Quantcast

En Vieques, Puerto Rico, 14 pacientes renales deben tomar un avión para recibir diálisis


El huracán María destruyó al hospital

Carmen Heredia Rodríguez | Kaiser Health News | 4/24/2018, 11:59 p.m.
En Vieques, Puerto Rico, 14 pacientes renales deben tomar un avión para recibir diálisis
Desde que el huracán María arrasó con el hospital de Vieques y el centro de diálisis, Joe García y Radamés Cabral Trinidad han tenido que recibir el tratamiento renal que los mantiene vivos en la isla principal de Puerto Rico. Tiene que volar tres veces por semana a este aeropuerto en Ceiba. Sus maletas tienen frazadas, almohadas y chaquetas para que estén cómodos durante la diálisis. | Carmen Heredia Rodriguez/KHN

VIEQUES, Puerto Rico - Cuando el grito de un gallo anunció el amanecer, Joe García, de 41 años, sacó un frasco de insulina de la nevera. Cargó una jeringa y la envolvió en papel aluminio, preparándose para el largo día que tenía por delante.

"Le digo que, hasta allá, eso se va a echar a perder", dijo su madre, Martina Collazo de Jesús, de 63 años, viendo los preparativos bajo la luz del bombillo fluorescente que ilumina la cocina.

Es una apuesta que García, quien padece diabetes e insuficiencia renal, ha tenido que hacer desde que el huracán María azotó esta isla puertorriqueña justo al este de la isla principal. Más de seis meses después de la tormenta, García y otros 13 residentes de Vieques aún deben abordar un avión tres días a la semana para someterse a diálisis en la isla principal de Puerto Rico.

El huracán María destruyó al hospital de Vieques, que albergaba la única clínica de diálisis de la isla, lo que desencadenó una crisis que todavía continúa para pacientes con insuficiencia renal como García, quienes no pueden sobrevivir sin diálisis y para los que el viaje de tres veces por semana a un centro en Humacao, incluido el tratamiento, lleva al menos 12 horas.

No se sabe cuándo los pacientes con enfermedades graves como García volverán a tener acceso a sus tratamientos en la misma Vieques, ya que funcionarios federales, locales y grupos sin fines de lucro siguen debatiendo sobre estrategia y finanzas. Nadie sabe tampoco cuándo se reconstruirá el hospital. Y el gobierno y las organizaciones caritativas continúan asumiendo la responsabilidad de pagar por los vuelos.

"Esto es realmente difícil", dijo García, mientras se preparaba para su largo día de tratamiento. "Estoy loco, loco, loco por que construyan una clínica aquí en Vieques".

García toma un jugo fuera del Fresenius Kidney Care en Humacao, Puerto Rico, después de recibir diálisis. Su comida, que provee Renal Council, una organización local sin fines de lucro, incluye arroz, carne roja y vegetales.

Carmen Heredia Rodriguez/KHN

García toma un jugo fuera del Fresenius Kidney Care en Humacao, Puerto Rico, después de recibir diálisis. Su comida, que provee Renal Council, una organización local sin fines de lucro, incluye arroz, carne roja y vegetales.

¿Quién planea, quién paga?

Antes de María, Vieques, una isla tranquila de cerca de 9.300 habitantes y millas de playas populares a lo largo del Caribe, albergó una próspera industria del turismo.

Desde la tormenta de septiembre, los residentes han dependido de los generadores de electricidad, y las lonas todavía sirven como techos para muchas casas.

El huracán destruyó la casa de García. Rompió los electrodomésticos y arrancó las lonjas de metal, dejando solo en pie el marco de madera. Ahora vive al lado, con su madre. En su brazo izquierdo, tiene tatuados el apodo de su mamá, Tati, y los nombres de su hermana y de su hija.

Antes que García recibiera el diagnóstico de insuficiencia renal hace dos años y medio, hacía trabajos temporales, como tareas manuales en un hotel y gerente en un negocio de alquiler de automóviles.

Con los daños que sufrió el hospital, la mayoría de los servicios médicos se transfirieron a una tienda de campaña cercana. Pero la diálisis no se puede realizar en ese entorno, ya que las máquinas que filtran las impurezas de la sangre de los pacientes requieren una fuente constante de energía y agua limpia.

Funcionarios del gobierno puertorriqueño han discutido varias soluciones para restablecer los servicios de diálisis, incluyendo traer clínicas móviles y encontrar otro edificio.

Also of interest