Quantcast

El poder de las últimas emperatrices chinas se sentirá en el Peabody Essex Musuem


Una gran exhibición internacional le dará la oportunidad de aprender sobre la influencia de estas figuras femeninas en la sociedad china

El Planeta Redacción | 8/29/2018, 5:14 p.m.
El poder de las últimas emperatrices chinas se sentirá en el Peabody Essex Musuem
Foto: www.pem.org |

Para los amantes de la cultura oriental y entusiastas de las tradiciones asiáticas, el Peabody Essex Museum estará presentando "Empresses of China’s Forbidden City", la primera gran exposición internacional que explora el papel de las emperatrices en la gran era imperial china: la dinastía Qing, de 1644 a 1912.

Cerca de 200 obras, incluidos retratos imperiales, joyas, prendas de vestir, esculturas budistas y objetos de arte decorativo del Museo del Palacio, Beijing (conocida como la Ciudad Prohibida), cuentan las historias poco conocidas de cómo estas mujeres influyeron en el arte, la religión, la política cortesana y la diplomacia internacional.

Con más de 7 millones de pies cuadrados, la Ciudad Prohibida es el complejo palaciego más grande del mundo. Más de dos docenas de emperatrices vivieron allí junto con 10 emperadores en la dinastía Qing. Sin embargo, la corte centrada en el emperador registró muy poco de la vida de estas mujeres.

La corte imperial Qing era estrictamente patriarcal y jerárquica. El deber primario de la emperatriz era tener un hijo para continuar la línea imperial, pero ella era más que el útero prestado de la dinastía. También dirigió el harén imperial y pudo influenciar al emperador. Fue considerada como la "madre del estado" y un modelo a seguir para todas las mujeres.

Retando a la tradición de que "las mujeres no deben gobernar", algunas emperatrices tomaron un control más directo de los asuntos del estado en tiempos difíciles. Dirigiendo el ritual estatal de la promoción de la producción de seda y la industria textil, las emperatrices se encargaron de la salud económica vital de las mujeres del estado. Varias emperatrices desempeñaron un papel destacado en el apoyo artístico y las actividades religiosas. No ataron sus pies, como la tradición lo demandaba, y podían aprender a montar y cazar.

Esta exposición se centra en tres figuras claves: la emperatriz Dowager Chongqing (1693-1777), la emperatriz Xiaoxian (1712-1748) y la emperatriz Dowager Cixi (1835-1908). Sus experiencias de vida giran en torno a seis temas centrales: matrimonio, poder y roles, estilo de vida, religión e influencia política.

La exposición presenta una oportunidad única de ver tesoros de la Ciudad Prohibida, incluyendo obras que nunca antes se habían exhibido públicamente y muchas de las cuales nunca se han presentado en los Estados Unidos. La exposición, en su exclusiva gira por el país, está organizada por el PEM; el Smithsonian's Freer de Washington, DC y el Museo del Palacio de Beijing.

Empresses of China’s Forbidden City

Also of interest