Quantcast
0

Pandemia de COVID-19 podría traer un efecto contrario a un babyboom

Se estima una disminución de 300.000 nacimientos
Pixabay

Pixabay

Claudia Ginestra

Muchas personas especularon que el aislamiento social y el encierro traería una nueva ola de nacimientos, pero según Brookings, esto está muy lejos de la realidad. Se estima una disminución de los nacimientos que podría ser de 300.000 a 500.000 nacimientos menos el próximo año.

Los economistas en Brookings atribuyen estas estimaciones a las condiciones económicas de la actualidad. Y por supuesto, la pandemia ha traído serios problemas económicos para todos y los niños requieren de muchos costos y cuidados.

Según estudios, un mayor nivel de ingresos durante toda la vida lleva a las personas a tener más hijos. Las limitaciones biológicas pueden impedir que algunas personas logren el número objetivo de nacimientos o el momento óptimo. Pero existe un apoyo empírico considerable para la predicción de que un aumento en los ingresos conduce a más nacimientos, lo que los economistas llaman "un efecto ingreso positivo". Por ejemplo, los autores Dorn y Hanson, muestran que los lugares que experimentaron una reducción en el empleo y los ingresos, como resultado de una mayor competencia de importaciones de China, en consecuencia, tuvieron tasas de natalidad más bajas. Los aumentos en la riqueza de la vivienda también conducen a aumentos en la fertilidad, según Dettling y Kearney.

La crisis de salud pública del COVID-19 ha dañado gravemente la economía y es probable que la recesión dure muchos meses. La Reserva Federal pronostica que la tasa de desempleo seguirá siendo del 9,3 por ciento para fin de año. Se predice que el 42 por ciento de los despidos recientes serán permanentes. Aunque muchos de estos trabajadores eventualmente encontrarán un nuevo empleo, la investigación ha demostrado que la pérdida de trabajo relacionada con la recesión conduce a grandes efectos negativos persistentes en los ingresos de por vida.

Estas estimaciones se toman de un análisis de la Gran Recesión el cual lleva a predecir que las mujeres tendrán muchos menos bebés a corto plazo y, para algunas de ellas, un número total de hijos menor a lo largo de su vida. La Gran Recesión provocó una gran disminución de las tasas de natalidad, después de un período de relativa estabilidad. En 2007, la tasa de natalidad fue de 69,1 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 44 años; en 2012, la tasa fue de 63,0 nacimientos por cada 1.000 mujeres. Esa caída del 9 por ciento significó aproximadamente 400.000 nacimientos menos.

La Gran Gripe española experimentó un comportamiento parecido. Cada aumento en la epidemia de gripe española llevó a que la tasa de natalidad cayera aproximadamente en 21 nacimientos por cada 1000 habitantes. Esto representa una disminución del 12,5 por ciento.

Al extraer lecciones de la gripe española para la pandemia de COVID-19, notamos similitudes y diferencias. La caída en los nacimientos que resultó de la gripe española probablemente se debió a la incertidumbre y ansiedad que puede generar una crisis de salud pública, lo que podría afectar el deseo de las personas de dar a luz y también afectar biológicamente los resultados del embarazo y el parto. Eso también podría ser cierto durante esta crisis. Pero, a diferencia de lo que estamos experimentando hoy, la economía se contrajo sólo modestamente en el momento de la gripe española.

Combinando estos dos efectos, podríamos ver una caída de quizás 300,000 a 500,000 nacimientos en los EE.UU. Se pueden ver reducciones adicionales en los nacimientos si el mercado laboral permanece débil más allá de 2020.

Para leer el artículo completo en su versión original visita este link