Quantcast
0

Un testigo busca condenar a más de 600 pandilleros de la MS

Un testimonio describe con detalle la operatividad en los últimos tres años
EL SALVADOR. El apoyo que la Fuerza Armada da a la Policía en el combate de la criminalidad y las pandillas se remonta hasta 1994 con el plan Guardianes, pero la violencia criminal se ha mantenido a través de los años

EL SALVADOR. El apoyo que la Fuerza Armada da a la Policía en el combate de la criminalidad y las pandillas se remonta hasta 1994 con el plan Guardianes, pero la violencia criminal se ha mantenido a través de los años

La mayor y compleja investigación que la Fiscalía y la Policía ha realizado en los últimos cuatro años está sostenida en la declaración de un testigo que ha tenido la capacidad de identificar con apodos y nombres, a cada uno de los más de 600 pandilleros acusados de más de una treintena de trasiegos de droga, decenas de compras de armas de fuego, homicidios y otros delitos que la Mara Salvatrucha cometió a nivel nacional e internacional.

El declarante, quien es un cabecilla de la pandilla identificado en el proceso judicial como Noé, relata los detalles exactos de las riquezas de todos los mareros acusados en el proceso, tipos de carros que poseen, lujos con que viven, propiedades, dinero, ruta de movimiento y zonas de operatividad.

Con la declaración del testigo como principal prueba, las autoridades pretenden que un juez especializado de sentencia condene a los principales cabecillas que están presos en el penal de máxima seguridad, conocido como Zacatraz y a todos sus principales colaboradores por haber cometido los delitos de homicidio agravado, organizaciones terroristas, proposición y conspiración de homicidio agravado, actos preparatorios proposición y conspiración de actos de terrorismo, homicidio agravado, agrupaciones ilícitas, tráfico de armas y otros ilícitos.

La mayor investigación de la Fiscalía contra los cabecillas jefes de la MS descansa en ese testimonio que describe con detalles la operatividad en los últimos tres años.

Según los documentos judiciales, entre ellos la acusación judicial C/B-13-2018 (5-7), el testigo Noé involucra a más de 40 cabecillas de la MS de haber conspirado y ordenado desde el penal de Zacatraz, varios homicidios cometidos contra integrantes de su misma pandilla y otras personas particulares.

Entre los acusados está el principal cabecilla a nivel nacional de la Mara Salvatrucha desde hace más de 25 años, Borromeo Enrique Henríquez, alias El Diablito de Hollywood y sus compañeros de prisión Saúl Antonio Turcios, (a) El Trece; Arístides Dionisio Umanzor, El Sirra; Edson Sachary Eufemia, El Spyry de Park View; Helmer Canales Rivera, El Croock de Hollywood; Ricardo Adalberto Díaz, El Rata de Leedwards; Carlos Tiberio Valladares, El Snayder y otros pandilleros que también participaron en la tregua entre las pandillas y el gobierno del expresidente Mauricio Funes.

La vista pública está programada para este lunes 7 de octubre y se tiene previsto que termine hasta el 1 de noviembre. Para su realización se harán varias conexiones de videoconferencias en los centros penales de Izalco, Zacatraz y otras cárceles, ya que muchos de los imputados están en prisiones que tienen restringidas las salidas por parte del gobierno.

Según los documentos en poder de El Diario de Hoy, el testigo Noé brindó su declaración durante 32 horas seguidas en las que recordó las identidades de los pandilleros que componen los 249 clicas (grupos) que tiene la estructura criminal dispersados en todo el país. En cada “programa” aseguró quién lo lideraba, su apodo y descripción física de cada uno de los pandilleros que superan los 600.

La operatividad de la MS en El Salvador

El declarante asegura que conoce quién es el pandillero que tiene el control de los pandilleros que operan en las playas de San Miguel, el centro de La Unión, en las montañas de Morazán, el centro de San Vicente, Zacatecoluca, el centro de San Salvador, La zona costera de La Libertad, Sonsonate, y todo el departamento de Ahuachapán, entre otros lugares.

Agrega que sabe los tipos de tatuajes de muchos pandilleros procesados en el referida investigación y los lugares del cuerpo donde los tienen.

Por ejemplo, Noé asegura que un pandillero apodado El Colmena del Park View, fundó una clica en el municipio de Chapeltique, se hace pasar como ganadero, tiene dos casas, cinco carros, entre camionetas y pick up, vende medio kilo de cocaína, lo que le genera dos mil dólares mensuales, ordena varios robos en la zona y solo en efectivo, El Colmena tiene 200,000 dólares como parte de sus negocios y cobro de extorsión en toda la zona que domina. Así como la operatividad del referido marero, Noé describe a muchos pandilleros.

Con el testimonio del testigo la Fiscalía pretende demostrar que la MS es una organización terrorista que está distribuida en todo el país y se dedica a cometer delitos a través de órdenes desde sus cabecillas.

El declarante logró detallar 28 casos donde están incluidos, compra y venta de droga en Sonsonate, cantidades exactas de armas compradas desde Guatemala y luego distribuidas en todo El Salvador.

Subrayó los precios exactos y cantidades de fusiles, marcas y otros detalles. Compra y distribución de vehículos para la pandilla.

Agrega que en 2016, los cabecillas ordenaron que en todo el país, se tenía que recolectar 2 millones de dólares aproximadamente como parte de la extorsión exigida a negocios y personas particulares, sin embargo, la estructura solo logró reunir 470 mil dólares.

Aunque en varios casos de homicidios, Noé no estuvo presente, testificó en su declaración los nombres exactos y apodos de las pandilleros que participaron en los hechos. El declarante vincula a los pandilleros que pertenecen a la ranfla nacional (cabecillas) presos en Zacatraz, cómo ordenaron y planificaron los hechos de violencia.

Además, detalla la forma de comunicación a través de celulares que tenían entre varios pandilleros de diferentes cárceles con mareros que estaban en libertad. Los mareros enlazaban en llamadas múltiples, según su declaración.

El ministerio público incluye junto a la declaración del testigo, dos testimonios más que individualiza a varios procesados en casos cometidos en el oriente del país. Pero no amplios como lo hace Noé.

También incorpora las declaraciones de investigadores que declaran los procedimientos de las capturas y los procesamientos de los homicidios, así como la prueba documental, entre actas de procedimientos de cadáveres y otra prueba documental.

La Fiscalía tiene como prueba algunas bitácoras de llamadas que realizaron los imputados para planificar y cometer los homicidios.

Con información de El Salvador