Quantcast

Restaurante La Casa de Pedro lucha por permanecer en el Seaport


En un vecindario mayoritariamente blanco, un negocio de dueños latinos sufre estragos económicos

Tibisay Zea | 5/16/2018, 2:58 p.m.
Restaurante La Casa de Pedro lucha por permanecer en el Seaport
Restaurante La Casa de Pedro en Seaport District | Foto: Facebook La Casa de Pedro

Los vecinos aseguran que no es un problema de raza

Marc Sardegna, quien vive con su familia en uno de los apartamentos del edificio, en el tercer piso, explicó a El Planeta que él no tiene ningún problema con la clientela que va al restaurante sino con el ruido que genera.

El inquilino cuenta que, desde hace varios meses, el restaurante se ha convertido en un club nocturno, y que no se siente cómodo con eso. "Se sirve alcohol hasta las 2 de la madrugada con música a alto volumen, dentro y fuera del restaurante cuatro noches a la semana, algunos fuman en la calle, y después vemos a un grupo de 100 a 200 personas en las aceras, pasando un buen rato pero perturbando a los vecinos hasta pasadas las 3 de la mañana", se queja.

Pedro Alarcón alega que, cuando Sardegna y otros inquilinos se mudaron, sabían que este espacio estaba allí, y que tenía licencia de entretenimiento.

No obstante, Sardegna alega que a él solo se le informó que se trataba de un "restaurante y no un club nocturno".

Otra inquilina de edad mediana, que prefirió no identificarse públicamente mencionó que le molesta que cuando hace frío, algunos clientes del establecimiento se refugia en el lobby del edificio, otros se queda fumando en la calle, pero que esto puede pasar inclusive si le ponen un club nocturno que atraiga a personas blancas. "No es el tipo de gente, sino el ruido que genera", opina.

Un trabajador del valet parking del restaurante pudo confirmar que varias personas que viven en el edificio se han quejado múltiples veces del ruido, y a veces se asoman por la ventana. En abril, la policía tuvo que intervenir para dispersar a un bullicioso grupo que salió de una gran fiesta de cumpleaños, pero cabe destacar que nadie fue arrestado.

Carmen Arganza, quien es venezolana y asegura que ha asistido a un par de fiestas en La Casa de Pedro, afirma que "la fiesta se pone buena después de las 11 de la noche", y que es divertido para ella y sus amigos latinos por el tipo de música que ponen. "Lo recomendaría más como discoteca que como restaurante", dice.

El usuario de Facebook Jason Demasi publicó un comentario sobre el caso en un link del Boston Globe, donde expresó: "Starbucks, que está directamente en frente, también cerró el mes pasado. Salvatore's Pizza hizo lo mismo el mes pasado. M Spiedo cerró el año pasado, y estaba localizado en el Renaissance Marriot Waterfront. Es más acerca de ubicación y logísticas. Esa área es muy poco atractiva y tiene más torres corporativas que un vecindario próspero o un destino para salir por la noche".

Minorías que harán falta

Tal parece que el boom económico del Seaport se está llevando a las minorías raciales por delante.

Los bostonianos sabemos que el Seaport es un vecindario blanco. Pero, ¿cuán blanco es? Cifras del Censo de EE.UU. publicadas por el Boston Globe en su reportaje investigativo titulado "Un nuevo Boston, más blanco que el viejo", revelan que los prestamistas han emitido solo tres hipotecas residenciales a compradores negros en el Seaport, de un total de 660 en la última década. La población es 3 por ciento negra y 89 por ciento blanca con un ingreso familiar promedio de casi $133.000, la más alta de cualquier código postal de Boston. Además, sólo hay dos negocios de dueños minoritarios: La Casa de Pedro y Larry J’s BBQ Cafe, del afroamericano Larry Jimerson.

Also of interest