Quantcast
0

Tu salud bucal y la diabetes

El mal control de la diabetes genera la disfunción de las glándulas salivarías y el sentido del gusto

Foto: FreePik.

Qué importante es cuidar el sentido de la vista, del tacto, el oído, el olfato, y el sentido del gusto. Hay muchas enfermedades que pueden afectar estos sentidos y una de las más comunes es la diabetes. Mucha gente sabe que la diabetes afecta a la vista y el sentido del tacto, pero tal vez no le hemos puesto tanta atención a lo que genera en el sentido del gusto y, aún más, la salud bucal.

La diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el nivel de la glucosa en la sangre, también conocido como el azúcar en la sangre, es demasiado alto por defectos en la capacidad del cuerpo para producir o usar insulina. Existe la diabetes tipo 1, tipo 2, y gestacional.

La diabetes tipo 2 conforma el 90-95% de todos los casos y puede desarrollarse cuando hay sobrepeso, presión elevada, inactividad física o en personas con más de 45 años.

En los Estados Unidos, desde el año 2015, se estima que 30.3 millones de personas (9.4% de la población) tiene diabetes. Entre los hispanos, en promedio, casi 7 millones (12% de la comunidad) padecen la enfermedad, comparado al 7.4% de personas blancas no hispanas.

La diabetes afecta el sistema cardiovascular, de nervios, los riñones, la visión, la piel, la salud mental, la salud bucal, y la salud sexual y reproductiva. Esto se traslada a severas consecuencias que incluyen muerte prematura, perdida de la vista y dentadura, enfermedad del corazón, derrames, insuficiencia renal, y las amputaciones. Desafortunadamente, en la gran mayoría de casos la diabetes no se puede curar, pero sus efectos dañinos al cuerpo pueden ser disminuidos y retrasados en gran medida si hay un buen control de los niveles de la glucosa en la sangre. Para controlar la enfermedad se puede comenzar con una buena dieta, medicaciones, perdida de peso y ejercicio.

Te puede interesar: El “Tiempo es Cerebro” cuando se habla de los infartos cerebrales

Ahora bien, hablemos sobre la salud bucal. Esta no solo se relaciona con los dientes, sino también con la encía, los tejidos de apoyo, el paladar duro y el suave, la lengua, el recubrimiento mucoso de la boca y de la garganta, los labios, las glándulas salivales, los músculos para masticar y la mandíbula. Está bien documentado que la gente con diabetes tiene un mayor riesgo a las siguientes complicaciones relacionadas con la salud bucal: periodontitis, disfunción de las glándulas salivarías, disfunción del sentido del gusto, mayor incidencia de infecciones orales, retraso en la curación de heridas, caries, y pérdida de los dientes a una edad temprana.

La periodontitis es una inflamación severa que causa la separación de las encías de los dientes a causa de una bacteria, infectando y creciendo en el espacio entre el diente y la encía. La periodontitis que no es tratada a tiempo resulta en la destrucción del hueso y tejido alrededor de los dientes. Este tipo de infección puede causar que haya mayor sensibilidad en los dientes y que comiencen a moverse o que se caigan.

El mal control de la diabetes empeora la periodontitis porque el sistema inmunológico está disminuido y causa que esta infección no frene tal como debería. El efecto no solo es en una dirección, sino que la periodontitis también puede empeorar el control de la diabetes porque cualquier infección en el cuerpo hace mas difícil bajar los niveles de azúcar. Entonces, hay que tomar muy en cuenta que controlar el nivel de azúcar en la sangre ayuda a tener encías sanas y, viceversa, tener encías sanas ayuda a controlar el azúcar en la sangre y sus efectos sobre los otros sistemas del cuerpo.

La disfunción de las glándulas salivarías y el sentido del gusto, que también puede ocurrir con el mal control de la diabetes, es importante reconocer. La saliva tiene los efectos de hidratar la boca, combatir los gérmenes, limpiar los dientes, y proteger las papilas gustativas. Al disminuir la función de las glándulas a causa de la diabetes, es posible ver el efecto de boca seca, mas caries, y alteración en el sentido del gusto. El cambio del sentido del gusto puede afectar la calidad de la dieta porque la gente suele poner mas azúcar o condimentos para percibir el mismo nivel de sabor que antes tenían cuando su sentido del gusto era normal.

En conclusión, la diabetes es una enfermedad que puede tener graves consecuencia sobre la calidad y duración de vida si no hay buen control de los niveles de azúcar. Muchos ya sabemos que la enfermedad puede controlarse con más ejercicio, comidas más saludables y con menos azúcar, medicaciones, y visitas a su doctor. Asimismo, es muy importante poner atención a la salud bucal. No hay que olvidar cepillarse como mínimo dos o más veces al día, usar hilo dental diariamente, y visitar al dentista para controlar cualquier enfermedad bucal antes que empeore. Cuidar tu salud bucal es cuidar tu salud en general y en recompensa tendrás una mejor calidad de vida, con el gusto de poder saborear y disfrutar de tus comidas al máximo, por más tiempo.