0

El Camino De Gersson Rosas Para Ser El Primer Colombiano En Comandar Un Equipo De La Nba

El bogotano fue nombrado presidente de operaciones de los Minnesota Timberwolves, siendo el primer latino que llega a este puesto. Esta es su historia.

Cuando el bogotano Gersson Rosas entró a la Universidad de Houston, lo hizo con la ilusión de algún día poder llegar a jugar a la NBA. Sin embargo, solo unos pocos privilegiados pueden cumplir el objetivo de estar en la liga más importante de baloncesto del mundo, y por eso Rosas decidió seguir el camino como técnico, y no como jugador.

Más de 20 años después, el colombiano no solo cumplió su objetivo de ocupar un sitial en la NBA, sino que además se ha convertido en el primer latino en ser nombrado presidente de operaciones de un equipo.

“Sabía que no iba a jugar profesionalmente entonces debí buscar maneras para ganar experiencia y llegar a la NBA”, explicó Rosas en una entrevista exclusiva con SEMANA en 2017.

El pasado viernes, los Minnesota Timberwolves anunciaron que Rosas ocupará el cargo en que recaen las principales decisiones organizacionales del equipo. Sin embargo, el recorrido no ha sido sencillo, pues empezó su carrera siendo asistente técnico en Westbury Christian High School –es decir, el equipo de un colegio–, con el que logró el campeonato estatal en la temporada 2002-2003.

Tras ese éxito, Rosas decidió regresar a su Alma Mater, la Universidad de Houston, en donde también se desempeñó como asistente entre 2003 y 2004. Su buena gestión llevó a que Rio Grande Valley’s, filial de los Rockets en la G-League (La Liga de Desarrollo de la NBA), se fijará en él.

Con esta organización, Rosas volvió a hacer otro cambio vocacional y empezó a acercarse a la parte gerencial. Luego dirigió la organización y conduciéndola hasta el título en la temporada de 2009/2010.

Su eficiente forma de trabajar y sus buenos resultados allanaron el camino para que recibiera la oportunidad de subir a la franquicia principal, Houston Rockets, en donde se convirtió en la mano derecha de Daryl Morey.

“Mi camino a la NBA fue largo pero con mucha ayuda y bendiciones que se me dieron. Lo que más me motivó fue la pasión por el baloncesto, no sabía a qué nivel pero si estaba muy mentalizado en trabajar en equipos, evaluar talento y seleccionar jugadores”, dijo Rosas a SEMANA.

Rosas fue nombrado vicepresidente ejecutivo para operaciones de Baloncesto de los Houston Rockets, cargo de vital importancia para la franquicia.

“Me encargo de conformar el equipo. También de la evaluación, desarrollo, contratación y cambios de jugadores. Trabajo de la mano del entrenador y el grupo siempre en aras de ayudar el equipo. También estudiamos todo lo relacionado con la parte estadística del juego y evaluamos lo científico con el cuerpo médico”, había dicho a SEMANA.

Morey es uno de los directivos más respetados de la NBA porque hizo un revolcón en su equipo que cambió toda la NBA. Las decisiones de la franquicia se basan en estadísticas por lo que su estrategia es solo hacer lanzamientos de tres puntos o muy cerca del aro, que numéricamente son los más eficientes del juego.

Además, los Rockets se han destacado por sus buenas elecciones a la hora de fichar jugadores como es el caso de James Harden, el jugador más valioso de la pasada temporada y uno de los mejores anotadores de la historia de la NBA.

A su vez adicionaron a Chris Paul, uno de los destacados armadores de la última década, por quien han sido los únicos capaces de competir con los Golden State Warriors, actuales campeones de la NBA y amplios dominadores de la Conferencia Oeste durante el último lustro.

La gran meta del colombiano siempre ha sido ganar y desde su lugar ha hecho todo lo posible para lograrlo. “Siendo el único colombiano y el único latino, me siento muy bendecido de estar en la NBA y mi gran meta es llegar a ganar un campeonato”, explicó Rosas a SEMANA.

Esta mentalidad ganadora atrajo a los Minnesota Timberwolves, una de las franquicias con mayor proyección de la NBA, que quiere dar un gran salto y convertirse en contendiente por el título en los próximos años.

El principal movimiento fue la llegada de Rosas, que fue anunciado con bombos y platillos. "Estamos emocionados porque Gersson lidere nuestro departamento de operaciones de básquetbol. Estuvimos extremadamente impresionados con él durante el proceso (de contratación). Aporta muchos años de experiencia como ejecutivo exitoso en la NBA. Tengo confianza en que aportará muchos éxitos a nuestra organización", señaló el propietario Glen Taylor en un comunicado.

Las decisiones de Rosas a la hora de ayudar a su franquicia en el cambiante ambiente organizacional de la NBA han sido claves, pero Daryl Morey sabe que él está para cosas más grandes.

"Gersson ha sido una persona increíble para trabajar. Ha estado claramente sobrecalificado para su trabajo desde hace un tiempo. Se lo merece, aunque me hubiera gustado que se fuera a un equipo del Este. Vamos a tener a un rival extremadamente competitivo ahora", señaló a ESPN Daryl Morey.

El nombramiento de Rosas ha sido muy bien recibido por los especialistas en la NBA, quienes han destacado las cualidades del colombiano. Tracy McGrady, uno de los mejores jugadores de este siglo, que tuvo la oportunidad de compartir con el colombiano en sus años en Houston exaltó la decisión de los Timberwolves.

"Amo este trabajo para Gersson. Él es cercano a los jugadores y creo que lo van a amar. Si él aprendió algo de Morey fue cómo conformar un equipo y creo que va a ayudarle a ganar", explicó T-Mac.

La gran estrella del equipo es Karl Anthony Towns, jugador dominicano de 23 años, ganador del premio de novato en 2016. El gigante de 2,13 metros destacó la llegada del colombiano al equipo.

“Gersson viene de una cultura ganadora en Houston y tiene una gran reputación en la NBA. Estoy esperando a trabajar con él y dar el siguiente paso para el desarrollo de nuestro equipo”, explicó Towns.

Towns y Rosas son los principales representantes latinos en la NBA en la actualidad. En una entrevista con SEMANA, Towns resaltó la importancia de poder ser la cara de los latinos en la principal liga de baloncesto del mundo: "Es muy importante representar a la NBA. Cada vez somos más los jugadores y es una bendición poder ser uno de ellos. Además es genial que podamos hacer crecer el deporte en el continente".

Rosas también ha hecho parte del equipo de ojeadores de USA Basketball, con quienes consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016. Además lidera la organización en el continente de los campamentos Baloncesto Sin Fronteras, del que Colombia será sede en el próximo mes de junio.

Ahora el reto principal de Rosas será seguir dejando el nombre de Colombia en alto y seguir su tradición de éxitos en los Timberwolves, una franquicia con buenas piezas que busca convertirse en una de las mejores de la NBA.

Por Semana.com