0
Chris Sale enfila hacia el home en el primer encuentro de la Serie Divisional entre los Medias Rojas y los Yanquis, en el Fenway Park

Chris Sale enfila hacia el home en el primer encuentro de la Serie Divisional entre los Medias Rojas y los Yanquis, en el Fenway Park EFE

Lo de Chris Sale es realmente histórico. No solamente ha dado la vuelta a una temporada que parecía mala para él, lanzando primores desde mediados de abril. Además, en su blanqueo del miércoles, ante los Reales de Kansas City, consiguió cosas que muy pocos lanzadores han logrado en los anales de las Grandes Ligas.

El as de los Medias Rojas logró un inning inmaculado por segunda vez en la campaña. Se trata de una hazaña rara: retirar un inning con tres ponches, empleando el mínimo de nueve lanzamientos, todos strikes.

Ningún serpentinero de Boston había hecho eso dos veces, pero Sale ya suma dos entradas de ese tipo en lo que va de 2019.

Hay que remontarse a 1928 para encontrar al otro serpentinero que ha tirado dos innings inmaculados en un mismo torneo. Lo hizo nada menos que Lefty Grove, miembro del Salón de la Fama.

El zurdo de los patirrojos volvió a trabajar sin boletos y fusiló a 12 hombres. Lo hizo en su presentación número 300 en las Mayores, lo que permite encontrar otro logro importante.

Únicamente tres monticulistas sumaron más choques de 12 o más abanicados que él en sus primeros 300 duelos en la MLB. Todos poseen una placa en Cooperstown: Randy Johnson (54), Nolan Ryan (47) y Pedro Martínez (38). Sale llegó a 37.

Ambos datos son de MLB Stats y revelan la prominencia del as de los Medias Rojas, que de nuevo brilla y sigue labrando su propia leyenda.