Quantcast
0

Especial | Entre la recesión de Macri y el retorno del “kirchnerismo”

La herencia del “kirchnerismo” hizo a Macri tomar decisiones impopulares que repercutieron en la economía
CAMBIO. El presidente Mauricio Macri se enfrenta con un gran desafío: lograr un triunfo en las próximas elecciones. | Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

CAMBIO. El presidente Mauricio Macri se enfrenta con un gran desafío: lograr un triunfo en las próximas elecciones. | Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

El futuro de Argentina se determina en las próximas elecciones. Será el 27 de octubre cuando los ciudadanos decidan qué quieren con el país: darle un voto de confianza al presidente Mauricio Macri y reelegirlo o, rechazar sus políticas y hacer ganar a Alberto Fernández, apoyado por Frente de Todos y por la expresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Mucho se habla del “fantasma kirchnerista”, pero hay una realidad, las decisiones que tuvo que tomar en materia económica el presidente Macri, gracias a la herencia de los gobiernos previos, llevaron al país al ascenso de la cifras negativas. Solo en el primer semestre de 2018, la pobreza incrementó seis puntos y se ubicó en 32%, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Los datos reseñan lo ocurrido en el primer semestre de 2018, pues la cifra no se ha actualizado. El informe recaba que 65% de los pobres son niños y adultos menores de 30 años. De acuerdo a las estimaciones del INEC, 2,7 millones de personas cayeron en la pobreza, lo que sería un pase de factura para el presidente y candidato de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri.

ECONOMÍA.Ciudadanos han rechazado las políticas económicas del presidente Mauricio Macri y por ello buscan alternar el poder. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

ECONOMÍA.Ciudadanos han rechazado las políticas económicas del presidente Mauricio Macri y por ello buscan alternar el poder. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

“El voto en las presidenciales no se le da a Cristina Fernández, el voto no es de nadie, surge debido a las situaciones del país”, dice el economista Leandro Mora Alfonsín, experto en industria y sostenibilidad de la deuda pública, al consultarle sobre el escenario de la Argentina.

El también profesor de la Universidad de Buenos Aires considera que ha habido errores que se cobrarán en las urnas electorales, como el congelamiento del tipo de cambio, calificado como una medida populista que evita consecuencias inflacionarias.

Escenario inflacionario

Los últimos dos períodos presidenciales de Fernández de Kirchner promediaron el índice de inflación en 25% al año, según datos oficiales del Gobierno de Argentina, pero con Macri, aunque prometió 20 años de crecimiento económico en 2017, solo en 2018, hubo una inflación anualizada de 47,6%: el reflejo popular puede canalizarse con los resultados de las elecciones primarias, en las cuales Alberto Fernández se impuso con 47,37% de los votos, por encima de Mauricio Macri, con 32,30%.

Según Irma Arguello, analista internacional, ambas fuerzas, macrismo y peronismo cuentan con un núcleo duro de votantes cerca de 30%, por lo que no alcanza por sí para definir una elección. “Lo que se vio en el resultado de 15 puntos de diferencia a favor de Fernández, fue una clase media enojada con el gobierno de Macri que aplicó el llamado voto castigo”, afirma.

CRISIS. Argentina, un país en recesión donde ha incrementado la pobreza. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

CRISIS. Argentina, un país en recesión donde ha incrementado la pobreza. | Foto: Efe/Juan Ignacio Roncoroni.

El economista Mora Alfonsín, dice que Argentina entra en un momento crítico y que las decisiones que se han tomado financieramente, en las cuales se ha endeudado el país con al menos 188 mil millones de dólares, generan incertidumbre; por ello la clave de las elecciones. “Son muy importantes porque pueden cerrar muchos años de grietas, de divisiones entre los argentinos“, considera.

Ante el escenario económico y las recientes medidas de Macri, que buscan calmar el descontento de la población, podría incrementarse la polarización, pues los partidos pequeños pueden dar su apoyo a los dos principales contrincantes.

El fantasma venezolano

América Latina se ha convertido en los últimos tiempos en un continente reflejo. Nadie quiere ser Venezuela. La mayoría de los candidatos vociferan y argumentan sus razones para estar en el poder y lograr que su país, sea cual sea, no se convierta en la Venezuela de Chávez y Maduro, con hiperinflación, recesión, violación de derechos humanos, etc. Aunque en programas de televisión en Argentina tanto los dirigentes de Juntos por el Cambio como los de Frente de Todos lo han hecho, la realidad parece ser otra.

Mora Alfonsín dice que el país goza de democracia y alternabilidad, por lo que un escenario venezolano, está lejos, mientras que Irma Arguello, analista internacional, sostiene que Venezuela es un espejo si el próximo gobierno de Argentina se vuelve ultra populista. “Los modelos ultra populistas generan tarde o temprano élites gobernantes enriquecidas en países en extremo empobrecidos y son incapaces siquiera de dar un nivel de vida digno a su población”, sentencia.

En medio de este escenario económicamente en contra, ¿puede el presidente Macri revertir el los próximos resultados electorales?

La probabilidad es baja pero no está todo dicho. Las medidas recientes han sido criticadas por algunos ortodoxos, pero es verdad que traerán algo de alivio a la clase media golpeada. El gobierno tuvo fallos muy sustanciales desde el comienzo del mandato. El primero, y muy grave, fue no comunicar a la ciudadanía el desastroso panorama económico y de destrucción institucional y social que encontró cuando se hizo cargo, a fines de 2015. Aquella era la oportunidad de comunicar a la sociedad, con valor y veracidad, la llamada “herencia recibida” y solicitar apoyo y comprensión para realizar el necesario ajuste. En cambio, adoptó la línea “light”, de lo “políticamente correcto”, de no dar “malas noticias”, que con el tiempo se volvió contraproducente. Con el paso del tiempo, el gobierno no pudo realizar las reformas económicas de fondo, ya que optó por el gradualismo y continuó financiando el déficit fiscal con endeudamiento, mientras pudo. Finalmente el ajuste debió realizarlo en el momento menos oportuno, dada la proximidad de las elecciones.

El 27 de octubre es una fecha clave para los argentinos y sus políticos. Macri tiene algo en contra: sus políticas económicas, las cuales busca controlar en los últimos días para tener un resultado favorable, que según Arguello, aunque la probabilidad es baja, no es imposible.