.

K-12: Muchos educadores y familias prestaron mucha atención a las desigualdades en la pandemia, y las decisiones que tome el próximo presidente podrían tener un efecto en Massachusetts. Es probable que uno de los grandes debates sea la financiación. La Ley federal CARES asignó $30 mil millones para que los estados los usaran en educación, pero muchos educadores dijeron que van a necesitar mucho más que eso.

Trump: La administración se apartó un poco de su línea dura sobre el aprendizaje en persona y dijo que las escuelas deberían retrasar la reapertura si se encuentran ubicadas en un “hot spot” de coronavirus. Pero la administración también retiró los fondos de FEMA utilizados por las escuelas para comprar máscaras faciales de tela y puso nuevas restricciones sobre cómo se gasta esa ayuda de emergencia. Luego está la cuestión de quién obtiene los fondos federales. La secretaria de Educación, Betsy DeVos, intentó aumentar la cantidad de dinero que puede destinarse a las escuelas privadas, sin embargo, esa medida fue bloqueada por un juez federal.

Biden: Recientemente, ha intensificado sus críticas a Trump, diciendo que no todas las escuelas pueden reabrir debido a las fallas de la administración durante esta "emergencia nacional" en la educación y ha pedido más fondos federales, específicamente de FEMA. Biden también ha pedido triplicar los fondos para las escuelas que atienden a hogares de bajos ingresos, aumentar el salario de los maestros y “financiar completamente” la Ley de Educación para Personas con Discapacidades.

Educación temprana: La pandemia ha demostrado la necesidad del cuidado infantil para los padres, maestros y empresas en el mismo momento en que puede cambiar completamente el mercado. Es posible que las familias ya no necesiten tanta atención o cuidados cerca de su lugar de trabajo debido a despidos o cambios de empleo. También pueden querer cuidados en el hogar o en grupos más pequeños, a diferencia de los centros grandes. Ambos candidatos presidenciales se comprometen a mejorar el acceso y la calidad. Es importante recordar que Massachusetts es solo superado por Washington, D.C. en términos de costo de cuidado infantil.

Trump: Él y su hija Ivanka han promocionado planes para hacer que el cuidado infantil sea asequible mediante una deducción de impuestos y un mayor gasto público.

Biden: El ex vicepresidente ha propuesto $775 mil millones en gastos durante 10 años para el cuidado de ancianos y niños.