0

Este De Ahora Sí Es Chris Sale Y Estos Sí Son Los Medias Rojas

El número uno de la rotación bostoniana tiró su mejor juego de la temporada, consiguió un histórico inning con nueve pitcheos para tres ponches y ratificó el gran momento que vive, lejos ya el slump
Chris Sale enfila hacia el home en el primer encuentro de la Serie Divisional entre los Medias Rojas y los Yanquis, en el Fenway Park

Chris Sale enfila hacia el home en el primer encuentro de la Serie Divisional entre los Medias Rojas y los Yanquis, en el Fenway Park EFE

Chris Sale hizo una inusual confesión hace casi cuatro semanas: “Estoy avergonzando a mi familia y a los aficionados de los Medias Rojas”.

La inesperada exclamación, por sincera, que el pitcher número uno de Boston realizó delante de los reporteros, luego de otra mala salida, anticipó el mejor período para el zurdo en la actual temporada. Y el equipo lo celebra, porque gracias a eso, y al resto de los factores finalmente alineados, la tropa de Alex Cora por fin tiene tantos triunfos como derrotas.

Es un balance auspicioso, después de tantos tropiezos entre marzo y abril.

Sale lanzó este miércoles uno de los mejores juegos de su carrera y sin duda el mejor de 2019. Se fue sin decisión, pero durante ocho innings trabajó en blanco, coqueteó con el no-hitter hasta el sexto, ponchó a 14 rivales y no entregó boletos. Al final, los patirrojos se impusieron en entradas extras.

Y aunque ganar es importante, pues la novena con sede en el Fenway Park finalmente tiene marca de .500 en la tabla de posiciones, más importante en el largo plazo era que el zurdo se sintiera y mostrara como el monticulista que Cora y la ciudad entera saben que puede ser.

En las cuatro presentaciones que siguieron a su confesión, Sale ha recorrido 26 actos, con 1.73 de efectividad y 42 abanicados. Brillante.

El séptimo pasaje del duelo en el Candem Yard, ante los Orioles, fue el mejor ejemplo de que los astros se están alineando, como tanto deseaba la fanaticada. Fue en ese instante cuando el veterano consiguió tres fusilados con el mínimo necesario de nueve pitcheos. Un inning inmaculado. Una rareza tan difícil de lograr, que apenas habían conseguido cuatro serpentineros antes que él: el legendario Pedro Martínez, Clay Buchholz, Craig Kimbrel y Rick Porcello.

El libro de récords lo confirma. Este de hora sí es Chris Sale. Y Boston lo festeja, mientras empieza a acercarse a la segunda casilla de su división, una conquista necesaria para después empezar a pensar en el ansiado primer lugar.