Quantcast

Análisis: Los demócratas pueden haber perdido la batalla en Georgia. Pero no han perdido la guerra.


El control de la Cámara de Representantes aún podría estar en juego, sin importar quién ganó el martes.

Amber Phillips │The Washington Post | 6/21/2017, 1:40 p.m.
Análisis: Los demócratas pueden haber perdido la batalla en Georgia. Pero no han perdido la guerra.
Los demócratas pueden recuperarse de esta elección para recuperar el control de la Cámara de Representantes. | AP

Los demócratas perdieron una elección especial el martes en Georgia. La republicana Karen Handel será el próximo miembro del Congreso para el distrito 6, y no el recién convertido en héroe Demócrata Jon Ossoff.

Los republicanos pueden sentirse mejor sobre el estado de las cosas de lo que podrían estar si hubieran perdido. Pero, para citar a Taylor Swift, no están fuera del bosque todavía.

La victoria es una buena noticia para los republicanos por dos razones, la mayoría simbólicas:

1) No tienen que sentirse como el resto del mundo ya que saben que se está estrellando a su alrededor en la era Trump. Este es un distrito republicano, y lo ganaron como deberían; al igual que ganaron las otras dos elecciones especiales en Kansas y Montana este año.

2) Sentirse como si el mundo se derrumbara no es una buena forma de gobernar y hacer campaña. Una pérdida podría haber significado que los republicanos que están cansados del Congreso se retiran en vez de postularse para la reelección y arriesgarse a perder.

Pero la existencia de esta candidatura es, en primer lugar, notable.

Los republicanos han ganado el puesto del Congreso por el distrito 6 de Georgia desde finales de los años 70 y, realmente, desde el realineamiento político del sur. Estaban en riesgo de perderlo por un joven de 30 años que no tenía experiencia política previa.

"Es un gran problema, y te dice que algo está pasando", dijo Liam Donovan, un antiguo miembro de la campaña republicana en el Senado y jefe de asuntos legislativos y políticos de una asociación comercial. "La mayoría no estará súbitamente segura sólo porque los republicanos ocupen el sexto distrito de Georgia, pero será mucho más fácil decirlo que el escenario alternativo".

Sip, lo leíste bien. Los demócratas apenas perdieron su cuarta elección especial en fila. Y el control de la Cámara de Representantes podría estar aún en juego en las elecciones de la mitad de mandato de 2018.

Tal como está el mapa ahora, los demócratas posiblemente no necesitan tomar una victoria en Georgia para tomar el control de la Casa de Representantes por primera vez desde 2010. Y, sin embargo, se acercaron.

A principios de este año, los demócratas tenían una lista de unas 60 elecciones a la Cámara de Representantes que esperaban fueran competitivas. El distrito 6 de Georgia no estaba ni siquiera en la lista. A partir de ahora, el informe político no partidista de Cook clasifica a unos 70 asientos de la cámara que podrían ser más competitivos que este distrito suburbano de Atlanta. Eso incluye 24 asientos republicanos ganados en noviembre que Hillary Clinton también ganó. Los demócratas necesitan 24 asientos para recuperar la cámara.

De hecho, en las cuatro elecciones especiales -incluyendo una sorprendentemente cercana en Carolina del Sur también el martes- los demócratas superaron los votos que sacó Hillary Clinton en 2016, y realmente sólo se esforzaron en uno de ellos (Georgia).

"Ustedes mostraron al mundo que en lugares donde nadie incluso pensaba que era posible luchar, pudimos luchar", dijo Ossoff a sus partidarios.

Also of interest