0

El nieto de la leyenda bostoniana está triunfando en San Francisco

Mike Yastrzemski se convirtió en una anécdota en mayo, cuando fue llamado a las Grandes Ligas tras esperar durante varios años. Hoy es una realidad en el lineup de los Gigantes
Mike Yastrzemski es el tercero de la dinastía familiar que se dedica al beisbol profesional / Captura MLB Network

Mike Yastrzemski es el tercero de la dinastía familiar que se dedica al beisbol profesional / Captura MLB Network

Mike Yastrzemski se convirtió en una curiosidad, una anécdota, cuando en mayo fue llamado a las Grandes Ligas por los Gigantes.

Nieto del legendario Carl Yastrzemski, tres veces campeón bate de la Liga Americana, penúltimo triplecoronado en la MLB y emblema de los Medias Rojas, llegaba a las Mayores después de una larga carrera profesional, que tenía ya una década de duración. Fue drafteado en 2009 por el equipo que defendió su abuelo. Soñaba con triunfar también en el Fenway Park. Pero eso nunca pasó.

Mike está cerca de cumplir los 29 años de nacido. Lo festejará el próximo 23 de agosto. Y después de que muchos tiraran la toalla con él, después de sorprender a tantos con su ascenso tardío, se ha quedado en San Francisco, a fuerza de batazos.

Los aficionados con más edad recuerdan con nostalgia y respeto a Yaz. El apodo marcó toda una época en Nueva Inglaterra. El Jugador Más Valioso del joven circuito en 1967 asistió al Juego de Estrellas en 18 temporadas diferentes. Con él disputaron dos veces la Serie Mundial, en 1967 y 1975. Su figura llenó el vacío dejado por el retiro del gran Ted Williams. A su alrededor crecieron los astros que darían brillo a los Medias Rojas en la década después de su adiós.

Este nuevo Yaz llegó muy tarde como para aglutinar dos generaciones en torno a su presencia. Pero el manager Bruce Bochy está contento con él. Muestra un respetable .811 de OPS.

Mike volvió a alinear este sábado como segundo en el orden ofensivo de los californianos. Juega todos los días, aunque tal vez ese no sea el sitio ideal para él en el lineup. Lo suyo es el poder. Además de la buena defensa en el outfield, choca la pelota con contundencia. Tiene 11 jonrones en apenas 221 turnos, con 13 tubeyes y 2 triples.

El nieto de la leyenda era una anécdota en mayo. Meses después, en pleno verano beisbolero, es toda una realidad.