Quantcast
0

Estadounidenses apoyan fuertemente a los “soñadores” según encuesta

Una encuesta del Washington Post y ABC también encontró que una gran mayoría apoya que los empleadores sean obligados a verificar si un trabajador está legalmente en EE.UU.
PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

La mayoría de los estadounidenses apoya fuertemente dos potenciales componentes de la legislación sobre inmigración que se espera sea discutida este otoño: protecciones de deportación para inmigrantes indocumentados jóvenes y exigir que los empleadores verifiquen que los trabajadores están legalmente en Estados Unidos, según una nueva encuesta del Washington Post-ABC News.

Las resultados sugieren que el presidente Donald Trump y el Congreso podrían encontrar un camino hacia un acuerdo importante sobre la reforma migratoria que ha eludido a Washington durante tres décadas. Trump dijo que está abierto a un compromiso con los demócratas sobre un proyecto de ley que proporcionaría estatus legal a los inmigrantes traídos ilegalmente al país como niños, conocidos como "soñadores", combinados con medidas de seguridad fronteriza más estrictas.

Según la encuesta del Post y ABC, 86 por ciento apoya a los soñadores que habían sido elegibles para renovar los permisos de trabajo de dos años bajo un programa de acción diferida iniciado por el presidente Barack Obama, con lo cual pueden permanecer en el país. La administración de Trump anunció este mes que pondrá fin al programa, conocido como Deferred Action for Childhood Arrivals o DACA, y comenzará a eliminar los permisos de trabajo en marzo si los legisladores no actúan.

Alrededor de 690.000 inmigrantes están cubiertos por el estatus de DACA, según el Departamento de Seguridad Nacional, aunque los demócratas probablemente busquen protección para un número significativamente mayor.

Más de dos tercios de los adultos - el 69 por ciento - apoyan el programa DACA "fuertemente", que se describió como un programa que permite a los inmigrantes indocumentados permanecer en EE.UU. si habían llegado como un niño, había completado la escuela secundaria o servido en el ejército y no había cometido un delito grave. En una pregunta de seguimiento, el 65 por ciento respaldó una ley que permitiría a los soñadores permanecer en el país y aumentar la financiación para la seguridad fronteriza. La encuesta no midió la opinión pública acerca de si a los soñadores se les debe ofrecer camino a la ciudadanía, una propuesta que los republicanos anti-inmigrantes han llamado amnistía.

Trump y sus asesores han ofrecido señales mixtas respecto a un acuerdo. El presidente se reunió este mes con el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer, demócrata de Nueva York, y la líder del grupo minoritario en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, California, y acordó buscar un acuerdo para los soñadores. Los asistentes demócratas dijeron que el acuerdo se basaría en el Dream Act, una propuesta bipartidista que ofrece un camino hacia la ciudadanía.

Pero Trump dijo hace dos semanas en un viaje a Florida que "no estamos mirando a la ciudadanía, no estamos mirando la amnistía, estamos buscando permitir que la gente se quede aquí ... Estamos hablando de tener cuidado de personas, personas que fueron traídas aquí, personas que han hecho un buen trabajo ".

El presidente agregó que cualquier acuerdo está supeditado a incluir medidas de "seguridad extrema" en términos de la aplicación de la ley de inmigración, lo que sugiere que prevé un mínimo de "vigilancia" a lo largo de la frontera. También se comprometió a seguir solicitando fondos para un costoso muro a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, que los legisladores demócratas y algunos republicanos moderados se oponen.

Trump ha dicho que no exigirá que el dinero para el muro se incluya en un proyecto de ley para los soñadores, pero insistió en que el muro tendría que ser financiado de alguna manera. "Si no hay un muro, no estamos haciendo nada", dijo.

La encuesta del Post y ABC muestra una oposición significativa al muro.

Aproximadamente 6 de cada 10 continúan oponiéndose a la construcción de una barrera, que Trump hizo una pieza central de su campaña, una actitud que poco ha cambiado en el último año.

Trump también ha sugerido que buscaría recortes a la inmigración legal en la búsqueda de un acuerdo para los soñadores. El senador republicano Tom Cotton, de Arkansas, y David Perdue, de Georgia, han propuesto una ley llamada Raise Act, que Trump ha endosado y que reduciría la tasa de inmigración legal a la mitad a lo largo de una década. En la actualidad, más de 1 millón de extranjeros reciben cada año permisos de residencia que les permiten tener un estatus legal permanente en EE.UU.

La encuesta encontró que el 55 por ciento se opone a los masivos cortes de inmigración, a los que también se oponen fuertemente los líderes empresariales.

Un concepto alternativo de seguridad fronteriza obtiene mejores resultados del público. Un desequilibrado 79 por ciento apoya el requerimiento de que los empleadores verifiquen que todas las nuevas contrataciones están viviendo legalmente en EE.UU., incluyendo el 61 por ciento que apoyan fuertemente este requisito.

El concepto de usar una base de datos de computadoras para obligar a los empleadores a examinar el estatus migratorio de sus trabajadores, en el marco de un programa llamado E-Verify ofrecido por los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de EE.UU., ha sido incluido en proyectos previos de reforma migratoria. Pero el programa no ha sido universalmente implementado.

Los republicanos conservadores e influyentes personajes con posturas anti-inmigrantes, incluidos los anfitriones de talk show conservadores y los grupos de restricción, apoyan la expansión del programa E-Verify.

Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, que aboga por límites más estrictos a la inmigración, ha propuesto un estatus legal para los soñadores con recortes a la inmigración legal y el uso obligatorio de E-Verify por parte de las empresas.

"E-Verify ya existe, el año pasado, alrededor de la mitad de los nuevos empleados fueron examinados a través de él", escribió el mes pasado en National Review. "Desarrollarlo para la otra mitad es algo que sucedería al mismo tiempo que la amnistía".

La voluntad de Trump de negociar con los demócratas sobre su tema central de campaña ha alarmado a los que sostienen una línea dura sobre la inmigración, ya que temen que se está suavizando con la esperanza de obtener una victoria legislativa en un primer año marcado por tropiezos y derrotas en Capitol Hill.

Al mismo tiempo, los liberales y los moderados creen que Trump ha sido demasiado draconiano en su prohibición de viajar a inmigrantes y refugiados de algunos países musulmanes de mayoría y sus acciones ejecutivas que han ampliado el grupo de inmigrantes indocumentados que son blanco de la remoción.

En total, el 62 por ciento de los estadounidenses desaprueba la manera en que Trump maneja la materia de inmigración. Cuando se le preguntó acerca de la aplicación de la ley de inmigración, el 49 por ciento de los estadounidenses cree que la aplicación no fue lo suficientemente dura cuando Obama, mientras que el 44 por ciento dijo que estaba en lo correcto y el 6 por ciento dijo que era demasiado duro.

Bajo Trump, el 30 por ciento dice que los niveles de cumplimiento son correctos y el 45 por ciento dicen que son demasiado duros, siete veces más que antes de entrar en la oficina. Casi la mitad de eso - 22 por ciento - dicen que la aplicación de la ley de inmigración todavía no es lo suficientemente dura bajo la administración Trump.

Aunque Trump ha criticado los peligros de la inmigración ilegal, y se ha reunido con víctimas de crímenes en la Oficina Oval y en eventos de campaña, la mayoría de los estadounidenses no han abrazado la asociación que ha hecho Trump entre inmigración y el aumento de la delincuencia. Un 12 por ciento del público dice que los inmigrantes indocumentados cometen más delitos que otras personas en el país, mientras que el 19 por ciento dice que cometen menos crímenes. Sesenta y cuatro por ciento dicen que no hay diferencia, mientras que el resto no tiene opinión.

La encuesta del Washington Post y ABC News se llevó a cabo del 18 al 21 de septiembre entre una muestra aleatoria nacional de 1.002 adultos consultados a través de celulares y teléfonos fijos. Resultados globales con un margen de error de muestreo de 3,5 puntos o más.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)