Quantcast
0

Autoridades colombianas capturan a 234 personas en ofensiva contra la extorsión y el secuestro

Se llevó a cabo en una operación conjunta de la Fiscalía General, Policía Nacional y las Fuerzas Militares

La Fiscalía, la Policía Nacional a través del Gaula y las Fuerzas Militares, articularon esfuerzos y llevaron a cabo con éxito la primera fase de una gran ofensiva judicial contra el secuestro y la extorsión en los municipios más afectados por estos dos delitos.

Por lo tanto, en los últimos meses realizaron 140 allanamientos simultáneos en Bogotá, Medellín y Cali, y en 23 departamentos: Antioquia, Atlántico, Bolívar, Caldas, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Cundanamarca, La Guajira, Guaviare, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Quindío, Risaralda, Santander, y Valle del Cauca.

De acuerdo con la Fiscalía durante el mes de agosto obtuvieron avances significativos, destacándose los siguientes casos:

Departamento de Sucre: golpe al Clan del Golfo

Con la coordinación de una Fiscalía Especializada de Sincelejo, investigadores del Gaula realizaron diligencias de allanamiento y registro en las que fueron capturados 18 presuntos integrantes del ala armada y financiera de la subestructura Héroes del Caribe del ‘Clan del Golfo’, con injerencia en las subregiones de La Sabana y Golfo de Morrosquillo.

La Fiscalía indicó que la organización criminal, inicialmente, visitó fincas. Luego, convocó reuniones con los administradores o dueños de los predios, y les exigió un millón de pesos a cada uno para dejarlos trabajar en las labores propias del campo. Después del primer pago las víctimas recibieron un número telefónico al que debían girar el dinero mensualmente.

“Esta estructura también habría hecho exigencias económicas a ganaderos, comerciantes y agricultores, que oscilaban entre 1 y 20 millones de pesos”, indicó la Fiscalía.

Según el ente acusador, en los procedimientos judiciales fueron detenidos cuatro señalados cabecillas. Uno de ellos es alias Pito Ronco, jefe principal de esta organización en Sincelejo, Sampués y Corozal. Esta persona habría ordenado 24 homicidios ejecutados en el último año.

Magdalena: golpe a Los Pachenca o Conquistadores de la Sierra

La Fiscalía informó que en diferentes diligencias judiciales fueron capturados 17 supuestos integrantes de la mencionada estructura criminal, dedicada al tráfico de estupefacientes, los homicidios selectivos, y el cobro de extorsiones a comerciantes en Magdalena, Cesar y La Guajira.

“Los testimonios obtenidos de las victimas permitieron conocer que esta red delincuencial contactaba a las personas que vendían tierras o bienes, y les pedían el 10 % de cada negocio que realizaban. Asimismo, a los comerciantes y empresarios de la región les fijaron cuotas mensuales para no atentar contra sus establecimientos o propiedades”, señaló la Fiscalía.

Además, la Fiscalía señaló que otra de las modalidades detectadas consistía en retener ciudadanos con capacidad económica y, mediante coacción, presionarlos a pagar y asumir deudas con terceros.

Entre los capturados de este grupo criminal está Jefferson García Arévalo, alias Checheo, quien asumió el control de Los Pachenca tras la muerte de Deimer Patiño Giraldo, alias Ochenta, en una operación realizada el pasado 16 de junio de 2020.

“Los 17 detenidos enfrentan cargos por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; homicidio agravado; concierto para delinquir agravado; extorsión agravada; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego de defensa personal; y lavado de activos”, indicó el ente acusador.

Bolívar: golpe a subestructura José Luis Solano Sepúlveda del Frente de Guerra Darío Castro Ramírez del ELN

En distintos procedimientos judiciales fueron capturadas 17 personas que harían parte de la citada estructura. La Fiscalía indicó que a estos sujetos se les atribuye realizar llamadas amenazantes y extorsivas a los habitantes y empresas mineras de municipios del sur de Bolívar. Dentro de los detenidos se encuentra Dairys Palomino Salas, alias Picho Palomino, cabecilla de zona en Barranco de Loba (Bolívar).

“Esta subestructura sería la responsable de pedir sumas de dinero a los ganaderos, mineros y comerciantes. Las exigencias eran de 5 y 10 mil pesos por cada semoviente que tuvieran en sus predios, y entre el 10 y 15% por la producción minera en los entables”, agregó la Fiscalía.

Cali: Golpe a organización delictiva conocida como las Palmas o Haitianos

En 30 diligencias de allanamiento y registro fueron capturados 14 integrantes de la citada organización y aprehendidos seis menores de edad, quienes estarían involucrados en extorsiones a los habitantes y comerciantes del sector Comuneros ll, en Cali.

“Los cobros ilícitos los hacían diariamente de forma presencial. Por vivienda pedían 45 mil pesos y por establecimiento comercial entre 50 y 80 mil pesos. A las víctimas que cumplían con las cuotas les entregaban un recibo o constancia que confirmaba el pago, y a quienes no entregaban el dinero les marcaban las puertas de las casas con letreros amenazantes, les dejaban panfletos o los intimidaban con armas de fuego”, explicó la Fiscalía.

También se indicó que la organización delictiva las Palmas o Haitianos estaría vinculada a dos homicidios, dos casos de desplazamiento forzado y un atentado terrorista contra una patrulla de la Policía Nacional, en hechos ocurridos el pasado 28 de mayo 2020.

Los detenidos son procesados por extorsión, concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego, terrorismo, lesiones personales, hurto calificado, desplazamiento forzado, y tráfico de estupefacientes.

Valle del Cauca: Golpe a la organización delictiva Los Mellos

Tres señalados integrantes de esta organización fueron capturados por la extorsión, venta de estupefacientes y hurtos en el barrio Pueblo Nuevo de Buenaventura.

La Fiscalía señaló que la investigación inició con la denuncia de una empresa afectada por las presiones y exigencias económicas a sus transportadores, quienes eran interceptados por hombres armados que les pedían 500 mil pesos a cambio de llegar cumplir con las entregas de alimentos. A los empleados los amenazaban con afectar su integridad, quemarles los camiones o robarles las pertenencias. Las exigencias económicas oscilaban entre 50 mil y 200 mil pesos.

Con información de Semana