Quantcast

Desafío médico y moral: tratar a pacientes indocumentados con enfermedad renal terminal


La muerte de una paciente cambió el curso de la carrera de una doctora

Jake Harper | WFYI y KHN | 6/4/2018, 11:52 p.m.
Desafío médico y moral: tratar a pacientes indocumentados con enfermedad renal terminal
Los inmigrantes indocumentados en general no pueden recibir diálisis de manera rutinaria, por lo que tienen que esperar a que su condición se agrave para tenerla en una sala de emergencias. | Jake Harper/Side Effects Public Medi

La muerte de una paciente cambió el curso de la carrera de la doctora Lilia Cervantes.

Cervantes contó que la paciente era una mujer de México con insuficiencia renal, quien fue reiteradamente a la sala de emergencias durante más de tres años. En aquél entonces, su corazón ya se había detenido más de una vez, y sus costillas estaban fracturadas por los esfuerzos de resucitación.

La mujer finalmente decidió suspender el tratamiento porque el estrés era demasiado para ella y para sus dos hijos pequeños. Murió poco después, dijo Cervantes.

La insuficiencia renal o enfermedad renal en etapa terminal se puede tratar con diálisis de manera rutinaria, cada dos o tres días. Sin esta diálisis, que elimina las toxinas de la sangre, la afección pone en peligro la vida: los pulmones de los pacientes pueden llenarse de líquido y corren el riesgo de un paro cardíaco si su nivel de potasio es demasiado alto.

Pero la paciente de Cervantes era indocumentada Por eso, no tenía acceso a un seguro del gobierno, y su única opción era llegar en plena crisis a la sala de emergencias para recibir diálisis.

Cervantes, especialista en medicina interna y profesora de medicina en la Universidad de Colorado en Denver, dijo que la muerte de esta mujer la inspiró a centrarse más en la investigación.

"Decidí hacer la transición para poder comenzar a reunir pruebas para cambiar el acceso a la atención en todo el país", dijo.

Agregó que la diálisis de emergencia puede ser dañina para los pacientes: el riesgo de muerte para alguien que recibe diálisis solo en casos de emergencia es 14 veces mayor que para el que recibe atención estándar, reveló una investigación publicada en febrero.

El estudio más reciente de Cervantes, publicado en Annals of Internal Medicine, muestra que estas emergencias cíclicas también afectan a los proveedores de atención médica. "Es muy, muy angustiante", dijo. "No solo vemos el sufrimiento en los pacientes, sino también en sus familias".

Se estima que, en los Estados Unidos, hay 6.500 inmigrantes indocumentados con enfermedad renal en etapa terminal. Muchos de ellos no pueden pagar un seguro privado y están excluidos de Medicare o Medicaid. El tratamiento de estos pacientes varía ampliamente de estado a estado, y en muchos lugares la única forma en que pueden recibir diálisis es en una sala de emergencia.

Cervantes y sus colegas entrevistaron a 50 proveedores de atención médica en Denver y Houston e identificaron preocupaciones comunes. Los investigadores descubrieron que proporcionar a los pacientes indocumentados atención por debajo del estándar debido a su estatus migratorio contribuye al agotamiento profesional y a la angustia moral.

"Los médicos están física y emocionalmente agotados por este tipo de atención", dijo.

Cervantes dijo que las relaciones que establecen los médicos con sus pacientes regulares entran en conflicto con el tratamiento que deben brindar, lo que puede incluir negar la atención a un paciente visiblemente enfermo porque su condición no era lo suficientemente crítica como para justificar un tratamiento de emergencia.

Also of interest