0

En Filadelfia no quieren ni los retratos de Odúbel Herrera, acusado de violencia doméstica

Los Filis retiraron del Citizens Bank Park todas las pancartas e imágenes del jugador, otrora favorito de la oficina y hoy suspendido cautelarmente por supuestamente haber agredido a su novia

Los Filis no quieren ver a Odúbel Herrera ni en pintura. O algo así.

Todas las pancartas e imágenes del patrullero venezolano, suspendido cautelarmente mientras espera el inicio de un proceso judicial en su contra, fueron retiradas del Citizens Bank Park, la casa de los cuáqueros, reportó este jueves el diario Philadelphia Inquirer.

El jugador está acusado de presunta violencia doméstica contra su pareja, luego de que el mes pasado fuera detenido en un hotel de Atlantic City, en Nueva Jersey. Según el informe policial, su novia quedó con moretones y rasguños en ambos brazos a raíz de episodio.

La nueva política de la MLB en contra de la violencia doméstica permite retirar del roster activo a quienes estén investigados por casos de este tipo. De los 12 episodios que han involucrado a peloteros de las Grandes Ligas desde 2016, cuando empezó esta campaña, nueve son de origen latinoamericano.

Bonnie Clark, vicepresidente de Comunicaciones de los Filis, confirmó la remoción de los afiches y avisos con fotos de Herrera, hecho que ocurrió durante la reciente gira de la novena.

"No creemos que sea apropiado mantener esos afiches mientras avanza la investigación", dijo Clark.

Fueron retiradas cuatro pancartas en el estadio. Un gran cartel con la figura del jardinero fue tapado con otro semejante del lanzador dominicano Héctor Neris.

Ya el nombre de Herrera fue eliminado de la planilla de votación del Juego de Estrellas antes de su publicación, a solicitud de Filadelfia, y la gerencia fue al mercado para adquirir al también outfielder Jay Bruce.

El contrato del venezolano abarca todavía tres temporadas y salarios por 24 millones de dólares.

La suspensión cautelar de la MLB durará al menos hasta el 17 de junio, cuando empezará el juicio en su contra, pero el comisionado tiene la prerrogativa de seguir prolongando la ausencia del toletero zurdo, si lo considera necesario.