Quantcast

Inmigrantes indocumentados temen declarar impuestos


“Es un mito que las personas que son indocumentadas no pagan impuestos”, dijo Cathryn Ann Paul de CASA de Maryland.

Maria Sacchetti | The Washington Post | 3/13/2017, 10:53 a.m.
Inmigrantes indocumentados temen declarar impuestos
La coordinadora de impuestos de CASA de Maryland, Andrea Padilla, habla con María, de 30 años, inmigrante indocumentada que vive en Silver Spring, Maryland. | Sarah L. Voisin/ Washington Post

Los inmigrantes indocumentados entregaron sus identificaciones con foto y registros de impuestos arrugados a los voluntarios en una oficina sin ventanas, quienes colocaron las ganancias de los trabajadores en sus calculadoras y les dieron la noticia: El jornalero debía 600 dólares en impuestos estatales y federales. La empleada doméstica, 1.130 dólares. Y el pintor de casas, un enorme monto de 6.000 dólares.

“Eso es duro”, dijo en español Salvador, un pintor de casas de 44 años de edad originario de Guatemala, parpadeando en estado de shock ante su abultada factura de impuestos. “Pero tenemos que pagar”. Para los inmigrantes de Guatemala, El Salvador y otras naciones que se encuentran en este país ilegalmente, presentar declaraciones de impuestos es un acto de fe que esperan les beneficie si el Congreso les permite solicitar la residencia legal en Estados Unidos. Pero en la primera temporada fiscal bajo el Presidente Trump -que ha prometido acabar con la inmigración ilegal en parte, dice, debido a la creencia de que ellos se consumen los recursos del gobierno- el ritual se desarrolla en una atmósfera de creciente urgencia y miedo. “Es un mito que las personas que son indocumentadas no pagan impuestos”, dijo Cathryn Ann Paul, mientras ayudaba a los inmigrantes a llenar formularios de impuestos en CASA de Maryland, una organización sin fines de lucro en Langley Park. “Cada vez que veo eso en las noticias, me da pena ajena”.

La ley federal exige que todos los trabajadores presenten declaraciones de impuestos, incluso inmigrantes indocumentados en EE.UU. Desde 1996, aquellos que no tienen un número de Seguro Social pueden obtener un Número de Identificación de Contribuyente Individual (ITIN, por sus siglas en inglés) de nueve dígitos del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

Más de 4 millones de personas al año declaran impuestos utilizando ITINs, según registros federales. La cifra casi se duplicó en la última década, ya que el Congreso consideraba una legislación que habría abierto un camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados, siempre y cuando pagasen impuestos. Maryland, uno de los 12 estados que emite licencias de conducir con limitaciones a inmigrantes indocumentados, no lo hará a menos que esos inmigrantes demuestren que han presentado declaraciones de impuestos.

Algunos contribuyentes que declaran de esta forma son inmigrantes legales e inversionistas extranjeros que no tienen números de Seguro Social.

Pero la mayoría son inmigrantes indocumentados deseosos de establecerse en una nación que de otra manera no los acoge, estableciendo pruebas de residencia y documentando sus ingresos. Al igual que los residentes legales y los ciudadanos estadounidenses, también quieren saber si califican para un reembolso.

Esta temporada de impuestos, dicen los defensores, los inmigrantes están tan aturdidos por la promesa de Trump de acelerar las deportaciones que algunos tienen miedo de presentar sus declaraciones, preocupados de que las direcciones y otra información personal en sus declaraciones podrían terminar en que las agencias federales ejecuten acciones para restringir la inmigración. Para añadir más a su estrés, este año entró en vigencia una ley que está obligando a cientos de miles de personas a volver a solicitar su ITIN.

Also of interest