Quantcast
0

Trump reconsidera las deportaciones con problemas de salud severos

El mes pasado, había cancelado un programa que había beneficiado a miles de inmigrantes que requieren tratamiento médico para afecciones complejas

Uno de los cambios recientes a las políticas migratorias de la administración de Trump fue la decisión de eliminar la Acción Diferida Médica, un programa que permitía a los inmigrantes un permiso de estancia legal mientras se llevan a cabo tratamientos médicos especiales.

Esta medida causó consternación entre los demócratas y la comunidad de inmigrantes y activistas a nivel local y federal. Sin embargo, probablemente tras la presión, la administración de Trump ha anunciado este Labor Day que se reconsiderará la continuidad del programa en algunos casos.

Miles de inmigrantes enfermos se han beneficiado del programa, incluidos niños con condiciones de salud potencialmente mortales. La política afectaría a unos 40 pacientes en Massachusetts y 1000 a nivel nacional.

Sin notificar nada públicamente, la administración había dejado de permitir que ciertos inmigrantes se quedaran en el país para recibir tratamientos médicos, un cambio de política que entró en vigencia silenciosamente el 7 de agosto. Ahora los empleados de inmigración reconsiderarán algunas solicitudes que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) había negado recientemente, siempre que estuvieran pendientes a fecha del 7 de agosto.

Los senadores de Massachusetts Ed Markey y Elizabeth Warren y la representante Ayanna Pressley enviaron una carta a la administración exigiendo documentos internos que justifiquen su decisión de terminar repentinamente con este programa, que permite a ciertos extranjeros elegibles residir en Estados Unidos legalmente mientras reciben atención médica por afecciones complejas.

Los abogados de algunos de los inmigrantes habían comenzado a informar a las familias que ya no consideran las solicitudes de acción diferida, y que las familias deben abandonar el país dentro de los 33 días, según reportó esta semana el Boston Globe. El cambio se aplica a niños y adultos con cáncer, fibrosis quística, VIH, epilepsia y otras enfermedades.

"Esta regla es un ejemplo perfecto de la crueldad y la intolerancia sin sentido que impulsan a esta administración", dijo Eva A. Millona, directora ejecutiva de la Coalición de Defensa de Inmigrantes y Refugiados de Massachusetts (MIRA).

Pero el cambio inesperado de la administración podría representar un alivio temporal para algunos inmigrantes y sus familias que recientemente solicitaron esta medida.

Patricia Montes, directora ejecutiva de la organización Centro Presente, opina que "bajo este régimen actual estamos viendo un aumento de la crueldad flagrante y la imposición de dolor y sufrimiento emocional y físico utilizados cínicamente para manipular a las personas con fines políticos".

"Nuestro gobierno federal debería ayudar a los inmigrantes pobres a satisfacer sus necesidades básicas, no desalentarlos intencionalmente de buscar atención médica, que es lo que hace esta terrible política", dijo Matt Selig, director ejecutivo de Health Law Advocates (HLA). "Continuaremos trabajando duro con nuestros aliados en Massachusetts y en todo el país para ayudar a los inmigrantes a recibir la atención médica que necesitan".