0

Mujer fue acosada por conductor de Uber en Boston

La víctima logró la aprobación de una orden de restricción contra el acusado
Foto: PxHere

Foto: PxHere

Una mujer fue víctima de acoso por un chofer de Uber tras usar el servicio de transporte entre su casa y Prudential Center.

Luego de que la mujer de 34 años llegara sana y salva a su lugar de destino, el hombre le ofreció una tarjeta con su número y la invitó a salir. Sin embargo, la pesadilla de la víctima solo comenzaba ahí.

A partir de ese momento comenzó a ser acosada por el señor de 62 años, quien le dejaba notas en la puerta de su casa, o la esperaba en la entrada para encontrarse con ella. En una ocasión la persiguió hasta el Public Garden. La excusa de su aproximación siempre fue la de pedir disculpas por invitarla a salir, pero con la insistencia de que la oferta estaba abierta y que solo quería que fuese su amiga.

La mujer optó por llamar a la policía e incluso dormir unos días fuera de su casa para evitarlo. Finalmente fue a la corte para apelar por una Orden de Prevención de Acoso, herramienta legal que sirve para proteger a alguien de una persona que lo está acosando o agrediendo sexualmente. El orden requiere tres o más ocurrencias. En casos de asalto o violencia sexual, requiere solo uno.

De acuerdo a la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica, una de cada seis mujeres ha sido acosada en su vida. Sin embargo, tienen que demostrar que tienen miedo para ser protegidas. Acusar a un acosador no es suficiente, y rechazarlo amablemente tampoco hace el trabajo. En el caso de Massachusetts, el presunto culpable debe violar el espacio de la víctima al menos tres veces antes de que un tribunal tome medidas.

El viernes 19 de abril, 19 días después de que se encontró con el conductor, la mujer llevó el caso a la corte. El conductor se presentó con una abogada, una mujer con el mismo apellido que él.

La alegación de la abogada del acusada fue que la víctima realmente no tenía miedo sino simplemente "estaba incómoda", y utilizó el hecho de que el hombre se disculpó y que la mujer fue amable con él como prueba de que el chofer no era realmente peligroso.

Sin embargo, Uber prohíbe la conducta sexual entre pasajeros y conductores. Como se describe en los lineamientos de la comunidad de la compañía, se prohíbe el coqueteo, el chofer no debe preguntar sobre el estado de la relación de una persona, no debe comentar la apariencia física, no puede haber contacto no deseado después del viaje.

Luego de luchar contra el sistema, finalmente se otorgó la Orden de Prevención de Acoso. El conductor no debe ponerse en contacto con ella, debe mantenerse alejado de su hogar, su trabajo, y a 150 yardas de distancia de ella, durante un año. Para extender la orden, ella tendrá que pasar por el proceso nuevamente.

Según las descripciones de la víctima, el carro en el que se transporta el acusado es un Lexus RX, y el chofer es de piel blanca con cabello canoso.

Con información de The Boston Globe