Quantcast
0

Especial | Teletrabajo: Un campo de retos y oportunidades pos pandemia

Estados Unidos, Colombia, Chile y Argentina, son algunos países de América que avanza con esta alternativa
AVANCE. Estimaciones hace cuatro años calculaban que en 2020, 60% de la población estaría trabajando desde casa.

AVANCE. Estimaciones hace cuatro años calculaban que en 2020, 60% de la población estaría trabajando desde casa. Freepik

Cuando el mundo comenzó a escuchar sobre el nuevo coronavirus que salió de la localidad Wuhan, China, no sabía las consecuencias que eso podía generar. Bastó que el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) informara que el COVID-19 se había convertido en pandemia para encender las alerta y junto a ella, un sinfín de medidas gubernamentales acorde a cada nación.

El confinamiento y el distanciamiento físico fueron las primeras medidas que tomaron los distintos países, acompañadas del uso de mascarillas y guantes para evitar así la propagación del virus. Estas acciones generaron un nuevo fenómeno mundial: trabajar desde casa y así luchar con la pandemia que paralizó al mundo. Las principales ciudades lucían vacías; era algo que no se había imaginado, pero que se debía atacar.

Desde 2016 la multinacional Virgin Media Business ya hablaba de teletrabajo y de su crecimiento en el mundo con el pasar de los años. Según estimaciones de la firma, es una herramienta que ha tomado fuerza y las estimaciones para 2020, desde 2016, consideraban que en este año, cerca de 60% de los empleados en el mundo trabajaría desde sus hogares.

Puede interesarte: OMS alerta sobre posible segunda oleada de coronavirus

De acuerdo al portal web teletrabajo.gov.co, existe una serie de beneficios al cumplir con los compromisos laborales a distancia. Los empleados pueden vivir en lugares menos saturados, asequibles y añadir el tiempo que invierten en el traslado a la jornada laboral; se reduce el estrés y las interrupciones, lo que incrementa la productividad y una de las más importantes es que las compañías pueden contratar el talento sin obstáculos por su dirección habitacional.

Al hablar de teletrabajo en medio de la pandemia, el abogado experto laboral, Jhair De Freitas aclaró que no es novedoso pero sí se aceleró con la llegada del coronavirus. A su juicio, una vez que los países transiten hacia la nueva normalidad, el teletrabajo será un campo de retos y de oportunidades. “Aún en las empresas que ya contaban con esquemas de trabajo a distancia, la naturaleza de la actividad mutó como consecuencia del COVID-19”.

Modelos de trabajo

Empresas como Twitter, Amazon, Google, Microsoft y Facebook, son prácticamente las pioneras del teletrabajo en medio de la paralización del mundo como estrago del coronavirus. Las reuniones ya no son presenciales y se ha descubierto una serie de alternativas que a la vez, agrupan a los trabajadores con gerentes y directivos. La red unifica criterios para lograr el éxito de las empresas, las cuales, cuando su fuerte es la tecnología, es más fácil optar a este modelo laboral a distancia.

Amazon ha dicho a sus empleados que recomienda trabajar desde casa hasta. La recomendación surge después de que se confirmara que uno de los empleados con sede en Seattle fue puesto en cuarentena por el coronavirus.

Google pidió a los trabajadores del estado de Washington, laborar de forma remota. Facebook cerró una de sus oficinas después de que un contratista dio positivo por coronavirus y está alentando a los cinco mil empleados de la compañía a trabajar desde su casa. Microsoft permitió que sus trabajadores también se queden en su casa y cumplan con sus compromisos laborales desde allí.

Leer más: DC comenzará a levantar restricciones por el COVID-19 este viernes

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, dijo que la compañía incentiva a todos sus empleados a trabajar desde casa si es posible.

De acuerdo al medio La Vanguardia, para Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, hablar de teletrabajo en medio de la pandemia no es contratar a “freelancers”, sino de abordar la cultura laboral, dejar a un lado el concepto de conciliación del que los hombres han participado y hablar de la corresponsabilidad de todos, donde la flexibilidad es la clave.

Para el experto laboral Jhair De Freitas, se trata de una forma distinta de prestación de servicios que en efecto resultará buena opción para muchas empresas. “Dependiendo del sector económico y rama de actividad, puede convertirse en una modalidad muy atractiva que involucra cambios en torno a la forma de determinar el trabajo, funciones, medición de objetivos, rol supervisorio, precisión de garantías mínimas a los colaboradores, dotación de herramientas, delimitación de responsabilidades, balance con la vida personal, respeto a la intimidad y demás derechos fundamentales de los trabajadores”, explicó.

A su juicio, esta alternativa disminuye los gastos del patrono, pues libera espacios físicos, aumenta la productividad, disminuye ausentismo laboral, entre otros factores. De Freitas citó a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y aseguró que en el año 2015 en Europa países como Dinamarca, Suecia, Países Bajos, Reino Unido, Luxemburgo y Francia estaban a la vanguardia en este campo. En América, Estados Unidos se impone como el principal. Colombia, Argentina y Chile, son otras naciones que han crecido en este ámbito.

De acuerdo a Iñaki Lozano, CEO de BICG, compañía especializada en proyectos de transformación de la cultura y el trabajo, la actual crisis sanitaria ha puesto de manifiesto un reto pendiente para empresas que en cualquier otro momento podrían apostar por el trabajo a distancia. En la revista Compromiso empresarial, Lozano aseguró que de haber sido un modelo asimilado por las organizaciones, no existiría esta urgencia que se da en condiciones extraordinarias.

OPCIÓN. El teletrabajo no es una opción para todos los comerciantes. Hay quienes deben acudir a su lugar de empleo.

EFE /José Pazos

OPCIÓN. El teletrabajo no es una opción para todos los comerciantes. Hay quienes deben acudir a su lugar de empleo.

Opción selectiva

En medio de la cuarentena y del distanciamiento físico, importante es que los trabajadores no confundan el teletrabajo con tiempo libre. Hay objetivos que cumplir en función a la necesidad de la empresa para la cual se trabaja. Los empleados, así estén en casa, deben mantener claro el cumplimiento de metas, impulsar una comunicación efectiva con los superiores para que así haya una retroalimentación y pueda haber mejores resultados al momento de evaluar la operatividad.

Hay empresas que ya han estado trabajando desde hace años a distancia, pero el coronavirus le dio un giro al sector. Muchos deben incluso preocuparse por atender los llamados accidentes laborales. Para De Freitas hay riesgos emergentes tanto de accidentes de trabajo como de enfermedades ocupacionales. “Como en todo hay particularidades; el trabajo a domicilio presenta retos distintos respecto del trabajo remoto con movilidad”, expresó.

A su juicio lo relevante es disminuir el riesgo de la probabilidad de ocurrencia tanto de accidentes de trabajo como de enfermedades ocupacionales. “La frontera entre accidente común y accidente laboral no es sencilla de delimitar por más que se procure estirar normas no pensadas necesariamente para esta modalidad de prestación de servicios”.

La revista Dinero considera que el teletrabajo no es opción para todos. . Una estilista, un gerente de planta o un vigilante no pueden decir que gozan de esa alternativa. “Esta figura tiene preponderancia en las empresas de profesionales cuyo trabajo es, primordialmente, el conocimiento”, se lee en el medio.

El teletrabajo puede, luego de la pandemia, darle un giro a la situación laboral. La transformación digital, de la cual habla el abogado De Freitas, acompaña la tecnología de información y comunicación. A su parecer, las formas de trabajo a distancia se potenciaron luego de la consolidación del internet en la que se hizo patente la posibilidad de enviar mensajes y documentos electrónicos, desarrollar videoconferencias, tener acceso remoto a servidores y bases de datos. La pandemia llegó para acelerar los procesos, los cuales se desarrollarán con mejores retos y oportunidades.