Quantcast

¿Venezuela está en camino a una guerra civil?


El término es normalmente usado por aquellos que describen los movimientos de protestas, pero Venezuela no es Siria.

Nick Miroff | The Washington Post | 6/18/2017, 6:29 p.m.
¿Venezuela está en camino a una guerra civil?
Una mujer huye de los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad durante una protesta opositora el sábado 3 de junio, en Caracas, Venezuela. | EFE/Miguel Gutiérrez

Las protestas anti-gobierno en Venezuela se encuentran ahora en su tercer mes, con cerca de 70 personas asesinadas y mil 300 heridos. Casi ningún día pasa sin que se presenten nuevas escenas de anarquía callejera y horrorosos actos de violencia por parte del estado. Venezuela se está dividiendo.

Siria es el ejemplo más reciente y alarmante de un país en el que el enfrentamiento entre protestantes pacíficos y el gobierno resultó un una guerra armada. ¿Podría Venezuela estar yendo por ese mismo camino?

Las dos partes del conflicto en Venezuela usan el término “guerra civil”, pero lo utilizan más como una táctica retórica. El Presidente Nicolás Maduro justifica las medidas severas en contra de los protestantes alegando que está tratando de salvar a Venezuela de terroristas que quieren instigar a la confrontación armada. Sus oponentes dicen que la intransigencia del gobierno está hundiendo al país en desesperación, empujando a Venezuela a un cataclismo de violencia.

Incluso Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, evocó el término esta semana mientras fustigaba a Maduro. “Una guerra civil por parte de las fuerzas represivas del estado en contra de personas desarmadas, esa es la realidad de Venezuela”, dijo en una declaración.

Los enfrentamientos en las calles de Caracas dan una sensación de militarización. En las líneas frontales, protestantes aguerridos que se hacen llamar “la Resistencia”, usan escudos de madera, máscaras anti gases y hondas para hacer frente ante las tropas armadas de la Guardia Nacional, quienes lanzan bombas lacrimógenas y cañones de agua.

Con sus equipos de combate improvisados, los protestantes de Venezuela se asemejan a los manifestantes ukranianos que tomaron la plaza “Maidan” en Kiev durante la revolución de 2013-2014. Esos enfrentamientos comenzaron pacíficamente pero escalaron cuando la policía comenzó a atacar el sitio ocupado por las personas con francotiradores, matando a los protestantes. Las protestas eventualmente forzaron al presidente pro- Ruso. Pero el nuevo gobierno Ukraniano ha estado luchando contra los separatistas apoyados por Rusia en la parte este del país desde entonces.

El descenso de Siria a la violencia fue más pronunciado y mucho más catastrófica. Los protestantes de la Primavera Árabe en contra del gobierno del Presidente Bashar Assad fueron brutalmente reprimidos por las fuerzas de seguridad, y las confrontaciones se convirtieron rápidamente en un infierno, potenciado por armas y dinero provenientes de poderes regionales compitiendo por influencia.

Muchos de los factores que llevaron a la guerra civil en estos países están ausentes en el conflicto venezolano, y pocos expertos parecen pensar que ese tipo de confrontación de nivel militar es posible. Pero un colapso institucional que sumerja al país en un caos homicida y anarquía no es difícil de imaginar.

Los líderes de la oposición de Venezuela, insisten en que la no violencia es el único camino aceptable de protesta, y la abrumante mayoría de los manifestantes han sido pacíficos. Las últimas investigaciones académicas muestran que los movimientos de protesta no violenta tienen el doble de probabilidad de alcanzar sus objetivos que aquellos que usan la fuerza.

Also of interest