0

Donald Trump dice que solo está aplicando la ley de inmigración. Pero no es tan simple.

El presidente Donald Trump se reúne con el líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, y con el presidente de la Cámara, Paul D. Ryan, republicano por Wisconsin, en la Casa Blanca en marzo pasado.

El presidente Donald Trump se reúne con el líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, y con el presidente de la Cámara, Paul D. Ryan, republicano por Wisconsin, en la Casa Blanca en marzo pasado.

Desde el momento en que bajó por la escalera mecánica de la Torre Trump para anunciar su candidatura en 2016, Donald Trump ha enfatizado que estaba decidido a hacer cumplir la ley de inmigración de los Estados Unidos (EE.UU.). Cinco días después de asumir el cargo, el presidente Trump emitió órdenes ejecutivas referidas a la aplicación de esas leyes dentro de los EE.UU. y en la frontera. Desde entonces ha impulsado una legislación que elevaría las penas para los inmigrantes que han sido deportados anteriormente; castigar a las ciudades que se declaran santuarios para los migrantes; y reducir las avenidas legales para la inmigración. Más recientemente, terminó, por vía de una orden ejecutiva, el Programa de Acción Diferida para Llegadas durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Todo el tiempo, Trump ha afirmado que su objetivo es hacer cumplir la ley. Hablando en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Trump dijo que “ordenó a los empleados federales que hagan cumplir las leyes tal como están escritas actualmente”. El secretario John Kelly, cuando todavía dirigía el DHS, lo dijo de manera más simple: “la ley deporta personas. El secretario Kelly no”.

Esa formulación es demasiado simplista. Las leyes no se hacen cumplir por sí mismas; las personas toman decisiones sobre cómo hacer que se cumplan. Es por eso que las mismas leyes se aplican de manera diferente de un sheriff del condado a otro y de un presidente de los Estados Unidos a otro. La aplicación es donde se descifra la ley, en la práctica, que involucra retoques, experimentación, conflicto y negociación entre las partes interesadas.

En la aplicación de la ley de inmigración, esas partes interesadas incluyen personas empleadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), la Patrulla Fronteriza, muchos agentes locales y estatales encargados del cumplimiento de la ley e incluso organizadores inmigrantes e inmigrantes afectados por las leyes.

De dos maneras importantes, cuando se busca y se deportan inmigrantes sin estatus legal, la administración de Trump no está simplemente aplicando la ley escrita. Primero, si un migrante tiene el derecho legal de estar en los EE.UU. debe ser juzgado en los tribunales de inmigración; algunos residentes indocumentados tienen derecho a permanecer. En segundo lugar, ubicar a los migrantes que pueden carecer de estatus legal requiere vigilancia y control policial, algo que también están restringido por las leyes, incluidas las leyes que protegen los derechos civiles. Y ciertas formas de vigilancia policial no son legales.

Dos programas contemporáneos de aplicación de la ley de inmigración, Comunidades Seguras (S-Comm) y el llamado programa §287 (g), revelan cómo la aplicación de la ley a menudo va más allá de los mandatos legislativos o entra en conflicto con otros principios legales.

¿Qué es 'Comunidades Seguras'?

Lanzado por el DHS en 2008, S-Comm es un sistema de intercambio de información en el cual la policía local verifica a un individuo en las bases de datos del FBI, que reenvía automáticamente datos biométricos al DHS. Si la consulta del DHS revela presencia ilegal, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, o ICE, puede transferir a un prisionero a detención federal y/o (eventualmente) deportarlo. Esto significa que los inmigrantes pueden ser detenidos o deportados como resultado de un simple contacto con la policía. Desde 2008, S-Comm ha identificado a más de 2,4 millones de migrantes que viven en los EE. UU. como deportables. Más de 400.000 personas han sido deportadas como resultado de esto.

ICE supervisa la aplicación de S-Comm. Se ha argumentado que S-Comm creció a partir de un mandato del Congreso para modernizar y automatizar la aplicación de la ley y la deportación, citando tres fuentes de derecho:

La Ley PATRIOTA, emitida en 2001, que ordena que las agencias que otorgan visas tengan acceso a las bases de datos del FBI para verificar los antecedentes penales de los solicitantes;

La Ley de Seguridad Fronteriza, que requiere que “cualquier funcionario federal responsable de determinar la admisibilidad y deportación de un extranjero” tenga acceso a “un sistema de información policial y de inteligencia que sea interoperable”; y,

El proyecto de ley de apropiaciones del Congreso del año fiscal 2010, que requiere que ICE dedique al menos 1.500 millones de dólares “para identificar extranjeros condenados por un delito que pueden ser deportados y removidos... una vez que sean juzgados... [y] priorizar ... de acuerdo a la severidad de ese crimen”.

Al leer estas fuentes, se puede pensar que la S-Comm se enfocará directamente en (1) verificar los antecedentes penales de los solicitantes de visa, (2) verificar las personas encontradas por los agentes federales para su admisibilidad o deportación, y (3) identificar a los delincuentes condenados que pueden ser deportables como consecuencia de su actividad criminal.

Pero eso no es así. Una parte importante de las deportaciones fundamentadas en la S-Comm no tienen condenas penales graves. Un estudio de 2013 reveló que la mitad de las deportaciones procesadas ese año bajo la S-Comm se debieron a infracciones de tráfico y/o inmigración asociadas con el estado irregular o una entrada irregular anterior. Esto se debe a que, en la práctica, las autoridades locales y estatales usan la S-Comm para verificar el estado migratorio de todas las personas que arrestan. Las fuerzas del orden usualmente usan S-Comm cuando las personas son registradas en una cárcel estatal o del condado. Eso significa que se le notifica a ICE acerca de una multitud de personas, la mayoría de las cuales no han sido acusadas de un delito o pueden haber sido acusadas pero no han sido condenadas. En resumen, la S-Comm examina una población mucho más grande de la que los legisladores tenían en mente.

¿Qué es el “programa §287 (g)”?

Otro ejemplo de cómo la aplicación puede exceder lo escrito en la ley proviene del programa §287 (g), que fue promulgado por la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y de Responsabilidad del Inmigrante de 1996, pero entró en vigencia en 2002. Este programa otorga poderes a las autoridades locales para hacer cumplir la ley de inmigración federal, como los representantes designados por las autoridades federales de inmigración. Eso significa que la policía, alguaciles y tropas estatales pueden investigar violaciones, hacer arrestos, encarcelar sospechosos de violación, transportar detenidos y construir casos de deportación, no porque hayan cometido otros delitos, sino simplemente porque han violado la ley de inmigración.

El programa §287 (g) se ha aplicado de dos maneras. En algunos casos, la policía hace preguntas sobre el estatus migratorio durante el curso del interrogatorio policial de rutina. En otros casos, la policía consulta el estado migratorio cuando se llevan a alguien para arrestarlo.

Las agencias que utilizan el primer enfoque §287 (g) han sido especialmente cuestionadas cuando se sospecha que las fuerzas del orden público están deteniendo el tránsito por ninguna otra razón sino como pretextos para verificar el estatus migratorio. Eso es ilegal. En un caso famoso, esto condujo a una investigación federal y demandas civiles contra el alguacil Joe Arpaio en Arizona, que fue declarado culpable de desacato al tribunal y a quien Trump indultó en agosto de 2017.

Debido a esas demandas de derechos civiles, el DHS ha cambiado de ese enfoque a otro, verificando el estado cuando alguien está siendo encarcelado. Pero eso aún le da discreción a la policía local y deja la puerta abierta a que se hagan acusaciones contra una persona por su perfil racial. Es fácil para los agentes de la ley "encontrar" causas probables y/o sospechas razonables para mantener a personas bajo custodia, como pretextos para verificar el estado migratorio.

Estos enfoques de aplicación de la ley no son estáticos

En otras palabras, la S-Comm y la §287 (g) no están simplemente aplicándose; determinar cómo pueden y deben funcionar en la práctica es una interacción continua entre el texto del estatuto, las agendas de diversos organismos, las prioridades ejecutivas, las objeciones a la alcaldía y la gobernación, las respuestas de las comunidades de inmigrantes y de derechos civiles y los tribunales. La S-Comm se basa en amplios mecanismos de vigilancia que no fueron previstos o mencionados en la legislación original. Y la aplicación de la §287 (g) ha tenido que cambiarse debido a acusaciones serias de uso del perfil racial como pretexto para actuaciones policiales.

Ese situación seguramente continuará mientras la administración de Trump trabaja para extender el alcance de las “leyes” y otros desafían esos esfuerzos.


Acerca de los autores:

Inés Valdez es profesora visitante en el Centro de Valores Humanos de la Universidad de Princeton y profesora asistente de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Ohio.

Mat Coleman es profesor asociado de geografía en la Universidad Estatal de Ohio.

Amna Akbar es profesora asistente de la escuela Moritz en la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal de Ohio.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)