0

Big Papi llega a Boston para recibir tratamiento a sus heridas

El legendario ex jugador de los Medias Rojas es motivo de manifestaciones y actos solidarios, mientras avanza la investigación policial en la República Dominicana

David Ortiz, el legendario ex astro de los Medias Rojas, que fuera baleado en un local nocturno de su natal República Dominicana la noche del domingo, se encuentra ya en Boston para recibir tratamiento post operatorio a las graves heridas infligidas por sus atacantes, mientras aumentan las manifestaciones de solidaridad con el antiguo jonronero.

Ortiz fue trasladado en una ambulancia aérea a la ciudad donde más brillo en el deporte profesional, tras ser intervenido quirúrgicamente en Santo Domingo.

Se encuentra fuera de peligro, informó la cadena CNN, citando fuentes del hospital donde recibió tratamiento de emergencia.

La pizarra del Fenway Park, el estadio que durante años fue la casa de Big Papi, desplegó un anuncio en grandes letras para dar ánimo al otrora slugger.

"Enviamos nuestro amor David Ortiz", decía la pantalla.

Los Medias Rojas emitieron un comunicado como forma adicional de dar apoyo a quien llegó a ser la cara más visible y popular de la franquicia durante su carrera.

Personalidades del deporte y el espectáculo en todo el Caribe y Nueva Inglaterra han mostrado su consternación con lo sucedido y su solidaridad con el quisqueyano que perdió la vesícula, parte del colon y del hígado, como consecuencia del balazo.

Incluso el ex presidente Barak Obama alzó la voz a través de su cuenta personal en Twitter para ponerse al lado del otrora toletero zurdo.

"Hace seis años, el espíritu y resolución de David Ortiz nos ayudaron a todos a comenzar a cerrar las heridas abiertas por las bombas colocadas en el Maratón de Boston", recordó Obama. "Hoy quiero unirme a tantos otros que le desean a él una rápida recuperación. Mejórate pronto, Papi".

Eddy Vladimir Féliz García, detenido a raíz de su supuesta participación en el crimen, está bajo custodia en un hospital de la capital dominicana, recuperándose de las heridas que le quedaron tras ser apresado y golpeado por la multitud presente en el sitio.

Un segundo atacante se encuentra todavía prófugo, señaló el Diario Libre.