Quantcast
0

Gobierno federal diseña plan donde la vacuna contra el COVID-19 sea gratuita

Las personas que estén dispuestas a participar en el programa de inmunización deberán someterse a dos vacunas, con 21 a 28 días de diferencia
VACUNA. En todo el mundo se realizan avances en el desarrollo de vacunas contra el coronavirus. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

VACUNA. En todo el mundo se realizan avances en el desarrollo de vacunas contra el coronavirus. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

Este miércoles el gobierno federal informó estar diseñando un plan para hacer que las vacunas contra el COVID-19 en Estados Unidos, sean gratuitas para todos.

En un informe dirigido al congreso y a los estados y localidades del país, disponible en un playbook, las agencias federales de salud y el Departamento de Defensa esbozaron planes para una campaña de vacunación que podría iniciar a finales de este año o principio del otro, y que eventualmente buscará acelerar la inmunización de cualquier estadounidense que tenga interés en vacunarse.

Según reseña CBS Boston, el Pentágono estaría involucrado en la distribución de las vacunas, pero serían los trabajadores de salud los seleccionados para administrar las inyecciones.

La campaña es "mucho más grande en alcance y complejidad que la influenza estacional u otras respuestas de vacunación relacionadas con brotes anteriores", indicó el playbook para los estados del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Te puede interesar: Massachusetts es el estado con la tasa de vacunación más alta del país

COVID-19 Programa de Vacunación: Manual provisional de operaciones bajo jurisdicción

-Las personas que estén dispuestas a participar en el programa de inmunización deberán someterse a dos dosis, con 21 a 28 días de diferencia y estas dosis deben provenir del mismo fabricante.

-La vacunación no será un sprint sino un maratón. Inicialmente puede haber un suministro limitado de vacunas, y la atención se centrará en la protección de los trabajadores de la salud, otros empleados esenciales y las personas en grupos vulnerables. Una segunda y tercera fase expandiría la vacunación a todos los residentes del país.

-La inyección sería gratuita, los pacientes no tendrían que pagar por su administración gracias a los miles de millones de dólares en fondos de los contribuyentes aprobados por el Congreso y asignados por la administración Trump.

-El gobierno federal exigirá a los estados y comunidades locales elaborar planes para recibir y distribuir las vacunas en sus ciudades, algunas de las cuales requerirán una manipulación especial, como la refrigeración o la congelación.

Según CBS Boston, la distribución de la vacuna se llevaría a cabo bajo el paraguas de la Operación Velocidad Warp, una iniciativa respaldada por la Casa Blanca con la que se espera tener millones de dosis listas para ser enviadas a los estados una vez que la vacuna sea aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés).

Esta iniciativa del gobierno se enfrenta al escepticismo de los estadounidenses, pues sólo la mitad de los entrevistados dijo, en una encuesta Associated Press realizada en mayo, que estarían dispuestos a vacunarse. Para proteger eficazmente a la nación, los expertos aseguran que más del 70% de los americanos deben vacunarse o tener su propia inmunidad para hacer frente al COVID-19.

Antes de la Convención Nacional Republicana, celebrada el pasado mes de agosto, la FDA autorizó el tratamiento de pacientes con COVID-19 con plasma de personas recuperadas, aunque algunos científicos federales dijeron no sentirse convencidos de que las pruebas clínicas fueran lo suficientemente sólidas.