Quantcast
0

Familias y amigos disfrutan fin de semana en Revere Beach

Este fin de semana, con casi 95 grados, muchas personas fueron a disfrutar del sol y la playa en Revere Beach, cerca de Beachmont.

Una de las familias que vienen a esta playa seguido para deshacerse del estrés laboral, es la familia Márquez.

“Nosotras venimos cada fin de semana para traer a los niños y para relajarnos mientras agarramos color”, dijo una de las hermanas Márquez.

La familia Márquez viene desde Watertown, y dice que a pesar de la preocupación y miedo que tienen sobre el contagio de COVID-19, siempre desinfectan todo después de llegar de la playa y son bastante cuidadosas cuando se trata de los niños, especialmente con el más pequeño integrante de la familia, un bebé de tan solo 8 meses.

La abuelita de la familia Canseco Torres, que viene desde Nueva York y planea regresar el domingo de la siguiente semana, vino a visitar a su hermano que vive cerca de East Boston.

“Nosotros preferimos ir a diferentes playas de por aquí, para decidir cuál es la mejor cada verano”. .

Por otro lado la abuelita y madre de la familia Morales, de Puerto Rico, contó que ellos vienen desde Bridgewater. Los Morales dicen que les gusta descansar y disfrutar el día en Revere Beach porque es la única playa que han visto donde les da menos miedo contagiarse, ya que la mayoría de las personas parecen mantener una sana distancia.

En cambio para un grupo de amigos colombianos que estaban tomando el sol, el sábado y el domingo son los únicos días que ellos visitan la playa ya que, los viernes parece siempre estar demasiado llena y los visitantes aparentemente no siguen las reglas del distanciamiento social.

“Venimos a relajarnos, a disfrutar un poquito el mar y a distraernos antes de que entremos a trabajar”, dijo Diana Bermúdez.

Romina Calderón, originaria de Brasil, vive actualmente en Dorchester y vino a la playa con su esposo, sus hijos y su sobrino.

Margarita Martínez y su familia, originarios de Colombia y Puerto Rico, vinieron a disfrutar del mar y el sol, ya que solo viven a una hora de la playa.

Una de las preocupaciones de Margarita es que en la playa no hubiera una aglomeración de gente, pero al parecer los domingos son los días que menos hay gente, comparado con los viernes y los sábados. La familia Gonzáles Salazar, que vive en East Boston viene a descansar después de trabajar turnos de hasta 13-14 horas en una fábrica de carpas.

La abuelita, originaria de Colombia, disfruta traer a sus nietos para hacer castillos de arena mientras los cuida y sus hijas descansan antes de volver a la fábrica.

Nacidos en Medellín, Colombia, los amigos Rodríguez y Alarcón vienen cada fin de semana a disfrutar de la playa pero a pesar de que a Rodríguez se le hace un lugar muy seguro, Alarcón dice que se siente igual de insegura en cada playa a la que va.

“Yo siento que mientras estés en una playa es menos probable que te contagies, aunque se sigan las reglas de distanciamiento social, ir a cualquier lugar con mucha gente es correr el riesgo de enfermarte”.

Sin embargo Alarcón, también entiende que nuestra comunidad suele trabajar tanto que es necesario buscar cómo relajarse y la playa siempre es una opción accesible.



En virtud del compromiso con nuestra comunidad, nuestros esfuerzos se han redoblado estos días para cubrir la crisis del COVID-19. Si nos has elegido para informarte, queremos pedir tu apoyo suscribiéndote a nuestro daily desde $2