Quantcast

Más mujeres que hombres mueren por la enfermedad que sufre Barbara Bush


121/5000 A los 92 años de edad, Bush ha estado sufriendo durante un tiempo mientras lucha contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC.

Anna Gorman | Kaiser Health News | 4/16/2018, 4:07 p.m.
Más mujeres que hombres mueren por la enfermedad que sufre Barbara Bush
Inez Shakman vive en Ventura, California, y fue diagnosticada recientemente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Pasea a su perro, Joy, cuando puede, pero le falta el aliento con facilidad. | Anna Gorman/California Healthline

J

Joan Cousins, quien fue diagnosticada con EPOC hace dos décadas, sostiene un collage que ella misma hizo con piezas de un rompecabezas y botones. Fumó durante 46 años antes de dejar el hábito.

Cortesía de Joan Cousins

Joan Cousins, quien fue diagnosticada con EPOC hace dos décadas, sostiene un collage que ella misma hizo con piezas de un rompecabezas y botones. Fumó durante 46 años antes de dejar el hábito.

oan Cousins ​​fue parte de una generación de mujeres jóvenes que escucharon, y aceptaron la idea, que fumar un cigarrillo era sofisticado, moderno e incluso liberador. Nadie sospechaba en aquel entonces que las haría más iguales a los hombres al sufrir una enfermedad pulmonar que asfixia y acorta la vida.

"Todos fumaban. Era estar en onda", dijo Cousins, quien probó su primer cigarrillo hace 67 años, cuanto tenía 16.

Pero un día, Cousins ​​comenzó a toser y no pudo parar, o siquiera respirar profundamente. Fue a un hospital, en donde los médicos le dijeron que padecía una afección progresiva en los pulmones llamada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). "No poder respirar era tan aterrador... que nunca probé otro cigarrillo", contó Cousins.

Tradicionalmente, la EPOC se consideraba una enfermedad masculina, pero ahora, en los Estados Unidos, mata a más mujeres que a hombres. Las mujeres representan el 58% de los 14,7 millones que viven en el país con esta enfermedad y el 53% de los que mueren a causa de ella, según la American Lung Association. Casi el 8% de las mujeres han informado un diagnóstico de EPOC, en comparación con poco menos del 6% de los hombres.

La ex primera dama Barbara Bush, de 92 años, padece esta enfermedad. El anuncio de un vocero de la familia el lunes 16 de abril informando que Bush ha decidido comenzar a recibir un “cuidado confortable” (comfort care en inglés), un tipo de cuidado hacia el final de la vida, encendió el debate sobre lo que significa dejar de tratar una enfermedad terminal.

"Es un gran problema de salud pública para las mujeres, que realmente no recibe suficiente atención", dijo la doctora Meilan Han, profesora asociada de medicina en la Universidad de Michigan. "Este es uno de los principales asesinos de mujeres en el país".

Debido a que la EPOC generalmente se asocia con hombres, con frecuencia a las mujeres se le diagnostica cuando la enfermedad ya está avanzada. Los síntomas incluyen tos crónica, sibilancia, endurecimiento del pecho y dificultad para respirar. No hay cura, pero su progresión se puede hacer más lenta. Lo más importante que un paciente puede hacer después de un diagnóstico de EPOC es dejar de fumar.

Los investigadores culpan en gran medida a la adopción gradual del hábito de fumar por parte de las mujeres por el aumento en las muertes por EPOC. Los hombres comenzaron a fumar masivamente a fines del siglo XIX, coincidiendo con la producción masiva de cigarrillos. En las décadas de 1920 y 1930, las compañías tabacaleras comenzaron a apuntar hacia las mujeres con anuncios que apelaban a su sentido de independencia y anhelo de atractivo social y sexual.

Otra ola de campañas publicitarias a fines de la década de los 60 y principios de los 70 indujo a un gran número de mujeres y adolescentes a comenzar a fumar cigarrillos. Marcas como Virginia Slims capitalizaron el movimiento de liberación femenina con lemas pegadizos, entre ellos "Has recorrido, muchacha, un largo camino ya".

Also of interest