0

¿Está Preparada La Reserva Federal Para La Próxima Recesión?

Casi 10 años después de la finalización de la crisis económica del 2008, la amenaza de una nueva desaceleración económica plantea una pregunta preocupante.
¿Está preparada la Reserva Federal para la próxima recesión?

¿Está preparada la Reserva Federal para la próxima recesión?

La economía de los Estados Unidos se ve fuerte en este momento, con la tasa de desempleo en lo mínimo que se a visto en estas últimas décadas y la inflación muy cerca del objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal. Dicho esto, siempre hay una cantidad de riesgos, como una caída en la demanda de vivienda, una fuerte caída en la demanda extranjera de bienes de los Estados Unidos, un cierre del gobierno prolongado y esto podría poner fin a la expansión.

“No creo que veamos una recesión de esta magnitud en nuestro futuro cercano, no como la que vimos en 2007-2008 en términos de vivienda. Creo que ahora los diferentes estándares de préstamos se han endurecido y es mucho más difícil obtener una hipoteca. Se debe pasar por un proceso de aprobación más difícil para asegurarse de que alguien esté comprando una propiedad que puede pagar.” dijo Barak Sky, agente inmobiliario y presidente de The SkyGroup, de Long & Foster Real Estate.

Ahora, si terminamos volviendo a otra recesión, muchos creen que posiblemente la Reserva Federal tendrá menos poder que en cualquier recesión anterior. Por ejemplo, considere su capacidad para estimular el crecimiento al reducir las tasas de interés.

A principios de la década de 2000, cuando estalló la burbuja tecnológica, tuvo que bajar las tasas en más de 5 puntos porcentuales para evitar que la tasa de desempleo subiera muy por encima del 6 por ciento.

En la última recesión, en medio de la severa conmoción producida por la crisis financiera, eso no fue suficiente: el desempleo aumentó a dos dígitos a pesar de los recortes en las tasas de interés de más de 5 puntos porcentuales.

Ahora, parece que la tasa de interés neutral en los próximos años (el punto de partida del banco central cuando llegue la próxima desaceleración) podría ser tan baja como el 2.5 por ciento. Entonces, a menos que lleve las tasas a un territorio negativo, lo que parece poco probable, su respuesta puede ser solo la mitad de la de las dos últimas recesiones.

"Deberíamos aprovechar la fuerte economía que estamos teniendo. Creo que las tasas de interés en este momento son bajas, las más bajas en años en realidad, y creo que para un comprador es un buen momento para aprovecharla ". afirmó Barak Sky

¿Qué, entonces, puede hacer la Reserva Federal? Muchos creen que debe ser mucho más agresiva en el uso de las herramientas limitadas que tiene. Por un lado, si su botiquín está casi vacío, usted quiere mantener a su paciente lo más saludable posible.

Eso significa, recortar las tasas de interés ahora para bajar aún más la tasa de desempleo. Hacerlo también podría impulsar la demanda durante cualquier recesión: si las personas esperan recuperaciones más fuertes, es más probable que sigan gastando incluso en recesiones.

“La reducción de las tasas mejorará la economía y todas sus áreas de muchas maneras. Primero, ayudará a disminuir las tasas hipotecarias, lo que eventualmente traerá más compradores al mercado combinado con precios más bajos para los agentes de bienes raíces que mantendrán el crecimiento " añadió Barak

Un compromiso previo con un fuerte crecimiento también podría ayudar. En la última recesión y la consiguiente recuperación lenta, la Reserva Federal trató su política de baja tasa de interés en gran parte como un paso de emergencia que se eliminaría en el próximo año o dos.

En cambio, la Reserva Federal debería comprometerse públicamente a mantener el máximo estímulo después de una recesión hasta que la tasa de desempleo caiga por debajo del 3 por ciento, siempre que la tasa de inflación subyacente se mantenga por debajo del 2.5 por ciento año tras año.

Tal promesa, es mucho más fuerte que cualquier otra utilizada o incluso sugerida durante la última recuperación, ayudaría a minimizar el daño y acelerar el rebote.

El kit de herramientas de la Reserva Federal está un poco caraciente. Puede mitigar este déficit, al menos en parte, al usar lo que tiene lo más sabio posible.

Nota de prensa.