Quantcast

Massachusetts aprueba la ley "Red Flag" para control de armas


Esta ley permite a cualquier persona solicitar que se le revoque la licencia o confiscar las armas a alguien que represente un peligro en su familia u hogar

7/3/2018, 3:35 p.m.
Massachusetts aprueba la ley "Red Flag" para control de armas

El jueves, la legislatura de Massachusetts aprobó un proyecto de ley que permitiría a un miembro de una familia o de un hogar solicitar a un juez que decomise un arma de alguien que representa un peligro para ellos o para otros. El proyecto de ley fue firmado por el gobernador Baker este martes.

“Esta ley salvará vidas, y de eso se trata en realidad”, dijo el representante David Linsky (D-Natick), que patrocinó una versión anterior de la ley.

La orden de protección contra los riesgos extremos, o el proyecto de ley “Red Flag”, como se le llama, cobró impulso después del tiroteo que ocurrió en la escuela de Parkland, Florida, que condujo a un aumento del activismo nacional sobre el control de armas. Los ex alumnos de la escuela donde se produjo el tiroteo hicieron lobby para llevar el proyecto de ley al Statehouse.

Según la nueva ley, si alguien cree que un familiar o miembro de su hogar representa un riesgo para sí mismo o para otra persona, puede solicitar a un juez del Tribunal de Distrito que suspenda inmediatamente su licencia y confisque sus armas.

Dentro de los 10 días siguientes, el juez celebraría una audiencia, y la persona tendría la oportunidad de discutir si la orden de protección debería extenderse hasta por un año. Para otorgar una orden, un juez debe encontrar “por una preponderancia de la evidencia” que la persona representa un riesgo.

Esta legislación es otro filtro más para el acceso de armas en nuestro estado, que tiene algunas de las leyes más estrictas de control de armas en el país, y la menor cantidad de muertes por armas de fuego, según dijo el Comisionado de la Policía de Boston, William Evans, hace unas semanas en una entrevista para el portal web Now This News.

Las leyes de Massachusetts exigen que los posibles compradores de armas obtengan primero un permiso. Eso significa pasar por un proceso mucho más largo y pasar por un escrutinio que incluye visitar la sede policial local para entrevistarse con un oficial especialmente designado, completar un formulario, hacer un curso de 4 horas de duración, estampar sus huellas digitales y someterse a una extensa verificación de antecedentes penales tanto a nivel local como a nivel nacional. La policía también debe hacer algún trabajo por su cuenta, buscando registros del departamento para obtener información que no aparezca en la verificación de antecedentes oficial.

Si la policía llega a creer que un solicitante es una posible amenaza para la seguridad pública, puede negarse a otorgar el permiso.

Ningún otro estado requiere un permiso para ningún tipo de compra de armas ni da a la policía cierta discreción para negar esos permisos.

Eso hace que el sistema de Massachusetts sea un modelo potencial de legislación en otros estados, o incluso en todo el país.

Pero replicar el programa de Massachusetts requeriría persuadir o superar la resistencia de los defensores de los derechos de armas, comenzando con los miembros de la Asociación Nacional de Rifles, quienes están convencidos de que los sistemas de permisos como el de Massachusetts hacen poco para disuadir la violencia, mientras que hacen mucho para socavar la Segunda Enmienda.`

Also of interest