0

El fútbol inglés podría verse afectado por el brexit

Una vez que entre en vigencia la medida, las cosas podrían cambiar de manera drástica
FORÁNEOS. El número de extranjeros bajaría

FORÁNEOS. El número de extranjeros bajaría

Cuando la política se acerca al deporte pocas cosas salen bien. A veces, como en el caso de Reino Unido, la situación pasa a ser una obligación. Será a finales del mes de marzo cuando se haga oficial el brexit y Gran Bretaña se separe de la Unión Europea, dando inicio a nuevos procesos en distintos aspectos de los rubros que conforman sus territorios.

En líneas generales podría verse como una acción netamente política; sin embargo, las disciplinas se verán arropadas por este proceso, uno que el fútbol ve de reojo por lo que podría generarse a partir de sus dinámicas.

En una serie de regulaciones en el ámbito laboral, con el uso de permisos de trabajo para extranjeros, una liga de alto nivel como la Premier League tendrá que adaptarse a este fenómeno, pero la jugada podría salir muy cara, pues sus límites en lo deportivo se verían estrecharse frente a un efecto que también los golpearía en el plano económico.

Con una estrategia de mercado envidiable, esta puede ser vista por muchos como la mejor en dicho rubro en todo el mundo, además de que a nivel competitivo pueda formar parte del podio junto a España e Italia.

Pero una vez que entre en vigencia la medida, las cosas podrían cambiar de manera drástica, agrietando una estructura sólida y de múltiples ganancias.

Desarrollar las canteras

La Federación Inglesa de Fútbol tiene años tratando de lidiar con el sobreuso de extranjeros en su territorio, esto en pro de desarrollar al talento local; no obstante, la mano dura de los intereses económicos dentro de una de las ligas más competitivas del planeta complican que esto se desarrolle de forma óptima.

Sus reglas estiman un máximo de 12 foráneos, número que podría reducirse ante los inmensos papeleos para contratar a los no nativos por parte de los distintos equipos, un fuerte revés en materia comercial.

Según un trabajo realizado por el medio inglés The Guardian, hoy en día solo el 33% de los titulares son británicos, porcentaje muy bajo en comparación con el 70% que alguna vez adornó las canchas en la temporada 1992-1993.

Atender el reglamento

Toda regla puede presumir de tener su excepción y en el caso del brexit y la Premier League también hay un ítem que favorece el deporte.

Todos aquellos jugadores que hayan pasado al menos tres temporadas en la liga y que lo hayan hecho antes de cumplir los 21 años de edad, podrán contar con una plaza de local, ahorrando a los equipos la documentación que podría espantar a otros tantos de firmar con las organizaciones del Reino Unido.

La situación invita a pensar que los ojeadores pondrán su atención en las canteras europeas.

En esa excepción a la regla existe un ejemplo importante y quien referencia lo que otros cuadros podría aplicar próximamente: Paul Pogba. El destacado volante francés y campeón del mundo en 2018, llegó con apenas 16 años a Manchester para incorporarse a la disciplina con el United. Hizo labores en categorías menores y brilló en el equipo grande antes de irse a Italia para defender el uniforme de Juventus de Turín.

Con el United retomando sus servicios, una vez implementado el brexit este no sería visto de forma oficial para su ficha como un extranjero, sino que tomaría una plaza de local.

La avalancha de millones

Con el punto anterior, quedaría claro que el mercado europeo, tan disparatado y exagerado de a ratos, donde la inversión de multimillonarios ha alimentado esa brecha entre los equipos poderos y los que no lo son, ahora tendrían un espacio especial en la adquisición de jugadores de categoría juvenil.

Una vez que esto se dé, en caso de que se concrete, y se vuelva un patrón común, los grandes agentes pondrán su atención sobre esas futuras joyas del balompié, dando un salto a los precios que en alguna oportunidad fueron accesibles para todos los tipos de conjuntos.

Esto haría del problema una bola mucho más grande que al principio del planteamiento, pues la expansión del monto de los jóvenes tendría efecto directo sobre la cifra calculada sobre los futbolistas ya establecidos.

Además, el caso representaría un riesgo enorme para cada conjunto, pues no es lo mismo invertir en muchachos que aún tienen mucho por demostrar y cuyo resultado se nota a largo plazo en comparación con productos hechos.