0

Conoce los cinco peligros de los “Whatsapp group links”

Participación en delitos, ser objetivo de la delincuencia y vulnerar tu seguridad son algunos de los riesgos de ingresar a grupos de Whatsapp por medio de internet u otras aplicaciones
WHATSAPP. Foto de referencia

WHATSAPP. Foto de referencia

El éxito y alcance de Whatsapp es innegable. Los grupos de esta red social se han afincado de tal manera en la vida de las personas, que de acuerdo con pandasecurity.com, cada vez se invierte más tiempo en ellos que en llamar por teléfono o en ver la televisión.

La pregunta es ¿quién no forma parte de un grupo de amigos, familiares o compañeros de trabajo o escuela? Lo cierto es que muy pocas personas pueden jactarse de ello.

De hecho, cada vez hay más colectivos de este tipo en Internet a los que es posible suscribirse. Incluso hay apps para Android que pueden descargarse y que permiten unirse a miles de estas agrupaciones, sin embargo los expertos desaconsejan esta práctica por las siguientes razones:

Son refugio para la ilegalidad

De acuerdo con pandasecurity.com, desde hace algún tiempo se puede generar un link para cada grupo de Whatsapp y así compartirlo por otras vías más allá de la propia aplicación. El mismo sitio explica que la idea surgió para generar grupos de trabajo y sincronizar equipos luego del surgimiento de Slack, que es un híbrido entre el email y Whatsapp .

En este escenario, proliferaron conjuntos de toda índole: para ligar o hacer nuevos amigos, sobre deportes, alimentación, belleza, moda y un sinfín de temáticas. Pero las cosas no se quedaron ahí, también surgieron los grupos de imágenes para adultos, generalmente pornográficas, pero también de sadomasoquismo e incluso de pederastia.

El problema de la seguridad

Una de las mayores virtudes de Whatsapp es su magnífica seguridad, y eso es precisamente lo que atrae a estos grupos a dicha red, ya que al estar cifrados los mensajes se vuelve prácticamente imposible espiar una cuenta.

“Y es justo ahí donde los ciberdelincuentes han encontrado, en esa gran fortaleza, el lugar perfecto donde cometer acciones ilegales”, indica Panda Security en su blog.

Las comunicaciones en Whatsapp son completamente anónimas, ya que están cifradas de extremo a extremo. Es decir, si no se es la persona que envía el mensaje o la persona que lo recibe, es imposible saber qué se está comunicando.

A su vez, como los grupos de Whatsapp están limitados a un máximo de 256 usuarios, la Policía no puede revisar las conversaciones si no se les admite en los grupos.

“La tecnología no es buena ni mala de por sí. Lo bueno o malo es el uso que se puede hacer de ella. Al igual que Whatsapp es la herramienta de comunicación más usada en el mundo y de una grandísima utilidad para que las personas podamos comunicarnos, los delincuentes la pueden usar para fines despreciables. Es crucial que impere el sentido común y que, al igual que hacemos en la vida real, denunciemos los malos usos de la tecnología”, recomienda Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

Compartes tu información personal

El mayor error y riesgo de entrar en comunidades de WhatsApp a través de Internet o de apps es que en ellos se comparte información sensible con solo formar parte como usuario. “Al entrar, estás dando tu número de teléfono a un grupo de personas a las que no conoces. Además, les estás dando acceso a mucha información que se puede obtener con sólo ver tu perfil, como tus fotos, incluso tu ubicación si estás de vacaciones o tu estado de ánimo”, explica Panda Security.

Si tienes la mala suerte de dar con un ciberdelincuente, podrá utilizar toda esa información para sacar provecho de ella, ya sea en forma de extorsiones, seguimiento en ‘el mundo real’ o incluso acoso.

Por otro lado, está el cruce de datos que Whatsapp tiene con Facebook e Instagram. Como las tres redes sociales forman parte de la compañía, es habitual que después de hablar con alguien en WhatsApp, te aparece como perfil recomendado en, por ejemplo, Instagram. De nuevo, estarás dando información de más a los potenciales ciberdelincuentes que podrán saber más de ti a la hora de atacarte.

Participación delictiva

Otro de los riesgos es que en estos colectivos se comparte información ilegal, por lo que no se debe entrar en ellos ni siquiera para curiosear. El mero hecho de formar parte de uno de esos grupos ya puede consistir un delito. Si la policía accediera a alguno para investigar delincuentes, podría acarrearte problemas serios dado que tu número está en ese grupo.

No son apps de citas

En efecto, tales grupos no son un buen lugar para hacer nuevos amigos o encontrar el amor. Para eso ya hay apps y redes sociales específicas, que además guardan un registro en caso de que entables una relación de amistad con alguien. Por el contrario, al no haber sido creada para ese fin, Whatsapp no puede velar por tu seguridad igual que las otras aplicaciones.