0

DACA cambió mi vida y le estoy demandando a la administración de Trump que la salve

Soy un "soñador". Y estoy luchando por nuestros derechos.
PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

Soy un “soñador”. Esta semana, la administración de Trump actuó para eliminar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), el programa que transformó mi vida y la vida de cientos como yo. Pero no me voy a dar por vencido, voy a demandar. Este presidente puede pensar que puede darnos una patada y sacarnos, pero este es nuestro país también, y no nos vamos a ir a ninguna parte.

Llegué a la Ciudad de Nueva York con mi familia en 1990, cuando estaba apenas empezando la escuela. Nací en Morelos, México, pero Nueva York es mi ciudad de origen. No tengo memoria del país en donde nací.

Mi mamá crío a cuatro varones por si sola, trabajando largos día en una fábrica, y como mesonera en las noches. Sacrificó todo para que mis hermanos y yo pudiéramos tener éxito. Mi mamá siempre me dijo que trabajara duro y sacara buenas notas - eso fue lo que hice. Me gustaba traer a casa mi reporte de notas y hacerla sentir orgullosa. Me gustaba la escuela, especialmente los estudios sociales y las clases de inglés. Quería leer libros de todas partes para aprender acerca de las diversidades de nuestro mundo, la riqueza de las culturas y los miles de lenguajes diferente que se hablan.

No fue hasta la escuela secundaria que descubrí que era indocumentado. En 2008, me estaba preparando para convertirme en el primer graduado de secundaria en mi familia y estaba empezando a pensar acerca de la universidad. Entonces mi mamá me sentó y me lo dijo. Lo que una vez había parecido un mundo lleno de oportunidades, se encogió dramáticamente. Sin un número de Seguridad Social, no era elegible para ayuda financiera o para la mayoría de las becas. Incluso las universidades del estado eran simplemente muy costosas para mi familia sin ninguna asistencia econímica.

No quise decirle a mucha gente que era indocumentado. Incluso en una ciudad de inmigrantes como Nueva York, puedes sentirte vulnerable. Pero estaba determinado a ir a la universidad. Luego de graduarme, empecé a trabajar para ahorrar dinero para la inscripción. Trabajé cuanto pude y ahorré lo que mas pude.

Aún cuando la administración del Presidente Barack Obama anunció DACA en 2012, me tomó un tiempo antes de sentirme cómodo aplicando. Tenía miedo de presentarme y compartir mi información personal con el departamento de gobierno y que nos deportaran. Pero finalmente logré el coraje y apliqué en 2014.

Fui aprobado para DACA en febrero de 2015 y saqué un permiso de trabajo de tres años. Estuve aliviado y esperanzado. DACA cambiaría mi vida, permitiéndome trabajar, ganar un mejor salario e ir a la universidad. Pero luego, ese mismo mes, recibí noticias terribles.

La administración de Obama había publicado un nuevo lineamiento para DACA, aumentando la duración de los permisos de trabajos de dos a tres años, pero el estado de Texas y otros 25 estados liderados por Republicanos demandaron al gobierno federal a bloquear la política.

Justo cuando salió mi permiso de trabajo por tres años, una corte federal en Texas bloqueó esta nueva expansión de DACA, junto con DAPA, un programa designado para proveer permisos de trabajo y alivio de deportaciones a nuestros padres. Antes de que recibiera la tarjeta de trabajo, el gobierno federal me dijo que fue revocada como parte de una orden de la corte. My autorización de trabajo fue recortada de tres a dos años. Yo sabía que esto no estaba bien, por lo que me uní con Make de Road New York, el Centro Nacional de Leyes de Inmigración y la Clínica de Activismo de Derechos de Trabajadores e Inmigrantes de la Escuela de Leyes de Yale, para ir a corte y pelear.

La demanda ha estado andando por un año. Mientras tanto, con DACA, pude agarrar algunas clases universitarias. Comencé a ganar más dinero en mi trabajo y pagar mas impuestos. Después de tantos años de trabajo duro de mi mamá, es mi turno de encargarme de ella. Puedo hacer eso ahora gracias a DACA.

Mi trabajo en un hogar de cuidado diario se siente significativo. Todos los días ayudo a personas con problemas de salud - desde accidentes de carros hasta tumores cerebrales - a que se mejoren. Cuando era joven, vi cómo mi mamá estuvo amenazada por una hernia en el hospital, en donde ninguno de los doctores pudo hablar con ella. Estaba impactado cómo ningún doctor pudo comunicarse con su paciente. Quiero ayudar a cuidar a personas como mi mamá.

Estaba trabajando el martes cuando el Fiscal General Jeff Sessions anunció la eliminación de DACA. Estaba con pacientes y no pude escuchar el discurso. Mis amigos estuvieron escribiéndome todo el día compartiendo sus miedos. Quería llorar en el trabajo, pero sabía que no podíamos rendirnos. Sabía que necesitábamos pelear. La Constitución de los Estados Unidos protege a todos de la discriminación basada en la raza, la etnia o la nación de origen, entre otros factores. Desde el inicio de la campaña del Presidente Trump, atacó a los inmigrantes latinos y mexicanos; ahora está violando nuestros derechos atacándonos y eliminando DACA por ninguna razón. Por eso es que le solicité a la corte modificar mi demandar anterior, ya que la terminación de DACA por parte de la administración viola la ley federal.

Luego de escuchar la noticia acerca de DACA, mi mamá me dijo que fuera fuerte y que no me venciera. Dijo que cuando hemos caído siempre nos levantamos y batallamos - y eso es exactamente lo que mis abogados y yo haremos en la audiencia de este caso.

Te veo en corte, Sr. Presidente.


- Martín Batalla Vidal es un demandante en el caso Batalla Vidal v. Baran, acerca de DACA. Es también miembro de Make the Road New York, un organización de base en Nueva York ofreciendo servicios y organización a inmigrantes.