Quantcast

Airbnb ha crecido mucho en East Boston ¿Esto es bueno o malo?


Boston continúa enfrentando el reto de la falta de viviendas accesibles, y el crecimiento de Airbnb comienza a tener un gran impacto en la economía de nuestros vecindarios

Tibisay Zea | 11/30/2017, 8:55 p.m.
Airbnb ha crecido mucho en East Boston ¿Esto es bueno o malo?
Airbnb fue lanzada en 2008 y es una empresa con base en San Francisco, California | Foto: Open Grid Scheduler / Grid Engine

El software Airbnb, que conecta a personas que buscan alojamiento por corto plazo con otras interesadas en rentar cuartos y apartamentos, ha tenido un crecimiento exponencial desde su creación, en 2008. Pasó de tener unas 21,000 reservas al año en 2009, a la impresionante cifra de 80 millones en 2016, de acuerdo con datos de la compañía.

Cualquier persona que tenga disponible una habitación en su casa o quiera alquilar por unos días su apartamento puede hacerlo siguiendo sencillos pasos a través de la aplicación. De este modo, Airbnb ha transformado, en menos de una década, la forma en que millones de personas viajan, creando un mercado global que incluye unas 2 millones de propiedades ofrecidas en más de 33.000 ciudades en todo el mundo.

Boston, la tercera ciudad con las rentas más altas de Estados Unidos -tras Nueva York y San Francisco-, ha sido una ciudad amigable y rentable para este servicio. A penas en 2015, había 1496 propiedades ofertadas a través de esta plataforma en todos los vecindarios de Boston. Dos años más tarde esta cifra se ha casi cuadruplicado, con 4870 anuncios de alquiler, de acuerdo con datos del sitio web Inside Airbnb.

En el vecindario de East Boston, donde reside una mayoría inmigrante y gran cantidad de latinos, el crecimiento ha sido proporcional: de 45 unidades en 2015 se pasó a 260 en 2017. La mayoría (55 por ciento) son habitaciones, y el resto (45 por ciento) son apartamentos completos, de acuerdo con Inside Airbnb.

Las ventajas son claras: Airbnb ha expandido el turismo atrayendo a viajeros que buscan habitaciones bien ubicadas a precios asequibles, y la oportunidad de alojarse con huéspedes locales que pueden ofrecer recomendaciones únicas. También resulta muy conveniente para los propietarios que tienen una habitación extra en su casa y quieren sacar mayor provecho de sus propiedades o ayudarse a pagar la hipoteca.

Por obvias razones, Airbnb se ha convertido en una amenaza real para la industria hotelera, sin estar sujeta a las mismas regulaciones e impuestos que enfrenta esta. Pero también tiene repercusiones en en el mercado de viviendas local, en la economía y estado de sus vecindarios.

“La escasez de vivienda de bajos ingresos sigue siendo uno de los principales problemas en Boston”, reconoció el Alcalde Marty Walsh en una entrevista que concedió a El Planeta durante su campaña a la reelección, en septiembre. Lydia Edwards, recién elegida Concejal del Distrito 1 (que comprende East Boston, Charlestown y North End), coincide en que la crisis de viviendas "es el problema número 1 que enfrenta Boston”. ¿Cómo afecta Airbnb esta crisis?

Al preguntarle su opinión sobre el tema, el alcalde contestó: “Actualmente no tenemos los datos sobre el uso de Airbnb para calificarlo de bueno o malo para la ciudad de Boston”.

“Es un tema complejo desde el punto de vista político, entonces no me sorprende que [el alcalde Walsh] haya evadido la pregunta”, opina Andrés Del Castillo, organizador comunitario en East Boston para City Life/Vida Urbana, una entidad sin fines de lucro que se encarga de dar apoyo e información a inquilinos en Boston.

Also of interest