Quantcast
0

La CIDH exige investigar la crisis y violencia de Nicaragua

La instancia internacional pide “diligencia e imparcialidad” y actuar acorde a derecho
MANAGUA. Manifestantes en un plantón para conmemorar los 100 días del inicio de la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, originada por la gestión de Daniel Ortega, el jueves 26 de julio

MANAGUA. Manifestantes en un plantón para conmemorar los 100 días del inicio de la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, originada por la gestión de Daniel Ortega, el jueves 26 de julio

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Estado de Nicaragua a través de un comunicado, investigar cualquier acto de violencia conforme los estándares interamericanos que hayan ocurrido a raíz de la ola de protestas que empezaron en pasado abril y han dejado un centenar de muertos.

“La Comisión reitera a Nicaragua su obligación de garantizar la integridad de todas las personas. Asimismo, recuerda que cualquier acto de violencia debe ser investigado por el Estado con debida diligencia e imparcialidad, conforme a los estándares interamericanos”, indicó ese organismo.

El Gobierno de Nicaragua responsabiliza de las muertes al “terrorismo golpista”, nombre que el oficialismo le ha otorgado a los que protestan contra el régimen de Daniel Ortega. Inclusive, organismos oficiales e instituciones del Estado como la Policía Nacional, mantienen este tipo de términos en sus comunicados oficiales.

A pesar de esto, el cardenal nicaragüense, Leopoldo Brenes, dijo que están a la espera de una respuesta positiva por parte del gobierno para retomar el diálogo, por lo que intentaron, en conjunto con la alianza opositora, conseguir una audiencia con el canciller Denis Moncada.

El clérigo espera encontrar una salida pacífica a la crisis:“Estamos haciendo todas las gestiones posibles para que (el diálogo) sea lo más pronto posible”.

Brenes además apoyó el llamado de la CIDH para que se investiguen violaciones a derechos humanos y recordó que Nicaragua todavía vive una “tensa calma” que denota que aún sigue vigente la crisis política, económica y social del país.

Con información de agencias.