Quantcast

Bajo propuesta de Trump, inmigrantes latinos podrían tener miedo de recibir beneficios de salud


Defensores dicen que esta norma podría generar miedo en un grupo amplio de inmigrantes

Christina Jewett, Melissa Bailey y Paula Andalo | Kaiser Health News | 5/18/2018, 12:45 p.m.
Bajo propuesta de Trump, inmigrantes latinos podrían tener miedo de recibir beneficios de salud
El presidente Donald Trump habla durante un evento sobre política tributaria en el Rose Garden de la Casa Blanca en Washington, D.C., el 12 de abril de 2018. | Bloomberg photo by Al Drago

La administración Trump está considerando un cambio de política que podría desalentar a inmigrantes que aplican para obtener la residencia permanente o la ciudadanía de utilizar servicios de salud respaldados por el gobierno, un escenario que es alarmante para algunos médicos, hospitales y defensores de pacientes.

Según un borrador del plan, publicado por The Washington Post, un inmigrante con papeles podría tener problemas para obtener la residencia permanente (green card) si usa, o ha usado en el pasado reciente, Medicaid, CHIP, WIC, cupones de alimentos, subsidios para pagar un plan médico del Obamacare, y otros beneficios no monetarios que otorga el gobierno. Incluso si un niño que es ciudadano recibe beneficios, eso podría poner en riesgo las posibilidades de un padre de obtener la residencia, según el documento.

Defensores dicen que esta norma podría generar miedo en un grupo amplio de inmigrantes, que tal vez decidirían no usar cobertura médica respaldada por el gobierno, algo que, aseguran, crearía gravísimos problemas de salud pública. Alrededor de 3 millones de personas obtuvieron la residencia permanente de 2014 a 2016, según registros del gobierno. Los inmigrantes con visas o aquellos que pueden no tener un estatus legal, pero planean buscar la ciudadanía o la green card a través de​​ una relación familiar cercana, también se verían afectados.

"Estamos muy preocupados porque esta norma, si entra en vigencia, tendría un impacto significativo en la salud del país", dijo Erin O'Malley, directora senior de política de America’s Essential Hospitals, entidad que discutió el plan con funcionarios de la administración Trump a mediados de abril.

O'Malley dijo que teme que algunas personas con visa, y sus familias, no hagan sus citas para atención médica de rutina, y solo recurran a las salas de emergencia. Este cambio "minaría la estabilidad de nuestros hospitales al generar pacientes más enfermos y costos de atención no compensados", explicó O'Malley.

El cambio de política podría, por ejemplo, obligar a una madre a sopesar la necesidad de atención hospitalaria para un recién nacido enfermo contra la pérdida de su estatus migratorio legal, analizó Wendy Parmet, directora del Center for Health Policy and Law de la Northeastern University.

"En el borrador, la administración habla sobre la autosuficiencia", dijo. "Pero no esperamos eso de [bebés]" que son ciudadanos de los Estados Unidos, porque nacieron en este país. "Es una norma extremadamente dura".

Aunque se encuentra en las primeras etapas del proceso de reglamentación, la reacción para frenar esta propuesta ya ha comenzado.

El gobernador del estado de Washington, el demócrata Jay Inslee, está enviando personal de su oficina para reunirse con la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca, que está examinando la propuesta. El 24 de abril, Inslee envió una carta a Mick Mulvaney, director de la OMB, para pedirle que considerara el impacto que tendría esta norma entre los inmigrantes legales que pagan impuestos.

"Esto indudablemente llevará a que personas en todo el país pasen hambre, no accedan a la atención médica necesaria, pierdan la autosuficiencia económica e incluso se queden sin hogar", escribió Inslee.

Also of interest