0

Juicio de Tony Hernández: un escándalo que define a Honduras como narcoestado

Uno de los detalles pintorescos de este juicio es que el jurado pareciera no aburrirse
JUSTICIA. Se espera hacer justicia con el caso

JUSTICIA. Se espera hacer justicia con el caso

Un exalcalde de que reconoció estar vinculado a 58 asesinatos, un expresidente de la República que envió un contingente del Ejército hondureño a la frontera para proteger y prestar seguridad a unos narcos asociados de Joaquín El Chapo Guzmán que —a su vez— eran los financistas de las campañas presidenciales del partido Nacional; un jefe de Estado en ejercicio que se reunión con los capos, recibió millones de dólares del narcotráfico y ordenó pagar sobornos para que los diputados votaran por él, es lo que define a un "Narcoestado", y lo que se escuchó este lunes en el cuarto día del juicio del ex-político, Juan Antonio "Tony" Hernández que se realiza en la Corte Federal de Manhattan.

Juan Orlando Hernández y Pepe Lobo, presidente y expresidente de Honduras señalados en el juicio de Tony Hernández por sus supuestas vinculaciones con el narcotráfico

Durante la audiencia se pudo apreciar el proceso de descomposición política y social que vive el país centroamericano que está en el ojo del huracán por las acusaciones por delitos de narcotráfico a parte de la cúpula política. En su testimonio, Alexander Aldón, ex alcalde de El Paraíso en el Departamento de Copán, describió una reunión donde Tony Hernández, conversó con Joaquín el Chapo Guzmán y recibió directamente del exlíder del cártel de Sinaloa un millón de dólares en billetes de $50 y 100$ que venían empaquetados en plástico en pacas de 50 mil y 100 mil dólares. El relato es digno de una serie de Netflix. Ardón contó cómo contaron el dinero mientras el acusado "argumentaba" que se usaría para pagar la campaña presidencial del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández en 2013.

Amilcar Alexander Ardón aseguró que la entrega del dinero ocurrió en una reunión en el Paraíso, Copán a la cual asistieron —además de él y Tony Hernández— "Don Amado", Mario Calix, Mervín Pinto, Hugo Ardón, el Primo, Otto Salgueiro y el mismísimo "Chapo" Guzmán.

Contó Ardón que en una mesa Guzmán le pidió a Tony Hernández su número de teléfono. "El Chapo pidió a Don Amado que fuera al carro a buscar el dinero y se lo entregó diciéndole que le dijera a Juan Orlando Hernández que era para su campaña", acotó el ahora testigo de la fiscalía neoyorquina.

Mientras Ardón hablaba frente al jurado se podía observar a Tony Hernández, quien vestía un traje azul oscuro, pasando notas a su abogado com quien se comunica a través del sistema de traducción de Google.

Uno de los detalles pintorescos de este juicio es que el jurado pareciera no aburrirse. Sigue con atención todos los testimonios. Por su parte, el Juez Kevin Castel suele hacer comentarios jocosos que arrancan risas de los presentes. El magistrado está alerta a cualquier exceso de las partes, no permite repreguntas u objeciones sin base y empuja a los fiscales y defensa para que el proceso se cumpla dentro del calendario planificado que son entre 10 y 12 días.

El criminal, vestido de uniforme de prisionero color beige, manifestó que Tony Hernández siempre se presentaba a las reuniones armado "con pistolas y fusiles de asalto".

Tony Hernández y Ardón se conocieron en 2008 en Copán, Honduras y trabajaron juntos desde el 2010 hasta noviembre de 2018, cuando Tony Hernández fue arrestado en Miami, Florida. "En principio me ayudaba ofreciéndome información" y luego "nos asociaron en la compra venta de cocaína". Juntos habrían negociado entre 30 a 40 toneladas de cocaína que tenían como destino final los Estados Unidos, declaró el testigo.

Ardón sostuvo que le compraba cocaína a Tony Hernández, de la pagada a 10 mil dólares el kilo y que él sólo se ganaba 1000 dólares por moverla desde su territorio en Honduras hasta la frontera con Guatemala. Confesó que fue en 2011 cuando vió por primera vez los kilos con la marca TH que corresponde al acusado.

El ex-alcalde y narcotraficante dijo que Tony Hernández siempre estaba armado con pistolas, fusiles AR 15 modificados y pistolas. En varias oportunidades le mostró fotografías de armas sofisticadas, entre ellas un fusil de asalto de alto poder M-60. "Me dijo que esa arma se traspasaba a los carros blindados", aseguró.

El testigo afirmó que había tenido reuniones frecuentes con Tony Hernández, con el Chapo Guzmán y que estaba asociado a Wilter Blanco, otro narco hondureño condenado a más de dos décadas de prisión en la Florida.

Joaquín El Chapo Guzmán

Ardón y Blanco se asociaron en 2004 para el negocio de la compra y venta de cocaína. Dijo que Blanco —quien controlaba el Departamento de Gracias a Dios, Colón y Atlántida— le brindaba seguridad a las drogas de Ardón y a las de Tony Hernández. Los dos narcos mantuvieron su sociedad hasta el arresto de Blanco ocurrido en 2016 en Costa Rica.

Asimismo, Ardón aseguró que había conversado con Tony Hernández sobre el cártel de "los Cachiros" en 2010. El acusado le preguntó si no tendrían problemas para pasar la droga por los departamentos controlados por "los Cachiros", que se extendían a Colón, partes de Gracias a Dios y Olancho hasta la ciudad de San Pedro Sula, pero Ardón le dijo que ese territorio también estaba bajo el control de Wilter Blanco, su socio.

Asimismo, mencionó que una parte del Departamento de Colón, (El Espíritu) estaba controlado por el cártel de los hermanos Valle Valle, con quienes Ardón también estaba asociado. "Yo les vendía y les cobraba la pasada por El Paraíso", lugar donde él (Ardón) era alcalde.

Ardón aseguró que Tony Hernández le había informado que tenía un laboratorio en Lempira para "reconstruir los kilos" de cocaína que llegaban destruidos.

Tanto Ardón como Tony Hernández trabajaron con Ramón y Otto Salgueiro, unos narcotraficantes que formaban parte de la organización del Chapo Guzmán y manejaban "el negocio" en "Los Amates" en Guatemala,

Ardón aseguró que se había reunido con el "Chapo" en 6 oportunidades. La primera vez que lo vió fue en 2007 y desde esa fecha y hasta el 2013 sostuvieron 6 encuentros. Durante ese período participó con el "Chapo" en varios negocios de transporte y venta de cocaína, entre los que destacó el conocido por unos camiones que tenían el nombre del canal de televisión mexicano "Televisa" que viajaban por territorio centroamericano, cargaba la cocaína en "Los Amates" en Guatemala y transportaban la droga hasta México.

En 2007, el "Chapo" le dijo a Ardón en una reunión que se realizó en el Paraíso que estaba usando los camiones "Televisa" para transportar la cocaína. Y así, explicó que dichos vehículos podían llevar 6000 kilos de cocaína y hacían la ruta hacia los Estados Unidos. Tanto Tony Hernández con Ardón surtieron al "Chapo" de unos 2000 kilos de cocaína. Entre 2007 hasta 2013 se le entregaron al Chapo 6 cargamentos para ser transportados en los camiones "Televisa".

Tony Hernández proveyó cocaína para los mencionados camiones por primera vez en 2011.

Entre 2007 y 2013, la droga se entregaba al Chapo en "Los Amates" con los hermanos Salgueiro y se llevaba desde Honduras en camiones ganaderos, "una vez al mes y a veces dos, en cargamentos de 500 y 1000 kilos". En otras oportunidades, llevaban envíos de 750 a 780 kilos de cocaína en volquetas.

Tony Hernández prestaba seguridad a los cargamentos y a los narcotraficantes por medio de su primo, agente de policía, Juan Carlos Bonilla Valladares, alias "El Tigre" y otros miembros de la policía hondureña.

Ardón aseguró que pagó a Tony Hernández $50 por kilo por su servicio de seguridad.

En el testimonio se aseguró que Tony Hernández habría sido el autor intelectual de dos asesinatos, uno de un colaborador conocido como el Chino, que cayó preso y el acusado tenía miedo que hablara porque tenía mucha información, y el otro narcotraficante llamado Franklin Arita que no quería que la cocaína del acusado y de Ardón pasara por su base en Santa Rita de Copán. "Tony Hernández me dijo que había que asesinarlo y que él iba hablar con su primo el Tigre Bonilla". El hombre fue asesinado a los tres días.

El ejército de Honduras cuida los narcos

Otro detalle que asombró fue una conversación que sostuvo Ardón con el Chapo en 2012 en Guatemala, donde salió a relucir un poderoso narco de nombre Jairo Orellana que le había robado unos cargamentos a Guzmán y había amenazado con apoderarse de la frontera con Honduras. Fue entonces cuando el Chapo aseguró que Orellana no se iba a lograr su cometido porque yo iba hablar con el presidente Pepe Lobo para que nos diera protección en la zona fronteriza.

Ardón se comunicó con Tony Hernández para que les brindaran la protección necesaria, y éste le respondió que sólo el presidente Lobo podría hacerlo. Yo hablé con el presidente Pepe Lobo sobre la situación y él me envió dos camiones con 120 soldados del Ejército de Honduras al Departamento de Copán para que nos dieran seguridad y protección. Los soldados estuvieron dos meses en la zona de la Playona, estaban armados con M16, M60 y basucas. Jairo no se apoderó del territorio y el negocio siguió su rumbo.

Sobornos millonarios para las campañas

Ardón dijo que había pagado dos millones de dólares en sobornos para financiar las campañas de 2009 del expresidente Pepe Lobo y Juan Orlando Hernández, cuando éste era candidato para la presidencia del Congreso.

Asimismo, aseguró que había pagado coimas a legisladores de su Departamento —en nombre de Juan Orlando Hernández— para que pudiera reunir suficientes votos para convertirse en presidente del Congreso en 2010.

Ardón afirmó que había entregado a Hernández 1.5 millones de dólares en financiamiento del narcotráfico para su campaña presidencial de 2013. Igualmente, para su reelección en 2017 habría entregado 50 mil dólares.

Todos los pagos que Ardón hizo a los funcionarios del gobierno y políticos del Partido Nacional fueron a cambio de protección "y para evitar ser extraditados a los Estados Unidos".

Sobre el testigo

Ardón se entregó a las autoridades de EE. UU.

Ardón (43) alias "Chante" y "AA" se entregó a las autoridades norteamericanas en marzo de 2019, y se declaró culpable de cuatro cargos: Conspirar para manufactura, traficar y distribuir cocaína y metanfetaminas a gran escala; ser miembro de una organización criminal; posesión y uso de armas de fuego, posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos, y lavado de dinero.

Frente al jurado, Ardón reconoció ser responsable de 56 asesinatos.

Entre 2002 hasta 2019, Ardón habría distribuido unas 250 toneladas de cocaína junto a familiares que participaron en la industria criminal entre quienes nombró a su hermano Hugo Ardón, Leonel Leiva, Oscar Leiva, Melvin Pinto, Jonny Caballero, entre otros.

El presidente de Honduras niega los señalamientos

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández ha negado de manera tajante los señalamientos en su contra y asegura que no ha recibido dinero de ningún narcotraficante. Por su parte, los abogados de Tony Hernández sostienen que las acusaciones en contra de su cliente y de su hermano carecen de evidencias.