0

La pesadilla de Chris Sale no termina

El as de los Medias Rojas volvió a ser castigado por sus contrarios, en medio de una barrida sabatina de los Yanquis en Nueva York y la más inoportuna mala racha de Boston en esta temporada
El zurdo ha perdido potencia en su recta

El zurdo ha perdido potencia en su recta

La pesadilla de Chris Sale no termina. Por consiguiente, tampoco terminan los dolores de cabeza de los Medias Rojas.

El as de los bostonianos debería ser el stopper, ese pitcher que toma la pelota en medio de una mala racha y corta las seguidillas de derrotas. Pero este año no. En esta temporada, Sale es un pitcher irreconocible, símbolo clarísimo del sufrimiento de un equipo que ha pasado de cabalgar la pasada eliminatoria y conquistar la Serie Mundial a ver cómo sus rivales toman distancia en la lucha por el wild card.

Este sábado apenas pudo sacar 11 outs contra los Yanquis. Salió del juego con ocho carreras en su cuenta y una efectividad que quedó en 4.68, a pesar de los 193 ponches que acumula en 132 innings y dos tercios. Su recta a veces toca las 96 millas por hora y a veces cae a 91. Nadie entiende. Suma 11 derrotas en 16 decisiones.

La tropa de Alex Cora necesitaba detener el derrumbe de esta semana. Barrida por los Rays en el Fenway Park, fue barrida ahora en la doble cartelera del Bronx, con siete tropiezos en siete choques a partir del domingo pasado. Se suponía que sería una buena semana, que llegaría ayuda en los cambios del 31 de julio, que las distancias seguirían estrechándose. Pero no.

Sale fue expulsado del encuentro cuando se dirigía a las duchas. Su reclamo al chief umpire fue mal recibido por el oficial, que le ordenó abandonar el dugout. Posiblemente será amonestado por la MLB. Sal en la herida. Ya él mismo se ha censurado, expresando su disconformidad con la forma en que ha lanzado en 2019.

Cora por fin llamó a mítin. Reunió a sus hombres en medio de la doble tanda, para buscar un extra anímico que permitiera romper el infortunio. Horas después le tocaba a su monticulista de mayor cartel. Podía ser la hora del stopper.

La prensa que sigue los pasos de los Medias Rojas luce atemorizantemente pesimista. En las redes sociales, los reporteros del Boston Globe, de MLB.com, de MassLive, del Herald, del Providence Journal, de NESN o de WEEI, todos coinciden en comentar con acritud lo que sucede, bajo la premisa de que todavía es muy temprano para darlo todo por perdido, aunque tal vez sea paradójicamente tarde como para poder arreglarlo.

Un Sale dominante sería de mucha ayuda. Pero no ha sido su año. Como tampoco ha sido el de su equipo.