Quantcast

Demócratas retoman control de la Cámara de Representantes y republicanos mantienen la mayoría en el Senado


Las repercusiones de estos resultados electorales

T. Zea | 11/7/2018, 1:36 p.m.
Demócratas retoman control de la Cámara de Representantes y republicanos mantienen la mayoría en el Senado
WASHINGTON. El presidente estadounidense, Donald Trump, ofrece una rueda de prensa en la Casa Blanca, el 7 de noviembre de 2018 | EFE/Shawn Thew

Los estadounidenses eligieron este martes a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 35 de los 100 senadores y 36 gobernaciones, así como miles de puestos locales y estatales en unas elecciones que representaron un termómetro sobre la gestión del presidente Donald Trump.

Fue una noche de consecuencias significativas. Por primera vez en ocho años, el Partido Demócrata aseguró 218 escaños en la Cámara Baja, rompiendo con la hegemonía republicana que había tomado posesión desde la revuelta del Tea Party en 2010.

¿Qué implican estos resultados? Varias cosas, pero sin duda no pinta un buen pronóstico para Donald Trump y los republicanos.

En primer lugar, que la Cámara de Representantes tenga mayoría demócrata significa que ya no será receptiva a las propuestas políticas del presidente Trump. Ahora, las propuestas republicanas, especialmente las relacionadas con posibles recortes de beneficios sociales como los vales de alimentación o la seguridad social, no se espera que progresen en el congreso.

La victoria en la Cámara de Representantes le otorga al Partido Demócrata grandes facultades de supervisión sobre el presidente y otros altos cargos públicos. Les permitirán investigar, citar y obligar a comparecer sobre asuntos controvertidos.

Pero los republicanos contraatacaron en el Senado, donde ampliaron la diferencia al ganarle a al menos dos demócratas, en Indiana y Dakota del Norte, y retener dos escaños en riesgo en Tennessee y Texas.

Esperemos que la nueva situación obligue a republicanos y demócratas a inclinarse hacia el bipartidismo, a negociar y a entenderse para sacar adelante sus respectivas iniciativas. Y esperemos también, que no se convierta en un "gobierno por decreto" en el que el presidente Trump, al no contar con el Congreso, trate de imponer su visión de país gobernando a través de órdenes ejecutivas.