Quantcast

Nora Baston: Un heroína entre nosotros


La Superintendente Adjunta Baston es reconocida con el Premio Powermeter Hero 2017 por sus contribuciones a la comunidad

11/6/2017, 4:15 p.m.
Nora Baston: Un heroína entre nosotros
Parte de sus vidas: "Estoy en las fiestas, estoy en la graduación, voy a visitar su casa", dice la oficial de Policía Nora Baston |

La Superintendente Adjunta Nora Baston creció en el área de Hyde Park en Boston. Asistió a Boston Latin School, donde se destacó en el baloncesto y pudo obtener una beca para jugar ese deporte en UMass Lowell, donde pasó cuatro años. Luego, obtuvo una maestría en la misma casa de estudios, para después comenzar su trayectoria como una Oficial de Policía, carrera que describe como: "el único trabajo que he tenido".

"Cuando estaba en la escuela secundaria no era una estudiante que planeaba ir a la universidad, no era la mejor alumna, fui a la escuela de verano desde el sexto grado hasta el duodécimo grado, pero realmente no era aplicada. Cuando fui a la universidad, con el equipo de baloncesto, tenía 16 modelos a seguir y habían personas que me empujaban a estudiar y enfocarme en los libros. Uno quiere ser como la gente que lo rodea, ¿cierto? Así que yo quería ser como mis compañeras de equipo, las admiraba a todas", dijo Baston en una conversación con El Planeta.

Hoy, como Oficial del Departamento de Policía de Boston, además de mantener segura la ciudad, les dice a los niños que estudien mucho y trabajen un poco más que los demás porque es la "única forma en que pueden salir adelante".

Pero la carrera de Baston en el BPD no comenzó con su contacto con los miembros jóvenes de nuestra sociedad en diferentes barrios de Boston. La historia de esta Oficial se inició de una manera mucho más convencional y, en aquel entonces, no se habría imaginado que estaría aquí hoy, siendo entrevistada por recibir el Premio The Powermeter Hero por sus contribuciones a la comunidad.

El Planeta: ¿Cómo empezó su carrera en la Policía de Boston?

Nora Baston: Entré en la Academia, en 1986, con todos los demás.

Fue una gran experiencia, seis meses de entrenamiento, y luego te asignan a un distrito. Pasé mis primeros años en Mattapan, solo me concentré en cómo mejorar y me di cuenta de que en el Departamento de Policía como mujer tienes que trabajar más duro. En el pasado, uno tenía que demostrar su valía un poco más, y una de las maneras en que siempre puedes vencer al sistema es estudiando, porque eso es algo neutral. Estudias para un examen y eres promovido, quieres un sentimiento de igualdad con todos los demás. No importa si eres un hombre o una mujer.

Estudié y aprobé mi primer examen, así que fue más como escalar los niveles, estudiar y convertirse en su propio jefe.

EP: ¿Cómo fue la experiencia al inicio de su carrera?

NB: En ese entonces, cuando recién llegué al trabajo, no era como todo lo que pensé que iba a ser. Específicamente, cuando la Policía comenzó a cambiar y se enfocó más en la Policía comunitaria, fue un gran cambio para nosotros. Era popular salir de su función actual, hablar con la gente, y yo me decía “wow, quieren que hablemos con la gente”, y fue entonces cuando comencé a amar el trabajo. Pude usar las habilidades de baloncesto que tenía, me presenté en la cancha de baloncesto, en el medio del vecindario, a las diez de la noche con los niños. Eso da mucha credibilidad callejera. Si ves a un Policía que aparece y dice “Quiero jugar baloncesto”, y estás con otros siete Policías, eso realmente está forjando esa relación a través del deporte y así fue como comenzó el trabajo. Querían que fuéramos allí y conociéramos a las personas por su nombre, que por ejemplo los llevemos de visita a una universidad. Eso fue alentador. Fue ese el momento cuando dije: “definitivamente este es un trabajo en el que podría quedarme y tener una carrera”.

Also of interest