Quantcast

¿Es Isaiah Thomas la superestrella que buscaban los Celtics?


Giovanni Espósito. www.diariorepublica.com | 5/4/2017, 7:07 p.m.
¿Es Isaiah Thomas la superestrella que buscaban los Celtics?

Prácticamente, desde el momento en el cual los Boston Celtics canjearon a Kevin Garnett y a Paul Pierce a los Brooklyn Nets, Boston no ha parado en su búsqueda de su próxima gran estrella.

Con los puestos de selección de lotería adquiridos de parte de los Nets en ese canje como piezas de negociación, los Celtics han estado vinculados a especulaciones sobre el destino de cada jugador de calibre estelar que ha cambiado de equipo durante los últimos dos años. Consiguieron a uno de ellos, Al Horford, a través de la agencia libre. Buscaron a Kevin Durant el verano pasado e hicieron ofertas por Jimmy Butler y Paul George en la fecha límite de negociaciones de este año. Gordon Hayward será un objetivo en la próxima temporada muerta.

Aún así, después de un juego histórico por parte de Isaiah Thomas, cuyos 53 puntos en la victoria del Juego 2 del martes sobre los Washington Wizards y quedando a uno del récord de anotaciones en un juego de playoff, propiedad del legendario John Havlicek, vale la pena preguntarse si los Celtics siguen buscando una superestrella.

El desarrollo de Thomas hacia el estrellato

Boston adquirió a Thomas proveniente de los Phoenix Suns por el contrato casi concluido de Marcus Thornton y por lo que se convirtió en la selección No. 28 del draft de 2016 (usado como parte de un cambio en plena noche del draft con los Sacramento Kings, quienes se hicieron de los servicios de Skal Labissiere, con los Suns ascendiendo del No. 13 al 8 para hacerse con Marquese Chriss

Al momento del cambio, nadie se imaginaba que los Celtics recibían a una estrella.

A ese punto, Thomas se unía a su tercer equipo en menos de un año después que esos mismos Kings habían declinado el igualar la oferta de Phoenix a Thomas en la agencia libre restringida. (Los equipos hicieron un pacto de firmar y cambiar que le valió a Sacramento una excepción de canjes y los derechos de Alex Oriakhi, quien aún no ha jugado en la NBA).

De algua manera, el mercado había subestimado a Thomas, quien ya había mostrado la habilidad de anotar de forma eficiente en altos volúmenes durante sus tres años con Sacramento. Alcanzó 20.3 puntos por partido en 2013-14 con un porcentaje verdadero de tiros de .574. Los gerentes generales de la Liga no podían ver más allá de la altura de Thomas de 1,79m, o la noción que no era un distribuidor lo suficientemente capaz en la posición de base.

Cuando Thomas irrumpió como digno de ser considerado para el Juego de Estrellas en la campaña pasada, fue más un asunto de oportunidades que se le presentaron (jugando más de 32 minutos por encuentro en un equipo contendor) que un nuevo nivel de desempeño. Sus estadísticas avanzadas fueron similares a lo hecho en Sacramento, aunque con un poco más de uso y menos de eficiencia.

Esta temporada, fue algo diferente. Al mejorar sus tiros de 3 y la habilidad de conseguir faltas cerca del aro, al igual que aprovechar los nuevos espacios producto de la llegada de Horford, Thomas pudo incrementar su aporte a la ofensiva de Boston a un 34 por ciento de tasa de uso (tope personal) al igualar su eficiencia, de por sí sólida. Su porcentaje verdadero de tiros de .625 también fue una nueva marca de por vida.

Also of interest