Quantcast
0

Talia Barrales: de indocumentada a dueña de una firma de abogados para los latinos

Talia Barrales, de la firma de abogados Barrales Law, está ampliando sus servicios para incluir también derechos laborales en medio de la pandemia. Foto: Gary Higgins / Boston Business Journal

Talia Barrales, de la firma de abogados Barrales Law, está ampliando sus servicios para incluir también derechos laborales en medio de la pandemia. Foto: Gary Higgins / Boston Business Journal

Click here to read an English version of this article by Boston Business Journal


Nombre: Talia Barrales

Cargo: Abogada en Barrales Law

Edad: 35 años

Educación: Licenciatura en comunicaciones de California State University, Los Angeles; J.D., Facultad de Derecho de Massachusetts

Residencia: Boston


Talia Barrales cruzó la frontera entre Estados Unidos y México cuando era una niña pequeña, y como inmigrante indocumentada. Creció en la pobreza, con su padre trabajando en supermercados y su madre como asistente de enfermería. Desde entonces ha cumplido el sueño americano, graduándose de la facultad de derecho y lanzando su propia firma. Siete años después, Barrales Law se ha convertido en un bufete de abogados exclusivamente latino en Boston, enfocado en inmigración, derecho laboral y compensación laboral. Recientemente, Talia conversó con Catherine Carlock del Boston Business Journal:

¿Qué impacto tuvo la pandemia del coronavirus en tu trabajo?

Comencé yo sola, practicando la ley de inmigración. Al escalar mi oficina, vi cuáles eran las necesidades de mis clientes, y noté una gran intersección con los derechos laborales y la compensación de los trabajadores. Entonces empecé a agregar estos servicios a la empresa. Antes de la pandemia estábamos trabajando el aspecto laboral, pero la inmigración ocupaba una parte más importante. Queríamos explorar esa éra, y el Covid ha acelerado ese proceso. Aceleró nuestro enfoque y pensamiento sobre cómo informar a nuestra base de clientes y más allá sobre qué derechos existen en el lugar de trabajo.

La comunidad hispana ha sido duramente golpeada por el Covid-19, particularmente porque los trabajadores esenciales no podían trabajar desde casa.

Muchos de nuestros clientes, al ser trabajadores esenciales, tuvieron que trabajar hasta que estuvieron enfermos, porque el desempleo no cubre a los indocumentados. El estímulo económico no llegó. Debido a las realidades financieras, muchos de ellos han tenido que seguir trabajando. Muchos dicen que sus empleadores amenazan con no volver a contratarlos si no regresan, o que se sienten inseguros cuando los clientes entran al negocio porque no se adhieren al distanciamiento social. Y tenemos clientes que no quieren salir de la casa, porque no tienen seguro de salud y tienen miedo de contagiarse con Covid-19 e ir a parar a un hospital. Hemos escuchado casos de ICE deteniendo a personas en centros de salud. Eso es difícil de obviar en una comunidad que desconfía mucho de esas instituciones.

Ha estado haciendo videos semanales de Facebook Live que abordan muchos de estos problemas, dirigidos a sus clientes en español. ¿Cuánto de su base de clientes habla inglés como segundo idioma o no habla inglés en absoluto?

El 99.9% hablan español o portugués. Puedo hablar de primera mano sobre muchos de los problemas de los inmigrantes. La mayor parte de mi vida, viví en un apartamento de una habitación con nueve personas, crecí en la pobreza, yendo a los bancos y despensas de alimentos. Estoy en un lugar muy diferente ahora. Entiendo cuán privilegiada soy, que ahora mi mayor preocupación durante la cuarentena era tener a un niño de 7 años haciendo aprendizaje remoto, y no lo que estaba pasando cuando era niña.

También has trabajado como organizadora política. ¿Por qué esto fue tan importante para ti?

Siempre he tratado de ser esa defensora de las personas indocumentadas no pueden donar o contribuir a las empresas, no pueden votar. ¿Cómo amplifico sus voces y sus necesidades a cualquier agencia gubernamental que necesite saberlo? Hay una desconexión. No porque sea intencional, es solo que, a menos que tenga esa conexión y comunicación directa con la comunidad, es realmente difícil saber cuáles son estas necesidades. Vengo de una comunidad muy resistente. La mentalidad de inmigrante es de supervivencia, de trabajo constante, de pensar en lo que sigue, no solo sentarse y pensar: "Wow, esto realmente ha sido genial".

¿Cómo cambia Barrales Law después del Covid?

Definitivamente no será la misma práctica, en términos de cuántas personas hay en la oficina. Mi personal, de alrededor de alrededor de 20 empleados, no van a estar en la oficina al mismo tiempo. Eso es difícil porque el tipo de clientes que atendemos, a pesar de que son realmente buenos con las redes sociales y WhatsApp -que es una gran manera de comunicarse con las personas en su país de origen-, prefieren el contacto en persona cuando se trata de abogados, médicos, bancos y servicios tradicionales. Esa es su forma de hacer negocios. Los clientes llaman, les decimos que solo estamos haciendo consultas telefónicas, y ellos nos responden que les devolvamos la llamada cuando estemos atendiendo en persona.

Fuera de los tribunales, Barrales Law trabaja con organizaciones sin fines de lucro en temas de defensa y activismo. ¿Qué impulsa eso?

Decimos todo el tiempo: somos defensores dentro y fuera de los tribunales. La defensa externa está trabajando con organizaciones que están presionando, ya sea legislación o iniciativas diferentes, por los derechos de los trabajadores. Le hemos pedido a muchos de nuestros trabajadores esenciales, y nos han mantenido como país, y por muy poco sueldo en la mayoría de los casos, y es lo único justo. Arriesgaron sus vidas de muchas maneras para ayudarnos a seguir trabajando en la ciudad y el estado, y entonces, ¿quién vela por sus intereses?

Barrales Law acaba de ser incluida en la Iniciativa de emprendimiento latino de Stanford, -la única firma de abogados entre 75 empresas-. Cuéntenos más sobre eso.

El programa Stanford existe porque solo el 2 por ciento de las empresas propiedad de latinos en los EE.UU. llegan a $1 millón en ingresos. El objetivo de este programa es ayudarnos a escalar como empresas para ser compañías multinacionales o multimillonarias. Las firmas de abogados crecen de cierta manera. No es una startup tecnológica que comienza con un empleado y tiene 700 en pocos años. Pero mi empresa está impulsada por la misión, la cultura: todos estos aspectos que el programa de Stanford está apoyando, sin saber que se trataba de una cuestión de negocios. Trabajé en leyes de inmigración durante tanto tiempo, y luego me dije a mi misma: "Necesito diversificar mis ingresos", y comencé a pensar en modelos donde tenemos tarifas de contingencia versus tarifas de retención, complementando y equilibrando estos acuerdos con los clientes. El modelo de negocio trata sobre cómo replicar eso en otras ciudades. Está creando una cultura central de la empresa, por lo que no todo depende de los profesionales solos.


Click here to read an English version of this article by Boston Business Journal