0

Análisis: Los Asuntos A Los Que Más Probablemente Se Enfrentará El Congreso En 2018, En Orden De Importancia

Paso 1: mantener abierto el gobierno.
El arbolito de Navidad en los jardines exteriores del Capitolio en Washington, DC.

El arbolito de Navidad en los jardines exteriores del Capitolio en Washington, DC.

WASHINGTON - El Congreso se fue de la ciudad por las vacaciones decembrinas sin soluciones a largo plazo para ningún atolladero político y de políticas públicas pendientes: inmigración, financiamiento del gobierno y un programa de vigilancia que los analistas de seguridad nacional dicen que es fundamental para hacer su trabajo.

Eso significa que los legisladores tienen mucho que resolver en no mucho tiempo. Al Congreso no le va bien bajo presión, por lo que es muy posible que gran parte de esto se quede en el camino.

Aquí están los problemas con los que probablemente se enfrentará el Congreso, en orden de importancia.

1. Financiar al gobierno antes del 19 de enero: el Congreso no pudo ponerse de acuerdo sobre cómo financiará al gobierno en 2018, posponiendo la toma de decisiones. Ahora tienen un poco más de dos semanas para volver a estancarse o llegar a un acuerdo bipartidista.

Los problemas: los republicanos necesitan que los demócratas y/o los legisladores conservadores de la Cámara aprueben un proyecto de ley de gasto, lo que significa que cualquiera de estas facciones del Congreso podría decidir aprovechar sus votos para un tema de política que no le interesa al otro lado.

Los republicanos se resisten a aplastar el éxito de su reforma impositiva dejando cerrar el gobierno.

Molly Reynolds, una experta en asuntos del Congreso de Brookings Institution, cree que el Congreso podría tener que comprar más tiempo al aprobar otro presupuesto a corto plazo.

2. Obtener un acuerdo que ponga fin a los recortes automáticos de gastos: complicar las negociaciones presupuestarias, ya de por sí complicadas, son límites estrictos sobre cuánto puede gastar el Congreso cada año en asuntos domésticos y de defensa, un requisito de un acuerdo presupuestario de 2011.

Tanto los republicanos del Senado como los demócratas dicen que poner fin a estos recortes automáticos del gasto es su prioridad. Deben encontrar una manera de aumentar estos topes si quieren llegar a un acuerdo de gasto a largo plazo.

Los problemas: los republicanos se centran en aumentar los límites del gasto militar para darle al presidente Donald Trump el aumento solicitado de alrededor de 100 mil millones de dólares. Los demócratas están exigiendo un aumento de dólar por dólar en el gasto interno, también. (Cosas como programas de vivienda, subsidios para estudiantes (Pell grants) y asistencia alimentaria y laboral). Eso podría disuadir a algunos republicanos con inclinaciones fiscales, poniendo en riesgo todo el gasto.

3. Financiar el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) y ayuda para afectados por los desastres: los legisladores de ambos lados generalmente acuerdan que deben reembolsar el CHIP, un programa del que dependen 9 millones de niños y que el Congreso dejó expirar en septiembre. (Justo antes de las vacaciones, inyectaron 3 mil millones de dólares para mantenerlo a flote durante los próximos meses).

Otra cosa pendiente es emitir decenas de miles de millones de dólares a las comunidades devastadas por huracanes e incendios forestales históricamente fuertes. Los republicanos y los demócratas generalmente están de acuerdo en que ayudar a las comunidades a reconstruir es una función central del gobierno federal.

Los problemas: el dinero. (Siempre el dinero.) En el alivio de desastres, puede ser demasiado caro para la mayoría del Congreso. Antes de las vacaciones, la Cámara de Representantes aprobó 81 mil millones de dólares en ayuda por desastre, pero los demócratas dijeron que eso no era suficiente, dado que lugares como las Islas Vírgenes de los EE.UU. y Puerto Rico aún no tienen electricidad. Una congresista de Texas, la representante demócrata Sheila Jackson Lee, ha dicho que cree que la recuperación solo del huracán Harvey costará 150 mil millones de dólares.

4. Proteger a los soñadores: Cuatro meses después de que Trump finalizó el programa que protege a los jóvenes inmigrantes indocumentados, y luego lo entregó al Congreso para que lo solucione, los legisladores no han descubierto qué hacer.

Hay un grupo bipartidista en el Senado que intenta llegar a un acuerdo. Poderosos senadores republicanos como John Cornyn (Texas), Charles Grassley (Iowa), John McCain (Arizona) y Jeff Flake (Arizona) apoyan las protecciones de los soñadores.

Los problemas: parece que por cada republicano que quiere soñadores protegidos, hay otro republicano, como el representante Steve King, republicano por Iowa, que lo ve como una amnistía.

Luego viene Trump. Él ha dado algunas señales seriamente confusas sobre si quiere proteger a los soñadores. Ahora, él está exigiendo dinero para su muro fronterizo a cambio de ampliar las protecciones. Un muro no sirve para la mayoría de los demócratas y republicanos del Congreso.

5. Obtención de subsidios para el Obamacare: esta es la principal prioridad para un republicano en particular, la senadora de Maine, Susan Collins. Ella hizo un acuerdo con los líderes republicanos del Senado de que votaría por la reforma impositiva SI ellos votaban en un proyecto de ley bipartidista para continuar los pagos que ayudan a las personas de bajos ingresos con costos de atención médica.

Los problemas: un voto en el Senado no significa que un proyecto de ley se convertirá en ley. Los republicanos de la Cámara de Representantes no parecen demasiado interesados en votar sobre algo que podría salvar al Obamacare, especialmente cuando algunos de ellos todavía están molestos con el hecho de que el Obamacare incluso exista.

"Puede que no tenga suerte", dijo Steve Bell, un ex analista de presupuestos republicanos, ahora con el Bipartisan Policy Institute.

6. Renovación de FISA: ¿Debería el gobierno poder espiar a un extranjero sin una orden judicial? Y, en el proceso, recopilar cualquier comunicación que el extranjero tenga con los estadounidenses. Un programa que permite que el gobierno haga eso, conocido como FISA, vence el 19 de enero. Un asesor de la Cámara de Representantes pronosticó a Jeff Stein de The Washington Post que el tema tendrá voto en las próximas semanas, lo que significa que el Congreso podría tener un debate potencialmente polémico en sus manos.

Los problemas: el debate sobre la vigilancia sin orden judicial no es nuevo, y no se ajusta a las líneas partidarias. Aquellos que piensan que el programa abre la puerta al abuso del poder del gobierno incluyen republicanos de mentalidad libertaria como el senador de Kentucky Rand Paul, así como demócratas liberales.

Reynolds dijo que el Congreso tiene suficientes problemas para navegar dramas republicanos vs. demócratas, por lo que hacer esto podría ser complicado.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)