Quantcast
0

El venezolano Eduardo Rodríguez es una buena noticia cada vez que lanza

El zurdo ponchó este sábado a 12 hombres por tercera vez en su carrera y por primera ocasión en esta zafra. Aunque se aleja su posibilidad de ganar 20 juegos, es el mejor en el staff bostoniano
Eduardo Rodríguez / EFE

Eduardo Rodríguez / EFE

Hay una medida de cuán fantástica es la temporada del zurdo venezolano Eduardo Rodríguez.

La campaña del dominicano Rafael Devers es brillante. Xander Bogaerts es uno de los campocortos con mejor ofensiva en el beisbol. J.D. Martínez vive otro estupendo año. Y ninguno de ellos iguala el WAR de E-Rod. De hecho, únicamente hay un miembro de los Medias Rojas por encima del pitcher suramericano en ese renglón, que toma en cuenta el aporte estadístico de cada pelotero. Uno.

Mookie Betts, el defensor del premio al Jugador Más Valioso, posee mejor WAR que Rodríguez. Nadie más. Y Betts tiene la ventaja de que salta al campo todos los días. Su compañero lo hace cada cinco jornadas.

El mejor abridor de Boston este año volvió a lucirse este sábado. Se fajó en Filadelfia con Aaron Nola y, aunque se fue sin decisión, ayudó a que la tropa de Alex Cora se llevara la victoria con pizarra de 2 por 1.

Por quinta vez en su carrera y tercera oportunidad en esta justa logró la doble figura de ponches. Pasó por las armas a 12 contrincantes, uno menos que su tope personal. Aisló cuatro hits, un boleto y una rayita en 6.2 entradas. Mejoró a 3.64 su efectividad.

Algo bueno está surgiendo de este torneo para el olvido: la certidumbre de que los patirrojos tendrán un as en Rodríguez, cuando retomen la acción en 2020.

Ya es cuesta arriba que termine con 20 triunfos. Necesita comenzar tres cotejos, cosa que es factible, pero debe ganarlos todos. Y eso no depende enteramente de él. No ha podido ganar en sus últimas dos salidas, a pesar de poner 1.42 de efectividad y aislar dos anotaciones en casi 13 innings. Su récord es de 17-6.

En sus más recientes seis cotejos reúne 38.2 actos y tiene 1.16 de promedio. Le faltan apenas 11 abanicados para su primera cosecha de 200. Necesita 14.2 pasajes para llegar a los dos centenares también en ese conteo. Está en su mejor momento, a los 26 años de edad.

Es una buena noticia cada vez que trepa al morrito.