0

Recae Dustin Pedroia, en medio de cierta polémica sobre su salud

El veterano segunda base de los Medias Rojas regresó Boston antes de completar su rehabilitación en las Menores. Al parecer su recaída no es grave, pero prensa y ex compañeros salieron en su defensa

Los Medias Rojas ganaron la última Serie Mundial sin el concurso de Dustin Pedroia y dejaron bien atrás el slump inicial que sufrieron en esta temporada sin que su presencia resultara decisiva. Pese a ello, miembros de la prensa y hasta antiguos compañeros salieron en su defensa este lunes, ante lo que consideran ataques injustos de fanáticos impacientes al conocer las últimas noticias sobre su salud.

Pedroia estaba en las Ligas Menores, cumpliendo su rehabilitación física, cuando este fin de semana sufrió una recaída. Nuevas molestias en la rodilla operada hicieron que fuera llamado a Boston, lo que al parecer causó cierto revuelo en las redes sociales.

El Novato del Año de 2007 fue uno de los mejores en su posición en las Mayores mientras jugó sin limitaciones. Ahora que tiene 35 años de edad y el camino se le ha puesto cuesta arriba, cuesta imaginarle reverdeciendo laureles en la intermedia del Fenway Park. Pero él insiste en tratar.

Periodistas del sitio Mass Live, de MLB.com y de WEEI respondieron a aficionados que consideran acabado al veterano, clave en las conquistas de los patirrojos en 2007 y 2013, Jugador Más Valioso en 2008 y emblema indiscutible de la franquicia.

Hasta Kevin Youkilis, antesalista de aquellos competitivos clubes de la década pasada, metió baza en el asunto, al asegurar que, a su juicio, siempre serán más quienes guarden de buen modo las memorias del infielder, descartando las opiniones de quienes le prefieren ver retirado ya.

Un reporte del Boston Globe aseguró que la situación de Pedroia no es grave y que simplemente necesita más tiempo en las sucursales de la divisa, por lo que era necesario parar el proceso actual y, tras chequearle, enviarle de nuevo a Doble A. Esto, porque un pelotero no puede sobrepasar los 20 días continuos en rehabilitación y a él, que le queda sólo una semana de ese tope, le hace falta más tiempo que eso, por lo que el reloj volverá a contar a partir de cero una vez que regrese al Portland.

El tiempo dirá.